Arte y color en la bienvenida a la ciudad

Allí donde confluyen la avenida Roca y la ruta 301 los pórticos exhibirán murales. El folclore y “La Libertad”, de Lola Mora, son temas centrales. La técnica perdura, eficaz contra el paso del tiempo y el vandalismo.

24 Abr 2018 Por Florencia Bringas

Durante los últimos años la ciudad fue llenándose de color gracias a la técnica del mosaico. En 2016, en el parque Avellaneda se hizo el Encuentro Internacional de Arte Público y Muralismo, que concluyó con el espacio verde coloreado con pequeños trozos de cerámicos. Ese mismo año se inauguró un mural junto a la parroquia San Gerardo, en Alem y Lavalle. El año pasado se estrenó la plaza Miguel Lillo con otro enorme mural dedicado a los niños. Ahora se concreta un nuevo proyecto: los pórticos del acceso sur a San Miguel de Tucumán, por avenida Roca, serán recubiertos de mosaicos, lo que resultará -por fin- un atractivo para quienes circulen por esa ajetreada intersección de avenida y ruta.

Pocos son los vecinos que se han dado cuenta de que algo está por cambiar allí. Eso opina Susana Manzano, que vive cerca, en el barrio Mutual Policial. Su interés por la técnica, que ya conoce y practica, la llevó a colaborar con el proyecto. “Vi la obra de la avenida Alem, de la plaza Miguel Lillo. Es impresionante. Y me enteré por Facebook de que estaban trabajando acá, entonces me contacté con la artista a cargo y ofrecí mi colaboración. No solamente ayudo; también estoy aprendiendo”, contó Manzano. Añadió que el mural le cambiará la cara a esa zona: “era algo feo y sobre todo sucio. Que haya tremenda obra de arte cambia totalmente el aspecto de esta entrada a la ciudad”.


ADELANTO. Fotomontaje de un pórtico (en la contracara de “La Libertad”); es una bailarina de folclore.

En ambos lados de los pórticos están realizándose los murales. La ejecución está en manos de la Licenciada en Artes Patricia Nader, a cargo del diseño y de la coordinación artística; y la acompaña el mismo equipo que trabajó en la plaza Miguel Lillo, en el que figuran sus hijas, Soledad y Milagro Bestani. El encargo fue del intendente, Germán Alfaro.

“Cuando completamos el mural de la plaza pensábamos en los accesos a la ciudad, que no tienen nada de representativos. Entonces se nos ocurrió trabajar en los puentes de las autopistas. Pero el intendente nos pidió intervenir primero los pórticos y después seguir en otros sectores”, detalló Soledad Bestani. La consigna es que las temáticas representen a la provincia y eso ya se nota en los 10 metros de largo de una de las estructuras. “La Libertad” de Lola Mora, asoma acompañada por una pareja de bailarines de folclore y por banderas argentinas, entre otros elementos de fondo.


IMPONENTE. “La Libertad” fue recreada en colores por las artistas.

“Hace dos meses venimos montando el mural en nuestro taller, con el método indirecto: a las imágenes principales las hicimos sobre malla y después las colocamos en los pórticos, porque es imposible trabajar sobre ellos. Son muy altos. Ya tenemos tres de las cuatro imágenes. Quedan los fondos y el empastinado. Hay un mes y medio más de trabajo para completar los 500 metros cuadrados”, añadió Bestani.

El equipo de trabajo destacó la colaboración desinteresada de los vecinos y de las empresas cercanas: les acercan agua caliente o fría, un mate o simplemente les permiten usar los baños o dejar los materiales resguardados bajo techo durante la noche. “Siempre hay buena predisposición. Eso ayuda muchísimo”, coincidieron las integrantes del equipo.

Pero antes de pegar las mallas con las figuras o los trocitos de cerámicos de colores sobre los pórticos hubo que preparar las estructuras para que se adhirieran bien los materiales. “Rasqueteamos mucho porque tenían varias capas de pintura y de afiches de propagandas políticas. También sacamos un escudo, un mapa y palabras hechas con chapa (decía “Cuna de la Independencia”). Además, sacamos canteros que estaban pegados a las estructuras para que las artistas pudieran trabajar. Por otra parte se hizo poda alrededor, para no reducir la visión. Estamos colaborando, la obra es de ellos”, comentó Armando Cabello Galindo, director de Espacios Verdes de la Municipalidad. Agregó que también harán una vereda y que cuando estén terminados los murales se los iluminará con reflectores.

¿Por qué esta técnica?

No es casualidad que en San Miguel de Tucumán proliferen los murales con mosaicos. Patricia Nader brinda una explicación: “es una técnica perdurable. No es lo mismo un esmalte sintético que con la humedad y el tiempo se va degradando. Miremos la historia: los romanos hicieron sus mosaicos y están intactos hasta ahora. Sé que van a durar, que van a perdurar”.

Por otra parte, Nader detalló que las cerámicas Alberdi y Weber les donan materiales; que no trabajan ni con azulejos ni con vidrios porque se rompen fácilmente (“por la mano del hombre”); y que muchos colores deben ser recreados, porque en el mercado no existen o son muy caros. Entonces, hornean a 900 grados los cerámicos con el color que necesitan. “Buscamos concientizar sobre la importancia del arte y de lo que alegra la vida -destacó-. Pero también sobre el cuidado que merecen estos trabajos”.

Comentarios