Padilla quedó segundo y llegó a la cima del campeonato

Morán ganó en su clase.

09 Abr 2018

“Más que desde el volante, el resultado viene de mi cabeza”, reconoció Gerónimo Padilla. “Corrimos un poco más con la mente”, comentó Pablo Morán. “Gero” y “Pablito” fueron los tucumanos que firmaron los mejores rendimientos en la fecha 2 del Rally Argentino en Tafí del Valle. Ambos potenciaron la misma arma para redondear muy buenos rendimientos.

Padilla finalizó 2° en la general y en Maxi Rally, escoltando a Miguel Baldoni, de San Luis. “Si quiero pelear el campeonato, no puedo relegar ningún punto”, analizó. Con esa filosofía condujo ayer el Peugeot 208 y le dio un tremendo resultado -también lo favoreció el vuelco de David Nalbandian (ver aparte) y la baja de Federico Cadamuro- porque la máquina no estuvo óptima como en otras ocasiones. “Estamos madurando como binomio”, destacó el yerbabuenense con respecto al buen rendimiento junto a su navegante, Nicolás García. “Queremos ser firmes candidatos para pelear el campeonato y, ojalá, cambiemos el N°2 por el N°1”, anheló el subcampeón. Con dos segundos puestos acumulados, Padilla es líder del torneo con 71 puntos, aventaja por 11 al bonaerense Nicolás Díaz.

Morán quedó arañando la punta en la RC5. Sumar todo lo que hubo en juego en Tafí del Valle no fue suficiente para destronar a Adrián Sánchez, que finalizó 2° y está 1° con dos puntos de ventaja sobre Morán. “Quizás no fuimos tan rápido porque queríamos cuidar el auto”, indicó. La estrategia tiene que ver con una lección aprendida en la temporada pasada. “En 2017 fuimos los que más tramos y etapas ganamos. Abandonamos en cuatro fechas y lo mismo terminamos peleando el campeonato. Tenemos que mejorar y solucionar ese aspecto”, reflexionó.

Del resto de los tucumanos que terminaron las dos etapas, Andrés Reginato, quedó 4° en la RC2N y Ernesto Lord, 5°. Reginato debutaba con un auto de tracción integral, mientras que Lord mejoró su ubicación. Ricardo Collado, por su parte, fue 4° en la Junior y se subió al tercer lugar del podio de la Copa Senior (reservada para mayores de 55 años). Abandonaron Enzo Servili y Matías Mussi.

El auto de David Nalbandian es fácil de identificar desde la primera fecha, porque es el único Chevrolet Onix en competencia. Pero, por el estado en el que quedó, había que recurrir sí o sí a las letras grabadas en los laterales para confirmarlo. Sucede que la máquina de “El Rey David” quedó destrozada tras volcar en el tramo ocho que unía Casas Viejas con San Cayetano, en un hecho que repercutió en el mundo. “Dio entre siete u ocho vueltas”, describió José Juárez.

“Chubu”, como lo conocen, no dejaba de sorprenderse por la espectacular secuencia que había captado con su cámara de fotos de aficionado. “Quedaron dados vuelta. La gente los ayudó a salir”, comentó Juárez sobre el auxilio que también recibió el navegante Manuel Prieto. “Nalbandian se fue en una camioneta unos 15 minutos después. Estaba con la adrenalina muy alta. Pero pasaron los minutos y se tranquilizó. Vi que le pedían fotos y él accedió”, agregó. Todo se le pasó rápido porque horas más tarde, en Twitter, Nalbandian posteó una fotografía en la que se veían tres pares de piernas y un televisor. “Ahora ya disfrutando de la flia y viendo el final de Augusta!!”, escribió despejando toda incertidumbre sobre su estado.

Comentarios