En San Martín, Forestello va de frente

El DT trabaja para lograr un equipo ofensivo que pueda acortar la brecha con los de arriba

24 Ene 2018
1

EL DUEÑO DE LA PELOTA. Forestello acomoda los balones durante el entrenamiento en el complejo. La idea general en La Ciudadela es ir con todo por el ascenso. la gaceta / Ifoto de ines Quinteros Orio

A menos de 15 días de la vuelta al ruedo en el torneo de la Primera B Nacional, Rubén Forestello trabaja con la mente puesta en que San Martín pueda acomodarse más cerca de los primeros puestos del certamen.

Durante la primera etapa del torneo, el equipo mostró un rendimiento muy por debajo de lo que en La Ciudadela todos esperaban. Por eso, la dirigencia optó por apurar la salida de Diego Cagna y asegurar la llegada de “Yagui” en su reemplazo.

La falencia más notoria del equipo, durante las primeras 12 fechas, estuvo en ofensiva. Al “Santo” le costó horrores llegar al arco rival, cosa que espera revertir cuanto antes Forestello. “Quiero que el equipo sea protagonista. Vamos a tratar de ser lo más ofensivos posibles, porque tenemos que acortar distancia con los de arriba. Además, este club necesita estar en los primeros planos siempre”, aseguró el entrenador, en diálogo con LG Deportiva.

Y no se quedó sólo en palabras. Desde su llegada, el DT habló con sus jugadores y les hizo saber que quiere un equipo que vaya siempre para adelante. Por eso, modificó nombres y estructura en el equipo. Claro, más allá del cambio de dibujo táctico, su idea es juntar jugadores de buen pie que puedan generar desequilibrio de mitad de cancha hacia adelante.

El nuevo cuerpo técnico apuesta al trabajo para aceitar el modelo de juego a seguir. La idea en mente es simple: jugar con la pelota, generar desequilibrio, atacar por las bandas, poner mucha gente en posición ofensiva y ser punzantes en los últimos metros. “Si lo logramos estaremos más cerca de lastimar a nuestros rivales. Debemos tener funcionamiento para poder conseguirlo”, explicó.

“Yagui” dejó de lado el clásico 4-4-2 durante el proceso de Cagna y dio paso a un 4-1-4-1 bien flexible. De acuerdo a lo que se vio durante los trabajos que el plantel viene realizando, Lucas Bossio será el único volante exclusivamente de marca. Y cuando el equipo tenga la pelota, el entrenador pretende que ese esquema mute en un 4-3-3 mucho más ofensivo. “Más allá de los esquemas, quiero un equipo compenetrado con la idea. Así todo es más fácil”, agregó.

Forestello quiere que sus pupilos lastimen al adversario cada vez que tengan la posición del balón. Según su óptica, de nada sirve tener la pelota si no se piensa en el arco rival, o si no se es agresivo. Por eso, desde que llegó, dejó en claro que quiere un equipo explosivo, picante y rebelde en los metros finales. Pretende que sus laterales pasen con criterio al ataque y que los volantes copen la parada en tres cuartos de cancha.

Quiere un equipo bien vertical, por eso trabaja sobre el gran déficit que tuvo durante la primera mitad. Así, modificó esquema e ideas con tal de lograr que el equipo cambie su imagen y pueda, de una vez por todas, dar el salto de calidad que esperan todos en Bolívar y Pellegrini.

Comentarios