Cartas de lectores

19 Feb 2018

EL BULEVAR SALTA Y LA CASA SUCAR

Uno, ex peronista, el otro, ex radical, funcionarios municipales de alto rango, protagonizaron el año pasado una pelea pública y feroz, que a diferencia del relato bíblico, esta vez ganó Goliat, que le puso el cepo a la limusina de David, mal estacionada frente a su domicilio de avenida Salta y Marcos Paz… ¡Eh! pará la onda, es rara coincidencia o hay gatos encerrados en ese “kiosquito”. ¿A qué se debe el apuro, énfasis e interés en que la Municipalidad declare Bulevar a la calle Salta, desde avenida Sarmiento hasta Santiago? Donde se ordena que las construcciones no excedan los nueve metros de altura, ¿acaso demolerán e indemnizarán o enjuiciarán a los frentistas para preservar el entorno de la Casa Sucar, expropiada en 2017 para uso cultural? Es un inmueble del que se conoce poco; algunos tucumanos y turistas creen que allí se inventó el azúcar. A los concejales y conciudadanos les pregunto: ¿no sería más lógico revalorizar y hermosear el entorno de nuestra Casa Histórica de Tucumán? Por si se olvidaron, allí se declaró la Independencia de los Argentinos, que aún hoy lucha contra el yugo extranjero y el mal manejo de la cosa pública.

Francisco Amable Díaz

Barrio 20 de Junio
San Miguel de Tucumán


PARADOJAS INSTALADAS

La moral, transparencias, capacidades, entregas, renuncias, patriotismo, Patria, la verdad ante todo, solidaridad. Éstas son las palabras instaladas en el lenguaje de hombres de indiscutibles portes, pretendidos ejemplos de vida, los que hacen, con éstas expresiones, falsos perfiles que alimentan egos callados (a la hora de hablar o conocer de ellos), para no salir de sus misterios, que entre hombres decentes y morales no deberían ser significativas sospechas, de no dejar que salgan a la luz lo que son en realidad. Una realidad que asusta, moviliza, agobia. Podremos engañar y engañarnos, pero en la vida y a la vida ¡jamás! Tiemblen los intocables de un tiempo que no regresa, tiemblen los ladrones de bienestar y de vidas condenadas por sus deslices, porque aunque redoblen las mil y un campanas, con seguridad esas campanas no estarán redoblando por vos. Los paros sólo son síntomas de miedo, inseguridad, complejos de culpas que no se logran acallar, mientras el tiempo y la Justicia avanzan sin pausa, sin prisa. Demasiadas riquezas para tan poco esfuerzo, incompatibles con la realidad. Imposible evadir lo que ya no se puede. El abogado Raúl Zaffaroni (foto), ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, también sabe, y no duda que repitiendo lo irrepetible, para él, nada mejora su muy cuestionada figura. Él, más que nadie, sabe que debe hablar menos. Es en la Justicia donde debe ejercer sus derechos de ciudadano. Si no tiene el valor y lo apuntalan pruebas irrefutables, con todo respeto lo invito a callar.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]


AL PIE DE LA SANTA CRUZ

Nuestro tango siempre estuvo a la altura de los hechos de la vida. Mario Batistella, prolífico poeta, trata un tema de la década del ‘30, pero goza de gran actualidad, como si hubiese sabido que iban a existir los sindicalistas el “Pata” Medina, Balcedo, “El caballo” Suárez este ultimo estuvo en la cartelera del festival de la doma, pero no actuó, después anunciaron que faltó su jinete el juez Ariel Lijo. Lo curioso de estos personajes es que cuando llegan a millonarios, lo primero que cambian es la mujer. El tango describe el drama de un sindicalista corrupto, o sea que la mala gente en este gremio no es nuevo, con la diferencia de que en esos tiempos robaban moneditas en relación a miles de millones que afanan hoy. Además, eran encerrados en cárceles de máxima seguridad junto a todo tipo de delincuentes, mientras que hoy están en cárceles VIP. Enrique Delfino llamado el “humorista del piano”, escribe la música. El tango narra el momento en que es descubierto y la policía lo detiene en su domicilio, justamente cuando festejaba un acontecimiento íntimo, la familia sufre una crisis emocional tremenda. La madre, “Al pie de la santa cruz” -título del tango-, le implora a Cristo con esta oración (dice el tango): “por tus llagas que son santas, por mi pena y mi dolor, ten piedad de nuestro hijo, protégelo Señor”. Antes nunca había pensado en las llagas de Jesús. Mientras el padre le reclama diciéndole “qué mal te hicimos nosotros para darnos tanto dolor”. Cuando las cosas andaban bien, tampoco se acordó de Jesús, ahora se atreve a protestarle. El tango narra cuando va a ser embarcado a la cárcel de Ushuaia, y dos estrofas dicen: “los pies engrillado cruzó la planchada, la esposa lo mira queriendo llorar y el pibe inocente que lleva en los brazos, le dice llorando yo quiero a papá, soltaron amarras y el último cabo, vibró al desprenderse en todo su ser, se pierde de vista la nave maldita y cae desmayada la pobre mujer”. Últimamente, ¿cuántas esposas se habrán desmayado? Cuéntelas ustedes.

Julio Mohfaud

[email protected]


No es el modo

Mientras testimonios como el de Jaqueline Chumbita (una joven de 19 años que desistió de sus sueños de ser policía por el maltrato y abuso recibido en los primeros días de entrenamiento en la Escuela Policial de La Rioja) resuenan en nuestras consciencias azoradas por el espanto; leemos que más armamento “anti disturbio”, cuya tipología nos es desconocida, ha sido adquirido recientemente por un Estado que pretende darle más poder de acción a sus actuales y mal entrenadas Fuerzas de Seguridad. Nuestro espanto se acrecienta con sólo vislumbrar la peligrosa fusión de autoridad, ignorancia y fuerza que esto presupone y las fácilmente imaginables consecuencias sobre la vida humana. Aunque ingenuo e infantil, y quizás a causa de ello, un conocido ejemplo de cartoon (dibujo animado) nos devuelve la imagen de un desalineado Coyote munido de armas y tretas, intentando destruir a un esquivo Correcaminos que, por simple y auténtico, se gana nuestra empatía. El ejemplo no es casual en todas sus lecturas, y conviene notar que el empecinado Coyote siempre pierde por no darse cuenta de que “no es el modo”.

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected]


SAN PEDRO DE COLALAO

El pasado fin de semana (entre el 10 y el 14 del corriente) tuve el placer y la gran alegría de visitar ese hermoso y cálido lugar que es San Pedro de Colalao. Participé de las actividades programadas para honrar a la madre del cielo bajo su advocación de Lourdes. Algo magnífico, que enseña y emociona hasta las lágrimas. Felicito a los integrantes del Grupo de Lourdes por el trabajo realizado, por su predisposición, por la atención puesta en los enfermos y en el adulto mayor, por ese tiempo prestado a Dios y a todos los que concurrimos a la fiesta de nuestra madre. Párrafo aparte para el Delegado Comunal, ya que siendo una persona oriunda del pueblo y sabiendo la cantidad de visitantes que tendría esos días, no previó la prestación de servicios esenciales. Es una vergüenza que, desde durante todos días no se contara con servicio de agua potable, ya que el mismo se suspendía entre 4 y 6 horas diarias. Se sabe que está a cargo de una cooperativa, pero el que gobierna el pueblo y tiene que controlar estos servicios es el Delegado Comunal. Ojalá que, para el año próximo, esta situación no se repita, por que es algo vergonzoso.

Susana del V. Aguirre

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios