El ruido alcanza niveles dolorosos en el centro tucumano: la mayoría es intencional

En las horas pico se soportan entre 90 y 100 decibeles; el 80% del estruendo proviene del tránsito.

26 Abr 2018
1

ENSORDECEDOR. Motos con escapes libres, bocinazos, colectivos que frenan y arrancan, música a alto volumen, martillos neumáticos, gritos. Ese es el panorama diario que padecen los tucumanos cada vez que van al centro. la gaceta / foto Analía Jaramillo

Motos con escape libre, colectivos que se detienen y arrancan en cada esquina, protestas en la plaza, máquinas que taladran el oído en las obras en construcción. El centro tucumano aturde, contamina y enferma. Por eso, en el marco del Día de Concienciación sobre el Ruido expertos alertaron sobre la importancia de cuidar la audición.

Un estudio realizado en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT (FAU) sobre los puntos de ruido en San Miguel de Tucumán concluyó que el microcentro se encuentra bajo una clara polución acústica, generando daños y afecciones en la población. “A diferencia de otros problemas ambientales, la contaminación acústica sigue en aumento. Las mediciones indican que, en horario pico, el centro de San Miguel de Tucumán soporta un ruido de entre 90 y 100 dB. Teniendo en cuenta que después de los 65 dB cualquier sonido es dañino, la metrópolis resulta muy agresiva para el oído humano”, resalta la investigación. Según este trabajo, el 80% de la emisión de ruido en la ciudad proviene del tránsito, y “la mayoría del ruido excesivo que se escucha en las calles es intencional”.

Una de las autoras del estudio, la arquitecta Beatriz Garzón, informó que la FAU está trabajando con las municipalidades de la capital y de Yerba Buena para actualizar las normas de control. En el marco de la conmemoración de ayer colocaron stands en la peatonal, donde muchos vecinos denunciaron los problemas que sufren por ruidos molestos.

La esquina más atronadora es la de General Paz y Chacabuco. Le siguen San Martín y Salta y Crisóstomo Alvarez y Jujuy.

Trauma acústico

“El problema de fondo es que se subestima el daño que puede provocar el ruido, que se va acumulando con el correr del tiempo”, destaca el doctor Victorio Stok (h), experto en otorrinolaringología.

¿Qué es lo que causa el ruido? “Desencadena lo que llamamos trauma acústico. Eso lo estamos viendo cada vez con más frecuencia en el consultorio. Atendemos gente muy joven -señaló el médico-. Una situación muy preocupante es la de los adolescentes. Escuchan música con auriculares, a volúmenes altísimos. Se calcula que ocho de cada 10 sufrirán traumas acústicos”.

Los perjuicios que genera el ruido van desde dolor de cabeza y vértigo hasta trastornos digestivos. Y puede llegar a provocar sordera irreversible. “Los pacientes llegan a la consulta porque sienten un zumbido permanente que los atormenta. Se trata de acúfenos, o lo que los médicos denominamos ‘el sonido del silencio’. Es un mal cada vez más común en los consultorios. Puede generar graves problemas psicológicos, de concentración y hasta sociales. Hay que estar atento para buscar ayuda a tiempo. Suele comenzar como un ruido que viene y se va. Nos perturba un rato y desaparece. Luego, lo sentimos en forma permanente”, señala Stok. Aconseja bajar el volumen de la música que escuchamos del celular e insta a las autoridades municipales a hacer cumplir las ordenanzas sobre ruidos molestos.

Comentarios