Y aquí no ha pasado nada

25 Abr 2018

Más de 2.000 denuncias penales, cuatro causas y cientos de cuestionamientos desde distintos sectores parecen insuficientes para que algo cambie en el Instituto de la Vivienda y Desarrollo Urbano. La “causa Marán” involucra a altos mandos del Ipvdu y está a cargo de la fiscala penal Adriana Giannoni (N°8). Surgió luego de que se revelara la existencia de una estructura paralela en el Ipvdu en “Panorama Tucumano”, el ciclo televisivo de LA GACETA. La senadora Silvia Elías de Pérez apuntó contra dos funcionarios del instituto, Lucas Barrionuevo y Miguel Jiménez Augier y ligó al primero a la empresa Marán Construcciones SRL, que habría obtenido un trato preferencial en el Ipvdu.

Otra es la “causa Manzaraz”, en la que un agente del organismo con ese apellido -y de nombre Daniel-, fue detenido el 2 de marzo mientras acompañaba a una mujer a la escribanía para recibir una seña de $ 100.000 relativa a una casa construida por el Estado en Manantial Sur. El fiscal Diego López Ávila (N°4) detectó la operación gracias a la información, al video y a los audios que aportaron tres supuestos estafados (Manuel Liquitay, Juan Acosta y Antonia Lobo) por la presunta intermediaria Elizabeth Alzogaray. Manzaraz quedó libre este mes bajo caución real.

Justamente, la “causa Alzogaray” involucra a alrededor de 2.300 denunciantes que dijeron a la Justicia penal provincial que habrían sido estafados por una red de gestores apócrifos del Ipvdu. En enero, la interventora Noemí Ferrioli hizo una denuncia penal a partir de una publicación de este diario. En su declaración como imputada, Alzogaray incriminó al ex interventor Gustavo Durán (quien falleció en noviembre) y reveló lazos con el oficialismo. López Ávila también investiga este caso.

La cuarta es la “causa Juárez”, que tiene que ver con la actuación de Diego Juárez, un supuesto agente inmobiliario que ofrecía casas en Villa Carmela, barrio construido con fondos del Estado y entregado en marzo. La causa ingresó en la Fiscalía N°11, a cargo de Adriana Giannoni.

Se sumaría una quinta. El Ipvdu también habría denunciado a la mujer que el programa “Panorama Tucumano” de LG Play exhibió ofreciendo casas de Manantial Sur e incluso fabricando papeles para que el “interesado” pudiese obtener la vivienda social.

Respecto de estas denuncias, se espera que Giannoni eleve la “causa Marán” a juicio en los próximos 15 días, mientras que López Ávila tendría las intenciones de hacer lo mismo en un plazo cercano al de su colega. El nombre de Alperovich, como cabeza del gobierno anterior, podría aparecer en la causa como algo más que una simple declaración de un tercero.

Pese a todo ello, la matriz de corrupción no se modifica. En el Ipvdu se jactan de que las irregularidades persisten, con menor “intensidad”, pero con igual intención de lucro de algunos a costa de la necesidad habitacional de muchos tucumanos. Incluso, mencionan que Jiménez Augier pugna por retomar su cargo en la Secretaría de Obras Públicas, de donde es originalmente empleado. De allí había pasado al instituto.

También se quejan de que se ensucia a todo el organismo, pero no se mira hacia las cooperativas y al sistema a través del cual ellas habrían hecho muchos de los trabajos y de las entregas cuestionadas con la presunta anuencia de funcionarios.

La interventora, que se pasó el día después del informe de “Panorama Tucumano” en la Casa de Gobierno, dijo que no había visto el programa. Evita dar explicaciones, cuando podría decir mucho sobre esas denuncias que apuntan contra sus compañeros de años. Fueron funcionarios con los que trabajó y compartió el día a día. ¿Jamás notó nada raro? ¿No estaba al tanto de las irregularidades? ¿Miró al costado? ¿Nunca oyó los reclamos ni los rumores sobre irregularidades? ¿No sabía que Barrionuevo tenía parientes en constructoras, al igual que otros funcionarios? ¿No tiene nada que decir sobre Jiménez Augier? Suena a poco que sabiendo tanto sólo haya denunciado a los que, según ella, son falsos gestores. El Poder Ejecutivo aguarda que pase el chubasco y no pone orden ni modifica el sistema ni mezcla y da de nuevo para finiquitar un escándalo que lo salpica. ¿Será que no puede ? ¿O la suciedad cala tan profundo que limpiarla le costará demasiado caro?

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios