Busse es el fiel reflejo de cómo cambió el “Santo”

Enfocado en la meta, el volante quiere la gloria

14 Abr 2018
1

ÉL Y LA PELOTA. El volante Walter Busse sostiene que todo el equipo comparte un mismo sueño. Ante Agropecuario, el rendimiento del jugador resultó superlativo. la gaceta / foto de Juan Pablo Sánchez Noli (archivo)

El compromiso y las ganas de conseguir cosas importantes se palpan en pequeñas cosas. San Martín parece un equipo muy diferente al del primer semestre. Hoy todos juegan, todos meten, cada pelota parece ser la última y las ganas de quedar en la historia es el común denominador en un grupo que nunca bajó los brazos.

En el duelo contra Agropecuario, hubo un caso puntual que dejó en claro el compromiso que hay dentro del plantel. La idea de Darío Forestello era que Walter Busse juegue 60 minutos debido a que, a pesar de haber disputado 45 minutos en el partido contra Juventud Unida de Gualeguaychú, venía de estar casi un mes parado a causa de una lesión.

“Quiero que jugués ese tiempo, pero que lo hagás con todo”, fue el pedido que el DT le encomendó al volante. Y el salteño no lo defraudó: hizo eso y mucho más. No sólo disputó todo el partido, sino que fue uno de los mejores de la cancha y mantuvo un ritmo sostenido en cuanto a buen rendimiento.

“Pasa que el fútbol es un contagio, y hoy todos estamos comprometidos en el sueño que tenemos. Es un momento en lo que todos queremos ir más allá y lograr grandes cosas. Ahora es cuando hay que aportar mucho más”, explicó Busse, indicando que habiendo logrado estar como todos querían antes del inicio del torneo, no es momento para andar escatimando esfuerzos. “Era lo que buscábamos desde un primer momento. No es fácil construir un equipo y llevó su tiempo; pero ahora estamos cada vez mejor. No se nota cuando entran o salen jugadores”, agregó.

San Martín está de pie, peleando por el gran sueño, gracias a un repunte muy pronunciado logrado en la segunda parte del torneo. “Hoy somos un equipo que encontró el equilibrio y vernos arriba nos potencia y hace que todos estén bien”, aseguró el ex Gimnasia de Jujuy e Independiente, dejando en claro que la confianza es algo fundamental en este deporte. “Siempre dije que tenía fe en este plantel. Pero nada es fácil, mucho menos cuando se construye un equipo desde cero. En la primera parte estábamos un poco caídos porque no se daban los resultados. Y eso cambió”.

Busse subió sus acciones de la mano del equipo. Mejoró considerablemente su rendimiento y hoy casi que es una pieza fundamental. “Todo jugador se siente importante cuando tiene continuidad y a mí me hizo muy bien la confianza que me dio Darío. Además, estoy jugando en una posición en la que me siento muy cómodo”, remató el volante que volverá a ser titular mañana en el duelo contra el “Canario”.

San Martín se jugará la vida en el “Carlos V”. Necesita ganar para estirar el sueño y seguir alimentando la ilusión. Por eso el volante pidió un poco de tranquilidad, en medio de una efervescencia que va en aumento. “Solamente debemos pensar en ganar el que sigue y después pensar en lo que viene. No voy a negar que miramos al resto de nuestros oponentes, pero es importante lo que nosotros podamos hacer. Estamos corriendo desde atrás y vamos a hacerles difíciles las cosas a Aldosivi. De eso estoy seguro”, cerró el volante que sólo quiere coronarse vestido de rojo y blanco. Como el resto de sus compañeros, está enfocado en la meta.

Comentarios