La búsqueda de la belleza ya no es un yugo

Ellas no desechan los tratamientos estéticos, pero cada vez son más las que apuestan a “la vida saludable”. Investigación de la UADE

04 Abr 2018
1

A LA CABEZA DEL NOA. Según el especialista Ricardo Roncaglia, Tucumán está por encima de la media en cantidad de cirugías que indica el informe.

La vuelta a lo natural. En tiempos de mujeres “empoderadas”, tal parece ser la consigna entre las representantes del sexo femenino, según se desprende de una investigación del Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE sobre la relación entre las féminas y las cirugías estéticas.

Entre los fundamentos de esa investigación, los expertos a cargo de la encuesta -y posterior informe- observaron que las cirugías desempeñan un fuerte predictor social del status social y económico que una persona ostenta en su entorno. “Sin embargo -continúa el informe- existen fuertes indicios de tendencias de tipo anti-quirófano o naturistas en nuestra cultura. Contrariamente a lo que puede pensarse, y habiendo consultado su opinión desde distintos ángulos y focos, al parecer, la mujer contemporánea, de distintos niveles socioeconómicos y edades, está convencida de tres cuestiones: el ejercicio, la dieta sana y el poder aceptarse resultan ser una alternativa superadora a pasar por el quirófano. Parece, por tanto, que las cirugías no realizadas con fines reconstructivos hasta podrían ser consideradas incluso como una intervención innecesaria”, se lee en el documento de la Fundación Uade.

Una de las conclusiones centrales de ese informe -realizado en base a una encuesta sobre 570 mujeres de Buenos Aires de entre 18 y 35 años- es que la mejor manera de mantener un cuerpo bello es “con esfuerzo”. Más de la mitad de las encuestadas no desecharon la opción de la cirugía estética; pero triunfó la respuesta de que su ideal de belleza, en el presente, se sustenta en la buena alimentación y el ejercicio. A su vez, casi el 80 % de las encuestadas indicó que no pasó nunca por alguna cirugía estética.

Alejandra Fuentes Cuiñas, magister en Psicología Cognitiva y una de las responsables de la investigación de la UADE, afirma, en diálogo con LA GACETA, que la sorprendieron las conclusiones de la investigación. “No parece menor el hecho de que casi el 70% de las mujeres opinan que aceptar su cuerpo es la mejor opción, y vale destacar su percepción de que la alimentación y el ejercicio son las fuentes principales de bienestar corporal y regulación de la imagen corporal. En este sentido, solamente el 17% de las entrevistadas consideró que el camino para llegar al cuerpo deseado es a través de una cirugía”, respondió.

El modelo de belleza

“A la hora de considerar las hipótesis del estudio -añadió- pensábamos que nos íbamos a encontrar con una cantidad mayor de mujeres que considerarían realizarse una cirugía estética como un medio para transformar su cuerpo”. “De todas formas -prosiguió- es sabido que existe también una marcada tendencia a buscar una forma más natural de verse, y finalmente es lo que reflejaron las encuestadas en sus opiniones”. Una tendencia, según los responsables del informe de la UADE, que es el correlato de una consigna que se ha puesto de moda en estos tiempos: “no pain, no gain”. “Sin esfuerzo no hay beneficios”, es la traducción de este concepto que se ha convertido en palabra santa para legiones de cultores de “la vida sana”. “Si bien las mujeres han mostrado una alta tolerancia ante la realización de cirugías estéticas, en su mayoría opinan que la mejor manera de mantener un cuerpo que puede considerarse bello es a través del esfuerzo”, indica el estudio de la UADE.

¿Qué motiva a las mujeres a operarse?, es una de las preguntas del estudio en cuestión. Y la respuesta mayoritaria (87%) es que lo que las lleva al quirófano, o a otra intervenciones estéticas es que lo hacen “para sentirse mejor consigo mismas”, y no presionadas por fuentes exógenas tales como la pareja, el trabajo “u otros motivos”.

De todos modos, ante una pregunta parecida, el 35 % responde que acude a alguna intervención “porque les falta autoestima”; el 19% lo hace “para verse/ sentirse más joven”, y el 2% responde que quiere recuperar el cuerpo que tuvo antes de ser madre.

Aceptarse es la clave, es otra de las consignas del informe de la UADE. “Casi un 70% de las mujeres parecen opinar que aceptarse es la mejor opción. Las restantes consideran por partes iguales que, para no caer en lo patológico, lo ideal sería realizarse una operación por cada parte del cuerpo o una cirugía por año como máximo”, destaca la psicóloga Fuentes Cuiñas.

¿Y en Tucumán?

Desde su experiencia en dos “territorios” (Tucumán y Australia), el cirujano plástico Miguel Huaman Ríos acerca una respuesta. “Tiempo atrás las mujeres se realizaban cirugías estéticas por motivos exógenos, pareja, sociales. Actualmente se ve un cambio en ese sentido; cuando una mujer decide hacerse una cirugía es para sentirse bien y a gusto con ella misma. Una muestra de eso es la reducción en el volumen de los implantes mamarios, que se semejan más a una mama natural”, reflexiona. “Trabajo en dos países totalmente diferentes, tanto en su cultura como en su economía: Argentina y Australia (concretamente, en Melbourne). Y hay conceptos de la estética y de la belleza diferentes; pero en ambos casos se repite la tendencia a un cuerpo armónico”.

Las tucumanas

El médico Ricardo Roncaglia, especialista en cirugía plástica y reconstructiva, estima que Tucumán supera la media de mujeres intervenidas que se vuelca en el informe de la UADE. “Con respecto al porcentaje de cirugías que se muestra allí (el 79% no acudió a alguna cirugía plástica) estimaría que Tucumán supera la media del informe. Considero que nuestra provincia tiene el mayor numero de cirugías con respecto al NOA”, añadió.

En referencia a la consigna “Sin esfuerzo no hay ganancia”, responde: “opino que la decisión de una persona para realizarse este tipo de cirugía no pasa por esa reflexión, pero también considero que el estilo de vida, el deporte y la buena alimentación son importantes; tanto en personas que toman la decisión (de operarse) o no”.

¿Qué lleva a una mujer a acudir a alguna intervención estética?, le preguntó LA GACETA al doctor Roncaglia. “Estimo que es muy bajo el porcentaje de mis pacientes que tiene influencias exógenas para operarse. Normalmente tomaron la decisión por su cuenta; y la mayoría de la veces, respaldadas por el entorno”, asegura.

Al margen de las conclusiones que dejó el informe de la UADE, Roncaglia consideró que, previo a cualquier intervención, las personas tienen que informarse, siempre priorizar la salud. “Defiendo el profesionalismo de los médicos y la continua formación y perfeccionamiento; defiendo la indicación de la realización o no de una cirugía siempre pensando como un procedimiento médico; celebro la libertad de las personas de cada persona para tomar una decisión de afrontar este tipo de cirugía”, reflexionó el especialista en cirugía plástica y reconstructiva.

Ante cada caso, evaluar los pro y los contra de cada cirugía

En la investigación encarada por la Fundación Uade acerca de las mujeres y las cirugías estéticas no se ha indagado entre las adolescentes ¿Qué pasa en esa franja? En ese segmento se acumulan (en Tucumán y en el resto de la Argentina) las anécdotas acerca de chicas que recurren a la cirugía plástica como respuesta al “bullying” al que las han sometido sus pares o compañeras de colegio (nariz y mamas son las dos intervenciones más requeridas en esa franja etaria). Y hay adolescentes que han llegado al extremo de recurrir a la Justicia porque sus padres han rechazado su decisión de someterse al quirófano, según relató la semana pasada, en una entrevista televisiva, el abogado mediático Mauricio D’Alessandro.

La psicóloga Alejandra Fuentes Cuiñas, que comandó la investigación de la Fundación Uade, manifestó que, se trate de menores de edad o de adultos, debería ser un requisito en todos los casos la posibilidad de informarse y ponderar todos los pros y contras de una cirugía antes de realizar una cirugía o cualquier tipo de intervención de tipo estética.

“No es por tanto recomendable que sea una decisión tomada a la ligera -observa-, ya que toda cirugía e intervención involucra riesgos y, también, un cambio en el cuerpo que si bien es buscando, debe ser también aceptado”.

El médico tucumano Ricardo Roncaglia, especialista en cirugía plástica y reconstructiva, coincide con la psicóloga y docente de la UADE. “Con respecto a la edad del paciente para realizarse cirugías o intervenciones que tengan que ver con lo estético, defiendo que es importante tener la madurez tanto corporal como también intelectual”, sostuvo. Y advierte: “existen casos puntuales que tienen que ver con la cirugía reconstructiva, o estética que tienen que ser perfectamente evaluados por equipos médicos”.


Números que sorprenden
1 de cada 2 mujeres
se muestran de acuerdo con la realización de las cirugías estéticas.
El 13% 
de las encuestadas respondió que se operaría por motivaciones exógenas (por ejemplo, sugerencia de la pareja, mejorar la performance laboral, despecho o venganza respecto de una pareja anterior, entre otros motivos). 
79 de cada 100 
encuestadas por la Fundación Uade indicaron que no se realizaron ninguna cirugía estética.
7 de cada 10 
entrevistadas opinaron que, a fin de cuentas, “aceptarse es la mejor opción”.
7 de cada 100
entrevistadas opinaron que irían al quirófano “para mejorar la performance laboral”.
8 de cada 10
entrevistadas opinaron que lo que lleva a las mujeres a acudir a las cirugías es “la estética” y la falta de autoestima.


Números que sorprenden

1 de cada 2 mujeres se muestran de acuerdo con la realización de las cirugías estéticas.

El 13% de las encuestadas respondió que se operaría por motivaciones exógenas (por ejemplo, sugerencia de la pareja, mejorar la performance laboral, despecho o venganza respecto de una pareja anterior, entre otros motivos). 

79 de cada 100 encuestadas por la Fundación Uade indicaron que no se realizaron ninguna cirugía estética.

7 de cada 10 entrevistadas opinaron que, a fin de cuentas, “aceptarse es la mejor opción”.

7 de cada 100 entrevistadas opinaron que irían al quirófano “para mejorar la performance laboral”.

8 de cada 10 entrevistadas opinaron que lo que lleva a las mujeres a acudir a las cirugías es “la estética” y la falta de autoestima.

Comentarios