Paradojas de un tiempo en que se mezclan las categorías

Valiosa investigación socioeconómica que desmonta ideas instaladas

06 May 2018
1

CONFESIÓN. “Crecimos sabiéndonos en la periferia. El centro del mundo quedaba siempre lejos”, narran las autoras. unl

ENSAYO

¿DONDE QUEDA EL PRIMER MUNDO?

HINDE POMERANIEC Y RAQUEL SAN MARTÍN

(Aguilar - Buenos Aires) 

¡Vaya pregunta la que se hacen Hinde Pomeraniec y Raquel San Martin! Claro que es pertinente, porque ese interrogante vendrá a poner las cosas en su lugar. Les llevó tiempo, casi dos años -dicen las autoras- la investigación que propone el interrogante del título. “La magnitud y rapidez de los cambios nos obligó una y otra vez a repensar argumentos, modificar puntos de vista y sumar capítulos”. Llama la atención cuando escriben que “Estados Unidos se convirtió en un interrogante”. Tal vez debido al crecimiento de otras economías. La China desmesurada en su imparable crecimiento económico tras los talones de EEUU, por caso. Destacan las autoras que la tarea emprendida en un mundo que se empeña en sacudirse y cambiar puede ser una tarea inútil. Pensando con transparente actitud, esa tarea a la que obliga a sus lectores: comprender la dinámica de pertenecer a determinado sector del mundo el país en el que viven, trabajan y sueñan. Es tan variado, documentado y expuesto con ajustada valoración de cada referencia, que el libro resulta un efectivo modo para introducirse en un mundo donde prevalecieron los estereotipos de piedra a la hora de “mirar” un país, un continente. ¿Alguien diría sobre África algo diferente de que es el continente negro, con descolonizaciones “recientes” (Siglo XX) y saliendo de un estado general de subdesarrollo? “La nueva tierra prometida” es África para las autoras. Claro que las cifras además dan cuenta de las enormes diferencias internas. Por ejemplo, citan al hombre más rico de Nigeria, Aliko Dangote, con una fortuna de 18.100 millones de dólares. “Las paradojas de un tiempo en el que el Primer y Tercer Mundo se mezclan hasta volverse indistinguibles”: la conclusión de las investigadoras.

En “El sueño desarrollista de América Latina” las autoras, argentinas, se manifiestan: “Crecimos sabiéndonos en la periferia. El centro del mundo desde este lugar geográfico quedaba (y queda) siempre lejos y arriba, o al otro lado del océano. En esta parte del planeta que se denomina América Latina fuimos Tercer Mundo cuando el concepto estaba en su apogeo y nos llamábamos ‘subdesarrollados’ porque ese era el casillero que nos correspondía en el conjunto de naciones”.

En suma, este es un libro que resulta un sólido mapa que refleja el estado dinámico del mundo y sirve para darnos cuenta dónde puede hallarse ese estado de “Vivir bien”, último y preciso capítulo del interesante trabajo de investigación.

© LA GACETA

Carlos Duguech

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios