El municipio relevó el 20% de las redes de agua y de cloacas de la ciudad y detectó 259 puntos con pérdidas

Según un informe de la Dirección de Control del Espacio Urbano, hay vecindarios que tienen obstruido el sistema colector en un 90%.

23 Ene 2018
1

ZONA NORTE. En avenida Juan B. Justo al 1.600, un derrame en las cañerías genera que se inunde toda la esquina. la gaceta / foto de franco vera

Según un informe de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, hay zonas de la ciudad que tienen obstruido el sistema colector (cloacas) un 90%. Este es el caso del área sureste, que es considerada como la más crítica.

La dirección de Control del Espacio Urbano realizó un relevamiento del 20% del sistema de distribución de agua potable y de la red cloacal del municipio.

El muestreo arrojó un total de 259 pérdidas “que afectan un radio aproximado de 10 cuadras en su recorrido, lo que hace que la problemática se extienda aproximadamente a 2700 cuadras”, señala parte del informe.


El titular de Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), Fernando Baratelli, afirmó a LA GACETA que ese documento no llegó a sus manos todavía. Sin embargo, reconoció que están trabajando intensamente, sobre todo en el colector sur, y calculó que los arreglos estarán listos en un par de meses, lo que permitirá descomprimir esa área. “Entiendo que son muchos los problemas, pero también estamos reparando todos los días pérdidas”, indicó el ex subsecretario de Obras Públicas de la Provincia.

Actualmente, la SAT tiene una deuda de $ 46 millones con la Caja Popular de Ahorros (CPA). El empréstito fue aprobado el mes pasado, y permitió refinanciar un antiguo pasivo de la Sociedad, además de habilitar un remanente de $ 15 millones para terminar el colector sur. El Poder Ejecutivo, en tanto, ya remitió $ 5 millones. Baratelli aseguró que es mucho el dinero que se necesita para renovar un sistema “vetusto”.

El relevamiento de la capital se realizó en zonas “críticas”, las que llevan más tiempo con pérdidas cloacales y de agua que corren por las calzadas. Se detectaron 60 pérdidas de la Noreste; 109 en la Noroeste; 21 en la Sureste y 69 en la Suroeste. El total: 259 derrames.

En el informe, los técnicos recordaron que son miles los vecinos afectados directamente por la emanación de aguas grises; pero también afecta la circulación vehicular y peatonal. Habla, además, del “deterioro que esto le ocasiona a la infraestructura existente, provocando roturas y hundimientos en las calzadas a lo largo del recorrido de líquidos que también obstaculizan e impiden la ejecución de los trabajos de obras nuevas o de mantenimiento de la infraestructura vial”. El informe fue solicitado por el secretario de Relaciones Institucionales del municipio, José Luis Avignone.

“Situación alarmante”

“Si este muestreo se proyectara al 80% no relevado, se puede observar a las claras que la situación es alarmante y grave, y más grave aún, ya que desde hace años se exponen esta problemática a la SAT y las respuestas son escasas o inexistentes”, señalaron desde la oficina de Control de Espacio Urbano, a cargo de Juan Carlos Estrada. También destacaron los problemas de contaminación derivados de las pérdidas. “No sólo cuando circulan por las calzadas, también cuando desaparecen de vista e ingresan al sistema de desagües pluviales del municipio”, consigna el informe.

Las aguas clocales “viajan” por ramos de desagües pluviales que recorren la ciudad. “Termina afectando a los habitantes de otros sectores más alejados y se prolonga hasta volcar la contaminación al río Salí”, concluye el estudio de la Municipalidad.

comentarios