Cartas de lectores

30 Abr 2018

ACLARACIÓN DE EMILE NADRA

Ante lo publicado en la página 5 del día 23 de abril del corriente año en LA GACETA, donde se hace referencia a un juicio de 22 años que inicié por mis derechos, quiero expresar a modo de complemento de la información que bien supone un recurso extraordinario como posibilidad -el que ya presenté hace unos días ante la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT)- lo siguiente: En todo sistema judicial, una nueva instancia que se abre en favor de quien lo requiere -pero por sobre todo, por el respeto a la justicia- tiene el valor supremo de que se persigue la vigencia irrestricta del Derecho. Y los integrantes del Tribunal de la Corte de Tucumán, frente a la petición de un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tienen la oportunidad de que su pronunciamiento se consolide. En suma, abrir un recurso extraordinario ante la CSJN recién cierra procesalmente un círculo jurídico ajustado a derecho. Y eso es muy saludable para el sistema. Quiero aclarar además que, ante las declaraciones del fiscal de Estado, Daniel Leiva, a la fecha que yo compré el crédito en el año 1996, no existía paridad entre el dólar y el peso, sino que ésta se produjo varios años después, en el año 2001, de manera que originalmente en 1996, yo compré a valor dólar, que hoy está arriba de los $ 20. Es decir que yo comprometí un pago por los créditos comprados a un valor equivalente a $ 50 millones, lo que supera el monto original del crédito y seguramente su actualización en esa fecha en la quiebra. Y esto es así porque, en realidad, yo no compré el crédito para hacer un negocio, sino para tener mayor representación en la quiebra. Finalmente, debo recordar que ya en el año 1970, cuando fueron confiscados mis ingenios, las autoridades de la Provincia fueron aliadas y sumisas a la dictadura militar que me despojó de mis bienes y me sometió a una persecución política, mediática y económica que no registra antecedentes en el país.

Emile Nadra

[email protected]


LA IMAGEN DEL GOBIERNO DE MACRI

Estamos en el umbral del desastre, se cae la imagen del Gobierno, la gente están muy deprimida, son las peores encuestas de Mauricio Macri y se dieron las premisas cuando los ciudadanos consultados en su momento opinaban que Macri fracasaría, y hoy, con la crisis del tarifazo, esta realidad subió al 48% o al 50%, y el fracaso no se puede disimular. Además, el Gobierno quiere que la caída del poder adquisitivo se produzca ahora por la inflación desmesurada. Para Macri es un problema su política económica, ya que pretende bajar la inflación sin producir una recesión. Con el impacto negativo del tarifazo, el Presidente intentó justificar el aumento de los servicios públicos, y llegó a expresar: “He buscado una y otra vez otro camino, le di vueltas y vueltas y no hay otro, este es el único camino”, subir las tarifas. Macri busca una solución y no la encuentra, y eso no sorprende porque recordemos que dijo que “la inflación no era un problema”, pero nuestro país. Pero desde 2016, todos los datos empezaron a ser muy negativos, con una parálisis económico notable. Y a pesar del desastre económico, el Gobierno instaló la idea de que las buenas noticias, sobre todo el control de la inflación, llegarían “en el segundo semestre del año”, pero la inflación, de nuevo, fue mucho mayor que la prometida, ya que dijeron que estaría entre el 12% y el 17%, y finalmente fue del 25%. Esta realidad no son solo números económicos, detrás de ellos está el gran cáncer de la economía argentina que devora los salarios especialmente entre los más pobres, que viven en la economía sumergida y tienen más dificultades para negociar y convierte a los sindicatos que negocian los salarios en protagonistas de la política argentina. La clave de la economía del país, sigue pasando por la inflación, pese a los augurios positivos del Ejecutivo. Debemos convencernos de que hay solución, pero no es neoliberal.

Julio Argentino Gómez

[email protected]


LARGA VIDA AL “ACOPLE”

Con el título, “Larga vida al acople”, el periodista Álvaro Aurane analizó en su columna de LA GACETA (27/04), la propuesta formulada en la Legislatura por referentes de Cambiemos de Tucumán, en torno al polémico régimen electoral conocido como “acople”. Fue incorporado en la reforma constitucional local de 2006, en base a un único dictamen de la Comisión de Legislación Electoral conformada exclusivamente con convencionales oficialistas del alperovichismo, cuyo miembro informante fue Domingo Amaya quien, sin embargo, en su exposición, no lo fundamentó ni lo mencionó. “El grueso de los macristas -precisó Aurane- propuso ahora reducir el número de acoples a uno solo por binomio de gobernador y vicegobernador, lo que dejó encantados al gobernador y al vice”. La propuesta opositora importó, en realidad, consagrar la validez de este sistema electoral. “El problema, entonces -continúa en su análisis Aurane-, se reduce a cuántos acoples debe haber”. Concluye este analista sosteniendo que “más allá de los costos políticos, ambos sectores (oficialistas y opositores) tienen en claro que el acople es garantía del triunfo del Gobierno, porque funciona con plata. Y nadie tiene más plata que el Estado”. La propuesta opositora es, a mi juicio, un suicidio político. Urge cuestionar judicialmente la constitucionalidad de este régimen electoral, por partidos que no lo hayan operado en elecciones pasadas. El “acople” fue definido por la Junta Electoral Provincial (JEP) en una resolución dictada en julio de 2007 (Caso “Perotti, Gabriel Ernesto s/acople y otro”) como una cláusula constitucional directamente operativa, cuyo alcance lo determina la JEP conforme facultades otorgadas por Ley 7876. Lo definió como “un acuerdo interpartidario, sin connotaciones ideológicas o de principios, por ser una unión circunstancial entre partidos para la captación de la manifestación de voluntad del electorado”. Fácilmente, se observa, entonces, que el “acople” violenta el sustento constitucional y filosófico de los partidos políticos (art. 38 Constitución Nacional). Se descarta, en estos acuerdos “non sanctos”, la difusión de ideas y programas partidarios. El acuerdo solo sirve para acumular votos para la fórmula del Ejecutivo, que se impone por simple mayoría sin “doble vuelta” como ocurre a nivel nacional. Con el agravante de que entre ambos integrantes de la fórmula se reparten el manejo, administración y gobierno del Ejecutivo (gobernador) y Legislativo (vicegobernador). El “acople” debutó en las elecciones provinciales del 26 de agosto del 2007. Veintitrés partidos o frentes electorales acoplaron a la fórmula oficialista, aportándole entonces a José J. Alperovich, que iba por su reelección, más del 40% de los votos que obtuvo (más de 213.000 sufragios), mientras los candidatos justicialistas a legisladores incluídos en la lista oficial cosecharon 234.312 votos. Los aliados del PE, que compitieron por fuera de la estructura oficial, ocuparon 16 de las 43 bancas que obtuvo el oficialismo. El acople, señala certeramente el periodista Juan Manuel Asís (LA GACETA, 07/06/2015) “es un instrumento con una única finalidad: funcionar en tiempos de comicios”. Parece confirmarse lo que afirmó Aurane, de que la “oposición” le tiene “alergia al poder”. Esto no puede quedar así.

Luis Iriarte

[email protected]


PARALELO 38, NUEVO SÍMBOLO

El viernes pasado se cumplir 65 años después de trazado el paralelo 38 como símbolo de división entre las dos partes de una Corea dividida por la guerra (1950-1953). Esta línea da paso a un nuevo tiempo que consagra el valor irremplazable del diálogo. El paso dado por Kim Yong-un, líder de Corea del Norte, para encontrarse con Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur, además de lo significativo para toda la península coreana, anticipa el clima de la otra cumbre: la de Donald Trump y el líder norcoreano en julio próximo. Esta decisión de Kim Yong-un lo muestra al mundo ni tan ridículo ni tan empecinado guerrero como su próximo interlocutor estadounidense. Si efectivamente se consagrara la desnuclearización de Corea del Norte, el propio Kim Yong-un y toda la comunidad internacional podrían exigirles a los países nucleares (EEUU, Gran Bretaña, China, Francia, Rusia, Israel y Pakistán) su propia desnuclearización y la firma y ratificación del reciente Tratado Internacional de Prohibición de las Armas Nucleares.

Carlos Duguech

[email protected]


DIFERENCIAS SALUDABLES

Ha tomado estado público, que el presidente de Chile ha declinado la designación de su hermano como embajador en Argentina. Ello sucede por el oportuno cuestionamiento de otros integrantes del Parlamento, que invocan una ley, fijada en la Constitución, la cual limita el nepotismo, desde que impide a los funcionarios designar parientes, incluso hasta el nivel de sobrinos (igual que aquí). El Presidente se defendió diciendo: “Nombro a mi hermano no por el parentesco, sino por sus condiciones profesionales”. Es indudable que estas restricciones son muy importantes en el país trasandino. Como también lo son las reglamentaciones que establecen las condiciones para que ingresen capitales esporádicos, vulgarmente llamados “golondrinas”. En Chile, quien decida invertir capitales, debe asegurar el plazo mínimo del rescate y ello evita corridas intempestivas, como las que tuvimos en la presente semana y que causó la suba del dólar. Sin duda, que estas condiciones que impone el país trasandino es un modo inteligente para evitar crisis, como todas las que hemos tenido que soportar cada vez que hemos recurrido al crédito fácil de capitales golondrinas. Es sabido que estos capitales especulativos se van, sin previo aviso, al país que más intereses les ofrece.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]


PARQUE 9 DE JULIO

Es increíble que en nuestra castigada provincia, mientras se desaloja con represión a humildes ocupantes de terrenos en El Cadillal, nuestros representantes, con total irresponsabilidad, entregan a clubes privados terrenos ya amputados del parque 9 de Julio. En todas las ciudades del mundo se trata de ampliar los pulmones verdes, para poder brindar una mejor calidad de vida a sus ciudadanos. De las 400 hectáreas originales quedan, como consigna la Editorial de LA GACETA, la cuarta parte del antiguo orgullo de los tucumanos. La movida ya es conocida. Ocupan una o dos hectáreas, como ya lo hicieron los clubes los Tarcos y Lawn Tennis, y después van expandiendo sus instalaciones sin que nadie los controle. Ahora que esté de moda el periodismo de investigación, les pediría a algunos de ellos que indagaran cómo hicieron o quiénes los autorizaron a ampliar (léase “usurpar”) esos predios, que no son propiedad de ningún gobierno de turno, sino de todos los tucumanos. Espero que el gobernador, Juan Manzur, vete esa ley por tratarse de una verdadera afrenta a todos los ciudadanos.

Pedro A. Toscano

[email protected]

Comentarios