El clásico español fue una película con mucha acción

07 May 2018
1

PUSO SU FIRMA. Messi marcó un golazo, pero Navas le tapó varias claras. reuters

Con Barcelona proclamado ya campeón de Liga y Real Madrid en una nueva final de la Liga de Campeones de Europa, los dos grandes de España protagonizaron en el Camp Nou un intensísimo y espectacular clásico que tuvo todos los condimentos, grandes goles y polémicas arbitrales incluidas. Todo ese combo le dio forma a una entretenida igualdad, 2 a 2, que dejó a todos conformes.

Los “azulgrana” crecieron ante la adversidad y, pese a jugar con 10 futbolistas toda la segunda parte, lograron revertir la dinámica de un duelo que los “blancos” dominaron claramente en la primera parte, después del gol inicial del uruguayo Luis Suárez. El todopoderoso Real Madrid de la Champions igualó el marcador en dos ocasiones, pero tampoco esta vez pudo tumbar a los dirigidos por Ernesto Valverde que, con tres partidos para cerrar definitivamente la Liga, cumplieron con el objetivo de mantener su invicto.

La alegría y la momentánea superioridad le duró poco a Barcelona. Con poca pelota pero sensible peligro al contrataque, Real Madrid neutralizó la ventaja del local con un tanto de Cristiano Ronaldo, que remató sobre la línea de gol un cabezazo de Karim Benzema en el segundo palo tras un buen centro de Toni Kroos.

En inferioridad numérica, tras la roja a Sergi Roberto sobre el cierre del primer tiempo, Barcelona jugó mejor y logró adelantarse con un golazo de, cuando no, Lionel Messi, lanzado en su carrera hacia la Bota de Oro. Aprovechando un pase de Suárez, el astro recortó a Casemiro, buscó el espacio y tiró con una rosca perfecta, inalcanzable para Keylor Navas. El Barcelona rozó el tercer gol en varias acciones de Messi, pero el que marcó fue Gareth Bale, también con un golazo y, finalmente, decretó un 2-2 para el infarto.

Comentarios