Adela Goitea confirmó que sus hermanos vivieron una pesadilla por hallar el cuerpo de Paulina Lebbos

1

NO LE TEMBLÓ EL PULSO. Adela Goitea acusó a los policías de haber arruinado la vida de sus hermanos. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

“Sienten la palabra ‘policías’ y todavía se ponen nerviosos”, dijo la mujer. Afirmó que el comisario García les tomó declaración a Sergio y Marcelo Goitea.

11 Abr 2018

Los hermanos Marcelo y Sergio Goitea, los jóvenes que encontraron el cuerpo de Paulina Lebbos en marzo de 2006, dejaron varias dudas con sus testimonios. En el juicio por la desaparición y posterior asesinato de la estudiante sólo dejaron en claro una cosa: en su piel quedó marcado el terror de las amenazas que recibieron por parte de los policías que los obligaron a cambiar su declaración.

“Se esperaba que la Policía los contenga, pero en realidad generaron mucho nerviosismo entre ellos. Cuando hablan, mis hermanos tienen miedo de la Policía hasta hoy”, aseguró Adela Goitea, hermana de los testigos.

Ayer terminó de declarar Sergio. Al igual que su hermano, coincidió en que fueron amenazados para que dijeran que al cuerpo lo habían encontrado no ellos sino los uniformados. También aseveró que le inventaron las declaraciones y que el cadáver fue removido después de que se produjo el hallazgo.

El “no recuerdo” volvió a presentarse en la sala. En esta oportunidad, surgió cada vez que los testigos debían hablar sobre la actuación de los policías. El testigo incurrió en numerosas contradicciones. Hasta el punto que los miembros del tribunal (integrado por Dante Ibáñez, Carlos Caramuti -presidente- y Rafael Macoritto) le advirtieron que debía decir la verdad.

Lo que ellos no pudieron decir lo afirmó su hermana. “La declaración la tomó el comisario de Raco (N. de la R.: en ese momento Enrique García estaba al frente de esa dependencia policial), pero ignoraban lo que había sido escrito a nombre de ellos. Nunca nos supieron precisar si les habían leído o no la declaración que hicieron”, señaló.

“Acá hay una realidad: ellos quedaron muy afectados por todo lo que había sucedido. Ellos no quedaron muy bien. Quedaron con un miedo terrible. No hicimos denuncias, pero sí le avisé a don Alberto Lebbos (padre de la víctima) cuando Gendarmería hizo la reconstrucción del hecho”, destacó.

Durante la audiencia de ayer también declaró Federico Pasquini, el hombre que llevó a los Goitea hasta la casa de Hugo Rodríguez (el ex policía que está acusado de encubrimiento), para que todos se dirigieran al lugar del hallazgo; y de allí a la comisaría. “Marcelito estaba muy asustado porque había encontrado un cuerpo”, declaró.

Otro testimonio que se escuchó ayer fue el Osvaldo Zelarayán, conductor de un remise que transportaba personas desde Raco hasta la capital. Él confirmó que Rodríguez le pidió el celular para comunicar a la comisaría que habían encontrado un cadáver camino a esa villa turística. Hoy seguirán declarando y es probable que se realicen careos.

el carácter
Adela Goitea no tuvo temor en señalar lo que sus hermanos Sergio y Marcelo no hicieron cuando declararon. Cargó sin piedad contra las amenazas de los policías de Raco.
============01 TIT HOG lateral (12259661)============
García no quiere declarar 
Enrique García, ex jefe de la comisaría de Raco, presentó un escrito para no declarar como testigo en el juicio. El funcionario, que fue condenado por haber falsificado las actas del hallazgo del cuerpo, a través de su abogado dijo que al tratarse de causas conexas no puede declarar bajo juramento, ya que podría autoincriminarse. Sí dijo que podría hablar con carácter informativo. La parte acusadora rechazó el planteo, al igual que la mayoría de los defensores. Sólo Silvia Furque, defensora de Héctor Brito, aceptó que su declaración fuera informativa. El tribunal no resolvió la cuestión y hoy podría expresarse sobre el tema.
============01 TEX VARIOS ITEMS (12259658)============
lo malo
============29i LIT Novedades LIBRO (12259657)============
presiones
Cada vez son más los testigos que no ocultan su temor a la hora de declarar. Los jueces les preguntan si recibieron algún tipo de amenazas y todos responden que no.
============29i LIT Novedades LIBRO (12259665)============
recompensas
Después de muchas idas y vueltas, Sergio Goitea confirmó que él y su hermano cobraron los $ 20.000 de recompensa que había ofrecido la secretaría de Seguridad a cualquiera que aportara datos para ayudar a encontrar a Paulina Lebbos. “No me acuerdo mucho. Creo que fuimos a una casa donde nos entregaron el dinero. Estuvimos acompañados por nuestros padres”, explicó. Goitea dijo que con ese dinero él y su hermano compraron las casas donde actualmente residen. Alberto Lebbos confirmó que aún está pendiente la recompensa que ofrece la Nación. “Son $ 2 millones para aquella persona que pueda aportar cualquier información que ayude a esclarecer el caso”, precisó.
============01 TEX VARIOS ITEMS (12259656)============
lo feo
============29i LIT Novedades LIBRO (12259655)============
preguntas
Los interrogatorios a los testigos se tornan tediosos porque las distintas partes repiten una y otra vez las mismas preguntas. Los jueces advirtieron que no tolerarán esta situación.


El carácter
Adela Goitea no tuvo temor en señalar lo que sus hermanos Sergio y Marcelo no hicieron cuando declararon. Cargó sin piedad contra las amenazas de los policías de Raco.

García no quiere declarar 
Enrique García, ex jefe de la comisaría de Raco, presentó un escrito para no declarar como testigo en el juicio. El funcionario, que fue condenado por haber falsificado las actas del hallazgo del cuerpo, a través de su abogado dijo que al tratarse de causas conexas no puede declarar bajo juramento, ya que podría autoincriminarse. Sí dijo que podría hablar con carácter informativo. La parte acusadora rechazó el planteo, al igual que la mayoría de los defensores. Sólo Silvia Furque, defensora de Héctor Brito, aceptó que su declaración fuera informativa. El tribunal no resolvió la cuestión y hoy podría expresarse sobre el tema.

Presiones
Cada vez son más los testigos que no ocultan su temor a la hora de declarar. Los jueces les preguntan si recibieron algún tipo de amenazas y todos responden que no.

Recompensas
Después de muchas idas y vueltas, Sergio Goitea confirmó que él y su hermano cobraron los $ 20.000 de recompensa que había ofrecido la secretaría de Seguridad a cualquiera que aportara datos para ayudar a encontrar a Paulina Lebbos. “No me acuerdo mucho. Creo que fuimos a una casa donde nos entregaron el dinero. Estuvimos acompañados por nuestros padres”, explicó. Goitea dijo que con ese dinero él y su hermano compraron las casas donde actualmente residen. Alberto Lebbos confirmó que aún está pendiente la recompensa que ofrece la Nación. “Son $ 2 millones para aquella persona que pueda aportar cualquier información que ayude a esclarecer el caso”, precisó.

Preguntas
Los interrogatorios a los testigos se tornan tediosos porque las distintas partes repiten una y otra vez las mismas preguntas. Los jueces advirtieron que no tolerarán esta situación.

Comentarios