La fe de un jugador de San Martín que mueve montañas y puede acercarlo al objetivo

Una dramática situación familiar hizo que Espíndola López -que hoy volverá a jugar de titular- buscara la ayuda de Dios. “Pido para que le dé fuerzas y protección a mis compañeros”, aseguró.

18 Feb 2018
1

REZO. Antes de cada partido, Espíndola López se encomienda en Dios. “Lo que no alcanzo, se lo dejo para él”, aseguró. instagram esteban espíndola lópez

Hay hechos puntuales que marcan a las personas. Situaciones que cambian por completo una vida e invitan a la reflexión o simplemente actúan como una salida para dejar de lado alguna pena.

A Esteban Espíndola López hubo hecho desgraciado que hizo que su vida tomara un rumbo diferente. “Perdí a mi vieja a causa de un cáncer y a partir de ahí me aferré a Dios. Me volví muy cristiano porque Él fue quien me dio fuerzas para superar ese momento tan triste”, explica el defensor en diálogo con LG Deportiva.

A partir de ahí todo cambió. En medio de un dolor insoportable buscó la manera de seguir adelante, de dar un vuelco en su vida y de encontrar explicaciones a circunstancias que golpean el ánimo de las personas. “El centro de mi vida es Dios. Vivo así porque la Biblia es el manual para superar cualquier problema, para tener paz y vivir con amor, algo que escasea actualmente en el mundo”, afirma sin ponerse colorado, justo en un ambiente complicado como el del fútbol. “Es difícil, pero la fe trasciende fronteras”, agrega.

El central que hoy volverá a ser titular debido a la suspensión de Ismael Benegas, agradece la oportunidad. “Es lindo poder volver a jugar. Quiero disfrutar y espero que todo salga bien”, dice casi al pasar, antes de retomar un tema mucho más importante.

Al jugador nacido en las inferiores de River no le gusta mezclar los temas. Él no pide resultados, para él Dios está por encima de eso. “Dios siempre obra para bien y yo confío en eso. No me gusta pedir por resultados; rezo para que proteja a mis compañeros, para que nos brinde la lucidez necesaria para desempeñarnos de la mejor manera. Porque así podremos lograr objetivos importantes”, asegura y al toque va más allá en un tema en el que le gusta ahondar. “El resultado es una anécdota, más allá que soy el primero en enojarme cuando perdemos o empatamos. Pero lamentablemente en el fútbol dependemos de terceros. Entonces, mi pensamiento es dar lo máximo en lo que esté a mi alcance y dejar que Dios se encargue de lo que no puedo resolver”.

Posición natural

Así vive y piensa el central que hoy jugará su primer partido con la camiseta de San Martín jugando en su posición natural. Durante esta temporada, “Espi” jugó siete partidos desde el comienzo pero lo hizo de lateral por derecha. Ahora Rubén Forestello lo quiere en el centro de la zaga y eso lo hace feliz.

“Estoy contento porque es mi posición, a pesar de jugué en todos los puestos de la defensa. Tengo muchas ganas de jugar, de hacerlo bien y de que el equipo gane. Es una linda chance de dar vuelta la página y de revertir la situación”, jura, antes de festejar volver a pisar el césped de La Ciudadela. “En casa tenemos un empuje extra y es el aliento de nuestra gente. Hay que aprovecharlo”, agrega.

Agradecer antes de pedir parece casi esencial en la vida del ex Belgrano. “Soy un agradecido de cada oportunidad y de este gran club que me toca defender. Quiero demostrarlo y que podamos ganar”, sentencia. Que así sea.

Comentarios