Pelea entre clanes: los Acevedo se mudaron a “El Sifón”

Tras el audio, integrantes del Clan Acevedo abandonaron Villa 9 de Julio para evitar represalias por el secuestro de Margarita Toro. Las viviendas del grupo acusado están con custodia policial. González dice que la Policía no actuó bien.

28 Abr 2018 Por Gustavo Rodríguez
1

APARENTE CALMA. El secuestro de Margarita Toro conmocionó a Villa 9 de Julio. Después de ese hecho, la tensión se la encuentra en cada esquina.

Las amenazas que realizó un integrante del Clan Toro terminaron haciéndose realidad. En el audio que se viralizó por las redes sociales, Ismael Toro les habría advertido a los integrantes del Clan Acevedo que los harían salir de Villa 9 de Julio. Y su palabra se terminó cumpliendo a los pocos días.

Guerra entre clanes: el paso a paso de cómo se produjo el secuestro de Margarita Toro

El martes, Margarita Toro, la supuesta líder del grupo sospechado de dirigir una red de narcomenudeo, fue secuestrada en la puerta de su casa del barrio 130 Viviendas. Después de tenerla cautiva, el grupo, de al menos cinco hombres, la liberó en la zona de El Cadillal luego de que sus parientes habrían pagado un rescate de unos $500.000, la cuarta parte de lo que habían exigido ($2 millones).

Los Toro, mientras “La Patrona” se encontraba en manos de sus captores, comenzaron a hacer justicia por mano propia. Atacaron la casa de Julieta Díaz, pareja de uno de los hijos de Gustavo “El Gordo” González, que había sido acusado del secuestro.

Un grupo de “soldaditos” -así se los conoce a los jóvenes que son contratados por los líderes de redes narcos para hacer tareas de vigilancia- ingresó a la propiedad, que está ubicada a pocos metros de la de los Toro. Robaron una moto, televisores y otros objetos personales; prendieron fuego a otros elementos y obligaron a salir a sus ocupantes, todas mujeres. No regresaron, a pesar de que cuentan con una consigna policial ordenada por el fiscal Claudio Bonari.

Lo que el secuestro de Margarita Toro dejó al descubierto

“El Gordo” González, después de ese incidente, también decidió marcharse del barrio, a pesar de que vive más alejado. Pese a que también cuenta con una custodia, se trasladó con su familia a una vivienda del barrio “El Sifón”, donde nació. Allí, según confiaron varias fuentes, se siente más protegido por allegados y parientes.

Insistencia

“No tenemos nada que ver en el secuestro. No me cansaré de repetirlo. Sí hubo un problema con una moto que ellos nos la robaron. La Policía es la única culpable de esta situación. Nosotros actuamos bien, hicimos la denuncia y nos presentamos ante la Justicia para poder recuperarla. No nos hicieron caso y ahora se armó todo este problema”, dijo González.

“El Gordo”, líder de “La Inimitable”, pidió “que se deje de escribir fábulas” de su familia y sobre este caso. “No queremos tener más problemas. A mi hijo y mi nuera les rompieron todo lo poco que tenían. La mamá de ella se rebuscaba la vida vendiendo hamburguesas y ahora no puede regresar a su casa. Ninguno tiene nada que ver”, explicó.

González indicó que aún no puede entender por qué terminó involucrado en este caso. “El único problema que tuvimos con ellos fue por la moto. No hay otra cosa. No estamos enfrentados a los de Villa 9 de Julio; sólo tenemos problemas con Los Toro y quiero aclarar que no somos los únicos. Ya los tuvieron con los Carrión y con otras familias más del barrio. Ellos son los problématicos”, explicó a LA GACETA.

La nuera del “Gordo” Gustavo acusó a los Toro de prender fuego su casa

“No quiero más problemas con nadie. No hice nada, no estuve en ese hecho. No entiendo cuál es el sentido de haber querido involucrarme. Quiero vivir en paz, estar en la cancha porque los únicos que generan problemas son los Toro. Con las otras facciones que también son de Villa 9 de Julio está todo bien. Ellos tampoco los quieren”, agregó González.

En silencio

Por otra parte, por tercer día consecutivo, LA GACETA intentó comunicarse con la víctima o algún integrante de la familia para que dieran a conocer su versión de los hechos. En vano. Tampoco respondió a las llamadas el representante legal del Clan Toro. Sí se confirmó que tienen decidido no realizar declaraciones hasta tanto no declaren ante el fiscal Pablo Camuña.

En Esta Nota

Margarita Toro
Comentarios