Se levantó la muestra que había sido vandalizada

Antes se realizó una vigilia en el Timoteo Navarro. Las obras se mudan al interior.

17 Mar 2018
1

NOCHE DE MIÉRCOLES. Las artistas y amigos custodiaron que no se violentaran o robaran más trabajos.

De 46 obras quedaron 37; incluso estas últimas han sido remendadas. Curadas, de alguna forma. Pero si hay algo que la vandalización no logró es detener la intervención artística “Cuerpos Sudados”, que reivindica los derechos de las mujeres, denuncia la violencia de género y reclama mayores espacios.

La acción de cubrir la fachada del Museo Timoteo Navarro (9 de Julio 44) con sábanas artísticamente trabajadas se inauguró el pasado 8 de marzo, pero pasaron menos de 48 horas y, por la noche, algunas de las piezas fueron robadas, mientras que a otras las tajearon y violentaron. Durante el fin de semana la destrucción continuó, a pesar de la denuncia policial que realizaron las autoridades del museo. El Grupo Intervencionista Tucumán (GIT) convocó a una vigilia el miércoles por la noche y levantaron la muestra el jueves, un día antes de lo previsto.

“Fue muy emocionante estar con ustedes y que el mozo me entregara una bolsa grande de plástico negra con parte de las obras; tan impresionante fue que no sabía qué me estaba dando. Luego vino la alegría, pero sólo era parte de restos ultrajados”, describió Tuly López sobre la noche de la vigilia.

“Sabiendo que el trabajo artístico en la vía pública posee complejidades, la institución da lugar a la diversidad de voces y pensamientos entendiendo estas acciones como reflejo de nuestra sociedad”, comentaron Raquel Zeitune y Cecilia Quinteros Macció, en nombre del Ente Cultural y del Timoteo Navarro, respectivamente. “El museo se solidariza con los artistas ante lo acontecido desde un lugar de concordia y sin mirar al costado”, indicaron.

“Vamos a llevar las 37 obras que quedaron, incluso las que están hechas hilachas. Me gusta más decirle 37 partes, ya que las cosimos para conformar un solo cuerpo. Ahora, en las próximas exposiciones, según las posibilidades del edificio en cada lugar, descoseremos algunos paños para ponerlos en otro lado”, adelantó Yudith Pintos. “Fue muy raro que aparecieran tres de las primeras que robaron; según la gente del bar, ellos las rescataron porque se les cayeron a los ladrones. Ojalá aparezcan todas”, agregó la artista.

“La sábana es un fuerte símbolo como soporte. Registra mucho de la vida y se asocia a numerosas cosas”, reflexiona Mané Guantay, una de las fundadoras del GIT. “No nos van a amedrentar, no vamos a callar, vamos a resistir”, añadió. La sábana, como el arte textil, se asocia en la historia con lo femenino. Pero también a duras luchas que resultan en “cuerpos sudados”.

Itinerancia

Está previsto que el lunes la muestra se montará en el Centro Cultural San Martín (La Cocha); el miércoles en otro centro de Juan Bautista Alberdi; el 23 en el teatro La Estación (Concepción); el 4 de abril en Tafí Viejo y cerrará el 13 de ese mes en el MUNT.

Para la intervención artística las técnicas usadas fueron diferentes: tejidos, costuras, bordados, pinturas, transferencias, calados e impresiones. Imágenes y fuertes textos que sin dudas llamaron la atención de los transeúntes.

Casa Histórica

Por otro lado, en el Museo Casa Histórica de la Independencia hubo una intervención en la muestra permanente. Se buscó establecer un diálogo con ella, preguntándose sobre el lugar de la mujer en la historia del país y en los discursos museológicos.

Comentarios