La Felicidad se mide con un algoritmo

Un ex ingeniero de Google afirma haber conseguido las claves para llegar a la paz y a la tranquilidad

19 Mar 2018
1

SONREIR. El emoticón que más nos gusta recibir en cada mensaje virtual.

¿Puede alguien crear un algoritmo de la felicidad? La respuesta parece ser positiva. Al menos eso es lo que afirma el ingeniero Mo Gawdat, en su libro “El algoritmo de la felicidad” (Zenith). Hoy, a 24 horas del Día Internacional de la Felicidad, declarado en 2013 por Naciones Unidad, el tema toma gran relevancia. Es posible encontrar. Mo un ingeniero egipcio de 50 años, asegura haber encontrado el algoritmo que hará felices a millones de personas en el mundo.

En su libro Mo comienza contando lo tremendo que significó para él la muerte de su hijo Ali, de 21 años, durante una operación de rutina, y de cómo llegó a las claves de la superación. Afirma con argumentos científicos por qué el ser humano puede -y debe- ser feliz. Mo renunció a su trabajo de jefe de negocios de Google X, el laboratorio dedicado a los proyectos más innovadores dentro del gigante de Internet y se dedicó a viajar por el mundo llevando su mensaje a la mayor cantidad de personas posible.

“En mi definición, la felicidad es igual o mayor a tu percepción de los acontecimientos de tu vida, menos las expectativas de cómo debería ser la vida”, explica sobre su “algoritmo” a la agencia DPA. “Una de cada cuatro personas en el mundo desarrollado sufrirá depresión. La infelicidad es algo muy real en los países en los que la vida pareciera ser muy sencilla. La felicidad no depende de lo que la vida te da, sino de lo que tú pienses que la vida te da”, afirma.

“Tendemos a convertir todo en un producto que puedas comprar. Y se mezcla la felicidad con el entretenimiento, con la diversión. Y la gente cree que cuando se divierta será feliz, al irse de vacaciones o ir a una fiesta”. Pero “la felicidad es ese sentimiento de paz, esa tranquilidad, que tienes dentro cuando crees que los acontecimientos de tu vida son como las expectativas de lo que debería ser tu vida”, añade. Nadie más que uno mismo puede hacernos felices.

En Esta Nota

Google
Comentarios