Altuna disfruta el presente y va por toda la gloria

Del infierno al cielo, sin escalas.

01 Abr 2018
1

EQUILIBRIO. Altuna aporta marca en un mediocampo “santo” bien ofensivo. la gaceta / foto de franco vera

“Es algo que esperé desde hace mucho tiempo. Todos estos meses que pasaron me estuve preparando y entrenando para hoy poder disfrutarlo”. Alejandro Altuna no se pone el casete nunca. Dice lo que piensa y lo que siente. No esconde ese vacío en el alma con el que aprendió a convivir desde que llegó a San Martín. Jugaba poco y nada y las semanas parecían eternas; pero la paciencia tuvo recompensa. La llegada de Rubén Forestello lo devolvió a escena y el buen segundo tiempo en cancha de Almagro le dio vía libre para ganarse la titularidad en un puesto que cambió varias veces de dueño.

“Volví a tener sensaciones que hacía mucho tiempo que no tenía. Sólo se experimentan cuando jugás y ahora mucho más por lo que estamos peleando como equipo. Hay que disfrutarlo al máximo”, jura el volante nacido en Laborde, provincia de Córdoba, en diálogo con LG Deportiva.

A pesar de la larga inactividad, Altuna se acopló bien en un equipo que de a poco parece ir haciéndose más sólido. Fue la figura de la cancha en José Ingenieros y redondeó un buen juego hace una semana con Instituto. “El buen funcionamiento del equipo ayuda mucho a que el proceso sea más fácil”, explica pidiendo seguir en alza y no bajar la guardia justo en la etapa más caliente de la temporada. “Tenemos en mente jugar este partido de la misma manera que lo venimos haciendo en este último tiempo. Queremos ser protagonistas e intentar afianzar nuestra idea de juego”.

Juventud Unida es un equipo “chivo” jugando en su casa. Se hace fuerte y nadie logró vencerlo en su terreno. Por eso, Altuna cree que deben jugar casi el partido perfecto para volverse con una sonrisa de esta excursión por Gualeguaychú. “Sabemos que es un rival que no sólo no perdió en su cancha, sino que convierte siempre más de un gol. Por eso hay que apuntar a ser un equipo sólido en todas las lineas, solidario y con el claro objetivo de ser agresivos en ataque a partir de nuestra idea de juego”, asegura, sabiendo que a medida que pasan los partidos el margen de error es cada vez más chico. “Sí, por eso hay que ganar; mucho más ahora. El torneo está muy parejo y una victoria nos puede dejar muy bien posicionados”, sentencia.

El buen andar y los algunos resultados ajenos cambiaron el panorama “santo” de cara a la recta final. Antes del inicio de la segunda parte del certamen en La Ciudadela apostaban a enderezar el rumbo para tratar de meterse en zona de Reducido. Y si bien todavía eso no está asegurado, los buenos resultados propios y algunos pasos en falso ajenos le permitieron a San Martín pensar en grande. “El sueño de pelear por el primer ascenso siempre está”, dice el volante central dejando en claro que para lograrlo no pueden fallar en esta misión. “Hay que tener los pies sobre la tierra e ir partido a partido. Nuestro máximo objetivo hoy es Juventud Unida, no nos tenemos que desviar de eso ni mirar más allá. Si ganamos este partido vamos a estar muy fuertes para el tramo final”, concluye Altuna, que pasó del infierno al cielo sin escalas y que ahora quiere toda la gloria para cerrar un semestre de película.

Comentarios