El consumo no tiene una tendencia clara

Caída en la venta de ropa y de alimentos

02 Abr 2018

Una de las preguntas más difíciles de responder es si el consumo está subiendo o si se encuentra en retroceso, ya que hay indicadores apuntando en direcciones contradictorias, señala una nota del sitio iProfesional.com. Las ventas de motos aumentaron 47% el año pasado y las de autos, el 27%. El patentamiento del primer bimestre de 2018 fue récord. Paralelamente, cada vez se adquiere menos cantidad de alimentos. Las ventas de notebooks crecieron 52% el último año, al tiempo que “vuelan” los créditos hipotecarios. Ni hablar de los viajes al extranjero, o de argentinos gastando U$S 11.000 millones anuales.

Junto a ello, convive el fuerte retroceso en la venta local de indumentaria. Y se derrumba el uso de productos para el aseo, como jabones, champúes y desodorantes. Los artículos de venta en supermercados, como dio cuenta el Indec en la medición correspondiente a enero, registran una caída interanual de 3,1%. Pero, al mismo tiempo, se baten récords en cada evento promocional de e-commerce, ya sea de ropa, tecnología, viajes o incluso de artículos de la canasta básica, agrega la nota.

A primera vista, semejante cuadro parece contradictorio, pero no lo es. Más bien, refleja una cruda semblanza de lo que está sucediendo en la sociedad argentina.

Según el Indec, el consumo privado creció el año pasado 3,6%, siete décimas por encima del PBI. Lo que parece claro es que esa expansión no se dio de manera homogénea. La consultora especializada Kantar WordlPanel midió una caída del 2% en el consumo masivo durante enero. Algunas de las compañías líderes en ventas de productos de la canasta básica señalaron que febrero también fue “flojo”. Habría una estabilización desde este mes, cuando un grupo de trabajadores perciba subas salariales. Un grupo de asalariados, que está relativamente cubierto contra la inflación, mantiene cierto nivel de consumo. Como contrapartida, están aquellos que en los últimos años vieron cómo sus salarios perdieron contra las subas de precios, tendencia que empeoró también por los constantes tarifazos.

Comentarios