Caso Garnica: “Suárez se vistió de oveja, pero en realidad era un lobo”, dice la familia de Daiana

La adolescente de 17 años fue vista por última vez la tarde del 6 de mayo de 2017, cuando salió de su casa en el barrio Julio Abraham, de Alderetes. Se habría encontrado con Darío Suárez, el principal imputado del caso. Suárez, un amigo de la familia Garnica, le había pedido que no dijera que iba con él.

06 May 2018
1

RECLAMANDO JUSTICIA. La familia Garnica protagonizó numerosas marchas en Tribunales pidiendo el esclarecimiento del caso y la aparición de la joven. la gaceta / FOTO DE DIEGO ARAOZ (archivo)

Por Gustavo Rodríguez y Francisco Fernández.

Hace exactamente un año, Daiana Garnica saludaba a sus familiares y salía de su casa de Alderetes. Nunca más volvieron a verla. Solo supieron (y saben de ella) por los mensajes intimidatorios que no cesan de recibir. ¿Qué fue de ella? Todo parece indicar que fue captada por una red de trata de personas y, en estos momentos, la estarían obligando a ejercer la prostitución en alguna parte del país o del exterior.

El 6 de mayo de 2017, la joven de 16 años tomaba mate con su madre en la casa del barrio Julio Abraham de Alderetes. A las 17, recibió un mensaje en su celular y avisó que saldría con Darío Suárez, un vecino amigo de la familia. En principio, lo acompañaría a comprar un regalo para la madre de su amigo. Esa fue la última vez que la vieron.

“Suárez se vistió de oveja, pero en realidad era un lobo. Esto no fue de un día para el otro, esto fue planeado. Para mí ella fue una víctima de una red de trata y él la entregó. Creo que hubo plata de por medio. En algún momento, Suárez va a decir lo que hizo con Daiana”, sostiene Sonia Garnica, hermana mayor de Daiana.

Los familiares de la víctima realizaron la denuncia y la Policía comenzó a investigar. La primera hipótesis que se investigó es que Suárez podría haberla secuestrado, abusado de ella y luego asesinado. Él, enterado que los investigadores lo estaban buscando, decidió entregarse.

Nunca más recuperó la libertad. Al día siguiente, el fiscal Claudio Bonari, que interviene en el caso y sin autorización judicial, ordenó que se allanara el horno de la ladrillera donde trabajaba el sospechoso.

El investigador pensó que allí podría haber quemado el cuerpo de Daiana y por ese motivo ordenó detener al dueño de la fábrica de ladrillos, Juan Matar y a Fabián Pacheco, sereno del lugar.

Con el correr de los días, terminaron tras las rejas César Ariel, Diego Adrián, Myrian Isabel y Norma Beatriz Suárez (todos hermanos de Darío) y Elena y Yanina Villarreal, Juana Rosa Funes y Maby Castro que tienen algún vínculo con el sospechoso.

“Cuando vimos el celular de Daiana y vimos los mensajes nos dimos cuenta que Suárez tenia que ver con esto. El no sabía que mi hermana se había dejado su celular en la casa. Pero él negaba todo. Desde ese momento nunca más lo volvimos a ver”, contó Sonia.

Complicaciones

Bonari, para investigar el caso, tuvo todas las herramientas necesarias. Además del personal de la División Homicidios, contó con la colaboración de especialistas de la Policía Federal, de Gendarmería Nacional, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y hasta una división de perros especializados en la búsqueda de personas desaparecidas.

Todos sumaron indicios que podrían confirmar la teoría del homicidio, pero a la hora de realizar las pericias correspondientes, daban resultados negativos.

El fiscal ordenó la aprehensión de dos peritos de la Policía por el extravío de sobres con muestras de pruebas, pero en realidad, no se habían perdido, sino que estaban traspapeladas, por lo que los especialistas recuperaron la libertad.

El malestar de la fuerza por este incidente se hizo notorio. En medio de estas idas y vueltas, el padre de la menor, Ramón Garnica, explotó. No solo cuestionó a la Justicia, sino que además presentó la teoría de que su hija podría haber sido víctima de una red de trata de personas y llevó el caso a la Justicia Federal.

En noviembre pasado, la Cámara de Apelaciones le aplicó el último mazazo a la causa. Le cuestionó al fiscal Bonari sobre todas las irregularidades que había cometido en la investigación y le advirtió que no tenía los elementos probatorios suficientes para sostener la teoría del homicidio. Le recomendó además que enviara una copia del expediente a la Justicia Federal, ya que si existían indicios de que la menor podría haber sido cautiva de una red de trata.

El presente

La causa ahora está en manos de dos fiscales. Bonari sigue tomando med idas para confirmar o descartar que haya sido víctima de un homicidio. Paralelamente, el fiscal federal Pablo Camuña investiga si Daiana fue captada por una red de trata de personas.

Para mañana está prevista una marcha frente a los Tribunales Penales de Sarmiento al 400.

“Solicitaré el cese de   prisión de Suárez”

Está a punto de cumplir con la preventiva

“Lo más importante de todo es que se abrió la investigación y que ahora están surgiendo nuevas líneas de investigación”, sostuvo Julieta Jorrat, defensora  de Darío Suárez y de los demás integrantes de la familia del acusado. 

“Desde que se comenzó  a investigar el caso, el fiscal (Claudio) Bonari comenzó a sumar indicios con los que supuestamente involucraban a mi defendido, pero las pericias que se hicieron fueron descartando esas posibilidades”, señaló. 
Suarez, quien permanece detenido, está imputado por los delitos de “desaparición de persona y homicidio”.

La profesional señaló además que no es descabellada la teoría de que Daiana haya sido secuestrada por una red de trata de personas. 
“Hay mensajes previos a su desaparición que indicarían eso. La familia desde un primer momento planteó esa posibilidad. Me parece que hasta ahora no dijeron todo lo que saben”, insistió. 

Por último, Jorrat anticipó: “la prisión preventiva de 12 meses se cumplen estos días y, si están dadas las condiciones, pediremos que sea dejado en libertad y sobreseído de la causa”. 

“Daiana está con vida y cautiva”

“La causa nunca se paralizó. Todo parece indicar que Daiana fue víctima de una red de trata de personas”, dijo Carlos Garmendia, representante legal de la familia de la joven. El profesional señaló que es muy importante que la justicia ordinaria, a través del fiscal Claudio Bonari, y la federal, con Pablo Camuña a la cabeza, investiguen el caso de manera paralela. 

“Son miradas diferentes y eso es clave en una pesquisa compleja como esta”, opinó.

El abogado informó además que hasta el día de hoy la familia de la adolescente sigue recibiendo llamados para decirles dónde se encuentra la adolescente. “Esos mensajes deben ser investigados. Para nosotros, Daiana está con vida y cautiva en algún lado. También pensamos que (Darío) Suárez podría haber actuado como entregador. La habría vendido a una red”, concluyó.


“Queremos que este caso pueda ser esclarecido”

Para la defensa de Pacheco, no hay pruebas

“El fiscal Claudio Bonari nunca paralizó la causa, siempre siguió tomando medidas para esclarecer el hecho, que en definitiva es lo que todos pretendemos que pase”, explicó Rodrigo Bilbao, defensor de Fabián Pacheco. 

“Lo más importante es que siguen sin aparecer pruebas sólidas que lo ubiquen a mi defendido como partícipe de la desaparición de Daiana. Lo mismo sucede con (Juan) Matar. Esperamos que ambos sean sobreseídos durante el proceso, o en su defecto, absuelto en un debate si es que llegan a ser enjuiciados”, destacó. 

Pacheco era compañero de trabajo de Suárez en la cortada de ladrillos, donde trabajaba como sereno. En torno a la pista del homicidio, el fiscal Bonari cree que actuó como cómplice de Suárez. También se imputaron a otras nueve personas cercanas a Suárez. 

El profesional insistió que todos los detenidos en esta causa comenzaron a rehacer sus vidas después de haber permanecido varios meses detenidos. 

“Para ellos fue un golpe muy duro haber estado tanto tiempo privados de su libertad sin tener nada que ver. En el caso de Matar es mucho peor porque le destruyeron su patrimonio. Es probable que se accione contra el estado por este daño”, concluyó.

En Esta Nota

Daiana Garnica
Comentarios