Un bache cumplió 20 años y cada vez se hace más grande

Los vecinos ya perdieron las esperanzas de recibir soluciones por parte de la Municipalidad.

14 Mar 2018
1

SIN SOLUCIÓN. Hace años que los vecinos tapan el bache con basura, ramas, pastos, plásticos y escombros. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.-

A mitad de cuadra en Perú al 1.000, en el barrio Villa Urquiza, hay un bache que según los vecinos lleva más de 20 años ocupando parte de la calzada y representando un peligro para los automóviles, las motos, las bicicletas y los peatones. “Pasaron gobiernos y políticos de todos los partidos que prometieron darnos una mano y como se puede ver no pasó nada”, comentó Marcelo Balceda. Añadió que los vecinos intentaron tapar el bache con brea, con tierra, pero nada dio resultado y el agujero se fue haciendo cada día más grande.

Carmen Castillo vive en el barrio desde hace más de 80 años, en la misma casa en que creció y que heredó de su padre, y que ahora comparte con Marcelo, su esposo desde hace medio siglo. “Tengo que hacer memoria para decir hace cuánto está ese bache”, dijo sobre el “cráter” que está justo al frente de su casa. Luego aseguró: “hace 20 años que está ahí. Nos cansamos de hacer denuncias y ya nos resignamos”.

Carmen y Marcelo explicaron que el enorme bache fue el causante de muchos accidentes. Muchas veces, se reventaron las ruedas de los autos al toparse con el pozo, porque algunos automovilistas, que no conocen la zona, pasan confiados, comentaron.

Eso no es todo, del bache emana un olor nauseabundo que, se supone, proviene de una cañería cloacal que pasa por debajo de la calle.

Patricia, propietaria de una tienda de regalos, no sabe precisar, en números, la edad del bache pero sabe que está allí desde hace “añares”. “Debe tener medio metro de profundidad; de ahí brotan malos olores y agua. Hubo dos servimotos que se encontraron de frente con el bache y cayeron desparramados en la calle; muchas veces los automovilistas vienen desprevenidos y no saben por dónde pasar”, describió.

Encima, hay basura

“La calle está más transitada que años atrás y para pasar por aquí hay que esquivar el bache y la basura. Tenemos miedo de que el pavimento se hunda, porque alrededor del bache se ven fisuras en la calzada”, confesó Eliana Rodríguez, que vive en esa cuadra hace 14 años con sus hijos y su marido.

“Estamos a 12 cuadras de la plaza Urquiza y este es un barrio completamente abandonado”, lamentó Rolando Palomino, de 63 años. Él vive desde los siete en Perú al 1.000. “Hoy hablamos del bache que lleva su tiempo aquí, mañana podemos hablar de las cloacas colapsadas, de la basura; y si al día siguiente llueve, la conversación sería acerca de cómo las calles se llenan de agua y nos inundamos de agua servida. Es una lástima”, enumeró enojado.

Las palabras de Rolando se repiten en la boca de cada vecino. Además se puede ver que todas las casas de la Perú tienen una pequeña pared en la puerta de entrada de unos 30 centímetros de altura; o están emplazadas a una altura superior al nivel de la vereda.

“Cambiamos el piso dos veces en este tiempo”, agregó Palomimo. Carmen detalló la misma situación y contó que cuando llueve y las calles se llenan de agua el bache pasa inadvertido, causando una mayor cantidad de accidentes todavía.

Sin respuestas

LA GACETA se comunicó con Luis Chrestia, secretario municipal de Obras Públicas, que informó: “no tengo datos acerca de la situación en esa dirección. Vi en el diario que había una denuncia y envié al personal a inspeccionar la zona. Cuando tenga información voy a poder hablar al respecto”.

Comentarios