Quién es Miguel Díaz-Canel, el sucesor de Raúl Castro como presidente de Cuba

El ingeniero electrónico que llegó para cerrar casi seis décadas al frente del gobierno de la revolución iniciada por Fidel.

19 Abr 2018
2

Díaz-Canel, de saco gris, será el sucesor de Raúl Castro. REUTERS

Miguel Díaz-Canel fue elegido hoy presidente de Cuba por la Asamblea Nacional de la isla en sustitución de Raúl Castro, quien se retira del poder tras 12 años al frente del país, cerrando casi seis décadas al frente de gobierno de la revolución iniciado por su hermano Fidel.

El hasta ahora primer vicepresidente del país fue ratificado esta mañana como nuevo presidente del Consejo de Estado de Cuba con 603 votos de 604 posibles, el equivalente al 99,83 por ciento de los votos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Parlamento unicameral cubano que sesiona en La Habana desde ayer.

"Diputado Miguel Díaz-Canel Bermúdez, desde este momento usted es el nuevo presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, lo invito a subir a la presidencia", dijo el reelecto presidente de la Asamblea, Esteban Lazo, ante la ovación de los diputados presentes. De inmediato, Díaz-Canel, de 59 años, subió al estrado y se abrazó con Raúl Castro.

Los medios oficiales cubanos informaron además que los miembros del parlamento eligieron como Primer Vicepresidente a Salvador Valdés Mesa, de 72 años, quien hasta el momento se desempeñaba como vicepresidente del Consejo de Estado.

Al canoso Díaz-Canel, un ingeniero electrónico que abraza la tecnología, se le ve como liberal en lo social, pero también es considerado una apuesta segura para suceder a la histórica generación que luchó en la revolución de 1959 y que ya se está retirando.

El próximo presidente se ha mostrado más en sintonía con los tiempos que corren, pero no alimenta demasiadas esperanzas de generar un cambio político profundo en Cuba.


Muchos cubanos, frustrados por el lento ritmo de la mejora económica con Castro, esperan que Díaz-Canel esté esperando su momento para tomar las decisiones. Sin embargo, el dirigente comunista será probablemente cauto, al menos al principio, para consolidar su apoyo entre los conservadores.

"Todos estamos acustumbrados a los Castro, y los sigo, me gustan sus ideales, pero siempre uno necesita nuevos pensamientos. Tenemos 20 años de estancamiento en desarollo económico y tecnológico", dijo Natalie Seijo, estudiante universitaria.

Es improbable que Díaz-Canel ponga en juego el gobierno de partido único y muchos cubanos se sienten distantes de la política y prefieren centrarse en llegar a fin de mes con las limitadas oportunidades económicas que se abrieron cuando Castro permitió crear más empresas pequeñas en los últimos años. (Télam)

comentarios