Viviana Perea dirige al Teatro Estable en una versión contemporánea de “Yerma”

El clásico de Federico García Lorca sube a escena en la Casa de la Cultura de Tafí Viejo. El mandato social.

28 Abr 2018
1

TALENTO NUEVO. Ruth Plaáte y Joel Alonso debutan en el elenco del Teatro Estable, interpretando “Yerma”.


DEBUT
• A las 22 en la Casa de la Cultura de Tafí Viejo (avenida Alem 751), con entrada libre y gratuita.
DEBUT
• A las 22
en la Casa de la Cultura de Tafí Viejo (avenida Alem 751), con entrada libre y gratuita.


El Teatro Estable de la Provincia soplará las velas de su cumpleaños 59 de la mejor manera: estrenando un clásico y en contacto con el público del interior. Hoy será la primera función de “Yerma”, la obra de Federico García Lorca, en la lectura de Viviana Perea, y tendrá lugar en la Casa de la Cultura Catalina Albarracín de Suárez, de Tafí Viejo, con entrada libre y gratuita.

Esta es la tercera vez que el elenco del Ente Cultural comienza la temporada con una gira por salas del interior, que concluirá en la capital a partir de mediados de junio. Hay un agregado especial, ya que los principales personajes de la creación del dramaturgo y poeta español fueron delegados a tres debutantes en la compañía oficial, ganadores del concurso realizado el año pasado: Ruth Plaáte compondrá a la protagonista; Joel Alonso, a Víctor, e Ignacio Hael, a Dolores. Los otros roles serán interpretados por Mariano Juri, Eloísa Martínez Romero, Micaela Rojas, Andrea Barbá, Daniela Villalba, Daniela Canseco y Alejandra Páez Salas.

Perea sacó al texto original de su entorno rural y lo resignificó en una época actual y en un contexto citadino. A partir de allí, recrea la crisis de una mujer atormentada por la exigencia social y su propio deseo de ser madre, que la impulsa en distintos frentes hasta llevarla a la locura. Los conflictos familiares, las amistades que terminan cuestionándola, las presiones de quienes la rodean y las imposiciones aceptadas por todos generan una atmósfera de opresión violenta y que se presenta como un hecho cotidiano y sin salida.

“El drama de Yerma puede suceder en toda época y en todo lugar; puede ser en el campo, en la ciudad, en un barrio o en un country cerrado. Su realidad es la de muchas mujeres que no pueden romper con los mandatos sociales. Pese a que haya habido avances y conquistas, la figura femenina sigue relegada”, sostiene la directora, respecto de esta versión contemporánea de la historia y en su primera experiencia con el Estable.

En diálogo con LA GACETA, Perea resalta la importancia de la renovación en el elenco. “Con Ignacio ya trabajé, pero con Ruth y con Joel nunca. Me pareció bueno que debuten con personajes fuertes”, destaca.

- ¿La decisión de hacer “Yerma” fue tuya o del Estable?

- Fue una elección mía y por varios motivos. El principal es que me gusta mucho García Lorca. A eso se suma que vengo trabajando el tema femenino desde hace tiempo, con el festival Mujeres a Escena que se hace en Sala Ross y con mi tesis de licenciatura en la UNT sobre teatro de género. Me parece interesante abordar un clásico, adaptarlo y traerlo a la actualidad.

- ¿La obra mantiene vigencia?

- Es un texto que refleja cosas que pueden pasar actualmente. No se limita sólo a la imposibilidad de tener un hijo, sino que habla de los mandatos sociales, con los que Yerma quiere cumplir y de los cuales no puede zafar, con lo que llega al final trágico. Su enfermedad es causada por esas imposiciones.

- ¿Cómo inciden en tu propuesta los cambios sociales que se vienen produciendo en este tiempo?

- No se pueden negar los avances que hubo, pero seguimos presas de algunas cuestiones que tienen que ver con la presión social. En otro tiempo habrá sido el no divorciarse, así como hoy se mantienen las dificultades en denunciar un abuso, mujeres que no pueden separarse por cuestiones económicas, o el debate sobre el aborto y la decisión de la mujer sobre su cuerpo. “Yerma” cuenta muchas realidades sobre las mujeres, más allá de la búsqueda de la maternidad. Nos falta hermanarnos del todo.

- García Lorca debe ser uno de los autores más reversionados en el mundo. ¿De qué forma lo encarás?

- Mantenemos el texto lorquiano como fue escrito, no usamos el voceo porque tiene una poesía interesante en sí misma, que no se debe destruir. Sí hay una fragmentación en la puesta, con escenas suprimidas y cambios en el encuadre, como que las lavanderas se transforman en vecinas que tienen una mirada hipócrita o que Dolores es una chica transexual en vez de la hechicera del original. La escenografía está hecha en metal, con ventanas y puertas, sin sillas, mesas ni objetos de utilería.

- ¿Es un autor feminista?

- Totalmente, su tratamiento sobre la mujer es muy interesante y los discursos que pone en sus bocas son muy acertados. Yerma es una revolucionaria que está presa en su contexto, lucha contra la sociedad y decide transgredir lo que la oprime.


Comentarios