El dólar dio un respiro, pero el pesimismo se fue a la Bolsa

La moneda de EEUU frenó ayer su escalada alcista, al retroceder el tipo minorista 72 centavos respecto del cierre de la víspera: cotizó a $ 22,28 pesos. El paralelo bajó aún más, $ 1,3, y terminó en $ 22,20. El Índice Merval concluyó la jornada con una baja del 3,2%, pero llegó a caer hasta 5,7%

05 May 2018
1

CAMBIO DE TENDENCIA. El dólar revirtió ayer las pérdidas del “jueves negro”. Las medidas del Central, como otra suba de tasas, fueron determinantes. télam

BUENOS AIRES.- El dólar frenó ayer la escalada alcista de los últimos días y retrocedió 72 centavos respecto del cierre de la víspera, quedando en 22,28 pesos tras el fuerte incremento de la tasa de interés al 40% dispuesta por el Banco Central. La Bolsa porteña, a su vez, tuvo una jornada negativa, con un descenso del 3,2%.

El billete mayorista operó en alrededor de 21,75 pesos, en tanto que el minorista en bancos y casas de cambio se mantuvo alrededor de 22,20 y 22,40 durante toda la jornada, para cerrar en 22,28 pesos. Otro punto importante fue que el Banco Central no intervino ayer con ventas de dólares, ya que el mercado respondió al paquete de medidas anunciado por el organismo y el Ministerio de Hacienda.

El volumen de operaciones de la jornada fue de 800 millones de dólares, un nivel “lógico” con relación a los que venían registrándose antes de este último período de fuertes intervenciones del BCRA.

En la plaza marginal, por su parte, el dólar paralelo se hundió 1,3 pesos, a $ 22,20, según el relevamiento en cuevas del microcentro porteño. El “contado con liqui”, en tanto, cedió 72 centavos, a $ 22,03.

El índice líder de la Bolsa porteña, el Merval, cayó ayer 3,2% por una fuerte volatilidad, con bajas en acciones de hasta el 10%. El comportamiento de la Bolsa se produjo luego de la decisión del Banco Central de reducir la posición global de moneda extranjera de las entidades financieras y subir las tasas hasta 40% con el fin de frenar (momentáneamente) la corrida contra el peso.

Estas medidas golpearon de lleno en las acciones del sector: Banco Macro cedió 9,9%, Francés 5,8% y Valores 4,1%. Pero el mal humor por las medidas, más la baja del dólar, contagió también al resto de los papeles que, entre los que se destacaron a las bajas, figuran Transportadora de Gas del Sur (-6,6%) y Mirgor (-5,3%).

El Merval terminó en 28.553,27 unidades, después de haber iniciado la rueda en terreno positivo y de llegar a desplomarse a un máximo de 5,7% faltando una hora para el cierre. Así, acumuló su tercera baja consecutiva.

El resumen del día indica que hubo 15 alzas, 62 bajas y 12 acciones sin cambios. Se registró un gran volumen de $ 1.120,7 millones. Muchos abandonaron el barco, incentivados por la incertidumbre económica, mientras que otros compraron a precios muy tentadores.

También otras noticias impactaron negativamente en el desenvolvimiento del mercado. A la tarde se conoció que la calificadora de riesgo crediticio Fitch redujo la calificación de deuda argentina, pasándola de “positiva” a “estable”.

Respecto de la disposición del BCRA, que subió ayer su tasa de política monetaria en 675 puntos básicos, al 40%, entre otras medidas, Gabriel Torres, vicepresidente de la calificadora Moody’s, consideró que “si bien prevemos que estas disposiciones ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para los activos argentinos”.

En medio de la turbulencia económica, el Banco Central no intervino ayer con operaciones de regulación de liquidez en el mercado de cambios. Había acumulado dos semanas consecutivas con intervenciones diarias para vender dólares, en un intento de sostener el valor del peso. El Banco Central vendió más de 7.700 millones de dólares de sus reservas desde el inicio de marzo.

“Las medidas dispuestas por el Banco Central antes de la apertura de las operaciones de hoy (por ayer) tuvieron influencia en la evolución de los precios del dólar, que se alejaron de los máximos históricos registrados durante la jornada”, señaló el analista Gustavo Quintana, a través de su Twitter.

Bonos y reservas

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil registraron ayer un cierre equilibrado y el riesgo país argentino medido por el banco JP Morgan retrocedió 14 unidades, a 456 puntos.

Las reservas internacionales del Banco Central finalizaron en U$S 56.013 millones, con una disminución de U$S 134 millones respecto del día hábil anterior.

La variación de las divisas frente al dólar, los títulos externos y otros instrumentos financieros que forman parte de las reservas arrojaron un monto negativo de U$S 14 millones. También se realizaron pagos de servicios a organismos internacionales por U$S 153 millones y un pago por operaciones cursadas a través del sistema SML por 2 millones de dólares.

En cuanto al segmento de la renta fija, los bonos soberanos en dólares (que cotizan en pesos) se hundieron casi el 4%, producto de la fuerte baja del dólar en el mercado mayorista. (Télam)

Medidas que no son gratis 
Consultores opinan que habrá menos obras publicas y que se encarecerá el crédito
El economista Gabriel Zelpo, de la consultora Elypsis, consideró que las medidas “son paliativos para calmar el mercado cambiario. Además con ellas el Gobierno demuestra que maneja la situación y apunta a la reducción del déficit fiscal”. “Estas medidas no son gratuitas. Tendrán sus costos. Quizá haya menor obra pública y se encarecerá el crédito a corto plazo”, reflexionó el economista. En tanto, Gabriel Torres, vicepresidente y senior credit officer de Moody’s opinó que si bien las medidas ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos”. “Esto constituye un suceso negativo en términos crediticios para la Argentina”, agregó.
Un mercado insatisfecho 
Según el Ceo de Carta Financiera, el éxito de las medidas se verá en la renovación de lebac
Miguel Angel Boggiano, Ceo de Carta Financiera, consideró que “ahora vamos a ver que es lo que termina asimilando el mercado de todas estas medidas”. “El Banco Central es el que más pone la carne al asador” con la suba de tasas al 40%, agregó el economista. “Hay que cuidar las reservas, me preocupa eso”, indicó. “Ahora habrá que explicar cómo se baja el déficit fiscal, y el mensaje es que se acabó el tiempo del gradualismo. “Tras la difusión de estas medidas, el mercado está apenas satisfecho. Está incrédulo. Me parece que para ver cómo se termina de desarrollar vamos a tener que ver lo que sucede con la renovación de Lebacs el 16 de mayo”, cuando vencen alrededor de $ 700.000 millones.
Intervención con la reserva 
Martín Redrado consideró que se están pagando errores de la política cambiaria de 2017
El ex titular del Banco Central, Martín Redrado, evaluó la estrategia de la entidad monetaria en medio de la corrida cambiaria: “se están pagando errores en política cambiaria al haber permitido un carry trade el año pasado”. Anticipó que los próximos movimientos del organismo que conduce Federico Surzenegger serán claves para determinar cuál será el final de la pulseada entre el mercado y el Central. “No fue una estrategia acertada intervenir vendiendo reservas; terminó cediendo a las presiones del mercado. Cuando se interviene en exceso con niveles de reservas se lo tiene que hacer para enfriar el mercado y hacerlo perder al mercado. Esto no lo logró y el mercado le viene ganando al Banco Central”, afirmó.

Medidas que no son gratis 
Consultores opinan que habrá menos obras publicas y que se encarecerá el crédito

El economista Gabriel Zelpo, de la consultora Elypsis, consideró que las medidas “son paliativos para calmar el mercado cambiario. Además con ellas el Gobierno demuestra que maneja la situación y apunta a la reducción del déficit fiscal”. “Estas medidas no son gratuitas. Tendrán sus costos. Quizá haya menor obra pública y se encarecerá el crédito a corto plazo”, reflexionó el economista. En tanto, Gabriel Torres, vicepresidente y senior credit officer de Moody’s opinó que si bien las medidas ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos”. “Esto constituye un suceso negativo en términos crediticios para la Argentina”, agregó.

Un mercado insatisfecho 
Según el Ceo de Carta Financiera, el éxito de las medidas se verá en la renovación de Lebac

Miguel Angel Boggiano, Ceo de Carta Financiera, consideró que “ahora vamos a ver que es lo que termina asimilando el mercado de todas estas medidas”. “El Banco Central es el que más pone la carne al asador” con la suba de tasas al 40%, agregó el economista. “Hay que cuidar las reservas, me preocupa eso”, indicó. “Ahora habrá que explicar cómo se baja el déficit fiscal, y el mensaje es que se acabó el tiempo del gradualismo. “Tras la difusión de estas medidas, el mercado está apenas satisfecho. Está incrédulo. Me parece que para ver cómo se termina de desarrollar vamos a tener que ver lo que sucede con la renovación de Lebacs el 16 de mayo”, cuando vencen alrededor de $ 700.000 millones.

Intervención con la reserva 
Martín Redrado consideró que se están pagando errores de la política cambiaria de 2017

El ex titular del Banco Central, Martín Redrado, evaluó la estrategia de la entidad monetaria en medio de la corrida cambiaria: “se están pagando errores en política cambiaria al haber permitido un carry trade el año pasado”. Anticipó que los próximos movimientos del organismo que conduce Federico Surzenegger serán claves para determinar cuál será el final de la pulseada entre el mercado y el Central. “No fue una estrategia acertada intervenir vendiendo reservas; terminó cediendo a las presiones del mercado. Cuando se interviene en exceso con niveles de reservas se lo tiene que hacer para enfriar el mercado y hacerlo perder al mercado. Esto no lo logró y el mercado le viene ganando al Banco Central”, afirmó.

En Esta Nota

El Dólar
Comentarios