“Fede” Monachesi, el DJ que llevó sus creaciones a las bandejas de Cattáneo

En 2009 armó el primer portafolio de temas propios y se lanzó a las grandes fiestas electrónicas del país y del exterior.

13 May 2018
1

UN REFERENTE. Federico Monachesi, de 32 años, al principio era productor de música y luego pasó a ser DJ; ahora es residente de La Boite.

¿Cómo es que una música producida entre el barrio Terán y el Copiaat, de Tucumán, llegó a las bandejas del gran DJ Hernán Cattáneo, referente mundial del progressive? “Fácil. Por mail”, relativiza Federico Monachesi.

Primero fue productor de música electrónica y después DJ (el camino inverso al de la inmensa mayoría de sus colegas). Este tucumano de 32 años comenzó a escalar en reconocimiento desde que comenzó en 2006 hasta que llegó a las bandejas de Cattáneo, quien empezó a pasar su música en sus sets y luego lo insertó en su chart por primera vez en 2015. La gloria para cualquier productor que se dedique al progressive house. Sus producciones (no vamos a decir composiciones, aunque lo sean, por temor a los puristas de las música) también llamaron la atención de Nick Warren, Guy Mantzur, Eelke Kleijn, Lonya, DPen, Nick Muir, Luke Porter, Nick Varon, Darin Epsilon, Fady Ferraye, Jelly For The Babies y Gai Barone, entre otros.

Con un buen portafolio de temas propios, recién en 2009 “Fede” se animó a asomar las narices como DJ en grandes fiestas electrónicas de la provincia, del país y del exterior. “Casi todos comienzan al revés, como DJ y después se convierten en productores, porque te das cuenta de que ser solo disc-jockey te limita demasiado, entonces creás tu música. Pero en mi caso fue a la inversa, porque yo tenía conocimientos de música, después me metí a estudiar Sonorización en la Facultad de Artes, descubrí los programas para edición de sonido y ahí arranqué”, relata. Claro. Antes de eso, desde los 13, era “el mixador” oficial de los fiestas de amigos, algún que otro cumpleaños de tías y de evento varios.

Ahora, Monachesi es residente de La Boite. Es, junto a los otros DJs de la casa, el encargado de calentarles la pista a los artistas nacionales o internacionales que suben a esa cabina dos o tres veces al mes.

Entre los artistas internacionales y de fuste que aterrizan en la provincia, uno de los últimos que pasó por La Boite fue el DJ griego Tash, quien sostuvo que para el género progressive house (al que adhiere Monachesi) no hay mejor destino en el mundo que la Argentina. A “Fede” no lo sorprendió.

“En todo el mundo se está escuchando muchísimo el techno y el techno melódico, no tanto el progressive house, que en Argentina suena muchísimo principalmente por la influencia (nuevamente) de Hernán Cattáneo, referente mundial del género. Entonces, quienes hacen esa música, quieren venir siempre a Argentina como si fuese la meca, atraídos principalmente por la calidez del público”, remarca.

Además de los viajes y las tocadas en La Boite, “Fede” da clases de producción musical en la Steps Music School, la escuelita de DJs que impulsa DJ Titán en Tucumán. Ahí Monachesi pudo ponerse en contacto con las nuevas camadas de disc-jockeys locales, una actividad que suma cada vez más soldados detrás de las bandejas. “Creo que el interés creciente se debe, sobre todo, a que ahora es todo mucho más accesible. Cuando yo comencé, una cabina de DJ era una nave espacial repleta de equipos y cosas extrañas. Ahora con una computadora y un driver lo podés hacer”, analiza.

Según Monachesi, la movida electrónica en Tucumán está viviendo uno de sus mejores momentos. Una especie de renacimiento en el que se ha renovado tanto el público como los DJs. “El público es muy exigente, le interesa el tema, está informado y se nutre de buenos artistas -destaca-. La vara está muy alta, porque en un mismo fin de semana puede haber dos DJs internacionales en diferentes fiestas de Tucumán y eso es muy bueno”.

Comentarios