Por el brote de fiebre amarilla en Brasil, más de 500 personas se vacunaron en menos de seis horas

También, en caso de viajar, se debe usar repelentes y ropa de mangas largas y colores claros.

22 Ene 2018
1

A LA ESPERA. Los centros de vacunación se encuentran desbordados. IMAGEN ENVIADA POR UN LECTOR

Antes de viajar, sobre todo a Brasil, unas 650 personas se acercaron a los vacunatorios públicos de la provincia para consultar sobre la vacuna contra la fiebre amarilla. Más de 500 recibieron la dosis y un centenar no la necesitaron debido al lugar de destino.
El certificado contra fiebre amarilla tiene vigencia después de diez días de aplicada la vacuna porque es el tiempo mínimo y necesario para dar protección al paciente. Si una persona va a un país donde se exige tener esta vacuna, debe saber que si se la colocó ayer, no podrá entrar.
A lugares de Brasil como Río de Janeiro, Búzios, San Pablo, Espíritu Santo, Bahía y Fortaleza se debe ingresar con la vacuna. Sin embargo, para ir a zonas costeras del norte como Maceió, Natal, Recife; algunas del sur como Torres, Florianópolis y Camboriú no es necesario vacunarse”, explicó al respecto el jefe del Programa de Inmunización del PRIS, doctor Ricardo Cortez.
El referente también contó que a cada persona que se acercó a los vacunatorios se le explicó quiénes debían recibir la dosis y quiénes no. “Dependiendo de la edad, el estado de salud y el destino que tendrá en su viaje, se les indicó si era necesario que se coloquen la vacuna”, agregó.
El especialista dijo que la vacuna tiene contraindicaciones porque podría tener efectos adversos: “No vacunamos niños menores de seis meses y personas inmunosuprimidas. Las personas con más de 60 años, que si reciben la vacuna pueden  sufrir una cantidad de efectos adversos posibles. Es importante utilizar repelentes, vestimentas con mangas largas y claras”.
Los viajeros podrán obtener la inmunización en el Vacunatorio de la Familia (avenida Mate de Luna 1935) los lunes, miércoles y viernes, de 7.30 a 13.30,  y en Sanidad de Fronteras (avenida República del Líbano 956) los lunes, miércoles y viernes de 8.30 a 11 de la mañana. No es necesaria ninguna preparación previa a la inoculación.

Antes de viajar, sobre todo a Brasil, unas 650 personas se acercaron a los vacunatorios públicos de la provincia para consultar sobre la vacuna contra la fiebre amarilla. Más de 500 recibieron la dosis y un centenar no la necesitaron debido al lugar de destino.

El certificado contra fiebre amarilla tiene vigencia después de diez días de aplicada la vacuna porque es el tiempo mínimo y necesario para dar protección al paciente. Si una persona va a un país donde se exige tener esta vacuna, debe saber que si se la colocó ayer, no podrá entrar.

A lugares de Brasil como Río de Janeiro, Búzios, San Pablo, Espíritu Santo, Bahía y Fortaleza se debe ingresar con la vacuna. Sin embargo, para ir a zonas costeras del norte como Maceió, Natal, Recife; algunas del sur como Torres, Florianópolis y Camboriú no es necesario vacunarse”, explicó al respecto el jefe del Programa de Inmunización del PRIS, doctor Ricardo Cortez.

El referente también contó que a cada persona que se acercó a los vacunatorios se le explicó quiénes debían recibir la dosis y quiénes no. “Dependiendo de la edad, el estado de salud y el destino que tendrá en su viaje, se les indicó si era necesario que se coloquen la vacuna”, agregó.

El especialista dijo que la vacuna tiene contraindicaciones porque podría tener efectos adversos: “No vacunamos niños menores de seis meses y personas inmunosuprimidas. Las personas con más de 60 años, que si reciben la vacuna pueden  sufrir una cantidad de efectos adversos posibles. Es importante utilizar repelentes, vestimentas con mangas largas y claras”.

Los viajeros podrán obtener la inmunización en el Vacunatorio de la Familia (avenida Mate de Luna 1935) los lunes, miércoles y viernes, de 7.30 a 13.30,  y en Sanidad de Fronteras (avenida República del Líbano 956) los lunes, miércoles y viernes de 8.30 a 11 de la mañana. No es necesaria ninguna preparación previa a la inoculación.

En Esta Nota

Brasil
comentarios