Voto electrónico vs voto tradicional: ¿qué opinan los políticos tucumanos?

Por mandato constitucional, la Provincia debería adaptar su sistema de votación a las nuevas tecnologías; sin embargo, pasaron ya tres elecciones locales sin avances.

21 Ene 2018
1

En Tucumán, de la aplicación del voto electrónico se habla desde poco después de la crisis política de 2001. En aquel entonces, la Junta Electoral Provincial (JEP) realizó una experiencia en Brasil y trajo el entusiasmo a estas tierras. Aunque no logró contagiara la dirigencia política local. Recién en 2006, luego de algunas experiencias estudiantiles en escuelas públicas, colegios privados y centros universitarios, la JEP organizó las primeras pruebas piloto para la elección de convencionales constituyentes del 19 de febrero de ese año, sin carácter vinculante. Quizás por ese empujón, la Convención Constituyente estableció, en la Carta Magna, “el sistema de votación electrónica, cuyas características serán establecidas por ley” (artículo 43). En las disposiciones transitorias se aclaró que el voto electrónico se aplicaría en forma progresiva (“según lo permitan las exigencias técnicas y económicas”, se especificó) y que la ley reglamentaria debería sancionarse antes de que finalizara ese mismo año (artículo 157).

Una docena de años después de aquella etapa de efusividad, la mora constitucional sigue en pie. El uso de un sistema electrónico de votación es materia de polémica: hay quienes lo defienden a rajatabla y quienes lo defenestran con idéntico ahínco. En el medio, la Boleta Electrónica avanza en el país, al punto que en los comicios legislativos del año pasado varias provincias lo utilizaron: Salta, Chaco, Capital Federal y Córdoba, entre otras.

No obstante, su aplicación está estancada por la reticencia de buena parte de la dirigencia justicialista. La Boleta Única Electrónica está dentro del proyecto de reforma política -con media sanción de Diputados desde 2016- que el macrismo intentará reflotar este año, para lo cual necesitará de un acuerdo con los gobernadores peronistas. Entre sus ventajas, según sus defensores, se cuentan el bajo costo de las urnas y la transparencia y la celeridad con la que se conocen los resultados. Entre sus desventajas, según sus detractores, aparece la falta de seguridad sobre el control del acto eleccionario.

Por lo pronto, la dirigencia política local continúa enfrascada en la discusión sobre su conveniencia o no, desoyendo un imperativo constitucional. En la Legislatura, el asunto deberá ser abordado dentro de la Comisión Especial de Reforma Política, que apenas pudo reunirse en tres ocasiones a más de un año y medio de su creación.

Ricardo Bussi

“Un imperativo constitucional”


El concejal de Fuerza Republicana (FR) considera la aplicación del voto electrónico es un “imperativo constitucional” que terminará “de una vez por todas con los fraudes electorales de Tucumán” y “habremos garantizado el respeto hacia la voluntad ciudadana”. Para el edil, el partido político gobernante se opuso “históricamente” a su implementación porque el sistema electoral que le permitió ganar en las urnas “es apto para todo tipo de trampas y anomalías en las elecciones de la provincia”. 

Ramón Santiago Cano

“Más propenso a fallar”


Por un lado, el presidente del bloque oficialista Tucumán Crece en la Legislatura afirmó que no está “muy convencido” de que el voto electrónico garantice la voluntad popular. “El voto en papel o boleta es mucho más efectivo como sistema, más allá de que está en la Constitución provincial”, dijo. El legislador tomó en cuenta la experiencia de otros países como Alemania donde, según explicó, “lo están sacando porque es más propenso a que falle”.  Por otra parte, sostiene que la boleta única es un “gran debate que tenemos que hacernos los tucumanos”. “Acá había boleta única anteriormente. Otros gobiernos -de un signo político distinto al nuestro- lo sacaron porque buscaban el sistema que más los favorezca. Ahí se aplicó la ley de lemas que no dio resultado. En la reforma de 2006 se sacó la ley de lema y se puso la ley de acoples”, relató el legislador. 

Silvia elías de pérez

“Necesario pero insuficiente”


La senadora nacional (UCR-Cambiemos) considera “necesario” avanzar con el mandato constitucional de implementar el voto electrónico pero, según expresó, “no es suficiente”. “La discusión no debe reducirse a implementar o no el voto electrónico; urge discutir la reducción de los acoples, la independencia de la Junta Electoral, la distribución de la pauta publicitaria, entre otros aspectos”, advirtió. La ex legisladora afirmó que está a la espera de que se debatan los proyectos de reforma electoral que envió el bloque de la Unión Cívica Radical a la Legislatura. En paralelo, aguarda que en el Senado, “el kirchnerismo no trabe la discusión de la reforma política nacional”. 

José Orellana

“En vez de atajar hay que hacer un gol”


Para el diputado nacional, la aplicación del voto electrónico le dará “más tranquilidad” y “más claridad” a quienes cuestionan el voto en papel: “al que pierde, al que le falta, al que no le alcanza y tiene el ‘pero’ y se escuda en eso”. “Mi consejo para ellos es que en vez de ponerse a atajar, busquen hacer goles y se van a encontrar con el resultado a favor”, lanzó el ex intendente de Famaillá. Manifestó que está de acuerdo con el empleo del voto electrónico, “lo único que faltó es que se aplique”. A nivel nacional, según enunció, está aprobada en la Cámara de Diputados; en Tucumán, “hay una gran demora”. “Con papel o con voto electrónico, lo mismo, lo que dice es el voto y la voluntad de la gente, que es quien vota”, cerró.

Sandra manzone

“No hay voluntad política de llevar a cabo cambios estructurales importantes”


La concejala (Coalición Cívica ARI- Acuerdo para el Bicentenario) analiza que el “método más adecuado y eficaz” es la boleta única de papel -similar a la de Santa Fe, según mencionó -. No obstante, afirmó que no hay voluntad política de encarar cambios estructurales. “Sea cual fuera la modalidad, creo que hay una mora importante desde la Constitución provincial de 2006 que hablaba claramente de la implementación del voto electrónico”, dijo. La aliada a Cambiemos afirmó que desde el retorno de la democracia “gobierna el peronismo (con excepción de Antonio Bussi)” y que esta modalidad de voto “favorece claramente a un sistema para seguir continuando con el fraude electoral”. 

Christian Rodríguez

“No podemos volver a las elecciones de 2015”


El legislador amayista considera que “el gobierno ya debería haber aplicado el voto electrónico”. Destacó que “no se puede volver a una elección como la de 2015”. En última instancia, según explicó, el análisis debería llevarse a cabo en el marco de la reforma política en la Cámara.

Silvia Rojkés

“El peligro de una elección manipulada”


“Está demostrado que el voto electrónico no da resultado porque vemos cómo se manipula”, dijo la legisladora oficialista. A su parecer, cuando se sancionó la Constitución provincial no se conocía esta forma de emisión del voto ni las demás opciones que hoy existen. “Lo mejor sigue siendo que cada uno ponga su voto”, afirmó. Admitió que posiblemente deba modificarse la “rapidez” para arrojar los resultados. “Se envileció mucho desde la opinión (pública) lo que implican las elecciones en sí, no es solamente el voto electrónico sino es la falta de confianza de lo que elige la gente”, concluyó la ex ministra de Educación de la provincia. 

Pablo Yedlin

“La solución no es el voto electrónico”


Una boleta única, un registro electrónico para un conteo más veloz y transparente más un respaldo en papel. Esta es la alternativa -distinta al sistema electrónico “puro”- que defiende el diputado nacional. “No es la electrónica la que soluciona el tema sino que habría que pensar en un modo combinado con algún un sistema de papel”, afirmó. En Tucumán, “es un mandato constitucional con lo cual no debería discutirse mucho”. Agregó: “lo que la Constitución manda en este sentido -y también lo que la ciudadanía ha pedido al gobierno de la Provincia- es que en las próximas elecciones el sistema de boleta sea más transparente y más eficiente. 

Raúl Albarracín

“La ley está para cumplirse”


El legislador radical admite que hay una “mora legislativa” y que “la ley está para cumplirse”. Para las elecciones de 2019, dijo, ya debería aplicarse el voto electrónico. “Con la boleta unica perfeccionaríamos el sistema y el voto electrónico será complementario”, cerró.  

Agustín Romano Norri

“Lo ideal es el voto electrónico”


El concejal radical expuso que el voto electrónico sería “lo ideal” para generar la transparencia y un “avance” para cumplir con la Constitución. “Es un debate que tendría que estar dentro de la reforma política donde demos todas las herramientas posibles para que cada partido pueda participar sin necesitar una gran estructura en una elección”, destacó. 

Domingo Amaya

“Hay que dejar de dormir la siesta”


“Es más que un voto electrónico, es una urna electrónica que genera seguridad. No es posible que si la Constitución lo ha establecido, no haya comenzado en la provincia de Tucumán”, reprochó el ex intendente capitalino. La reforma electoral, a su juicio, es un paso importante que debe darse para garantizar la “madurez” y la “credibilidad”; y la reforma política, se debe consensuar con los distintos sectores de la sociedad, según explicó. Por último, el secretario de Vivienda de la Nación subrayó: “hay que decir a los políticos que dejen de dormir la siesta y que se pongan a trabajar en lo que verdaderamente le interesa a la sociedad: la transparencia en el proceso electoral”. 

Raúl Pellegrini 

“Fisuras en el sistema electoral actual” 


Para el edil de Cambiemos, el voto electrónico debe ir acompañado de un respaldo en boleta que “permita un doble control y conocer los resultados de una manera mucho más accesible”. Recalcó que el “pico máximo” fueron las elecciones de 2015, que sacaron a la luz las “fisuras” del sistema electoral actual como la “falta de legitimidad” en los resultados. “Está demostrado que en muchos países existe el sistema y no anduvo mal, simplemente hay que tomar los recaudos”, finalizó. 

Mariela Domenichelli

“Hecha la ley, hecha la trampa”


La dirigente del Frente Renovador no está de acuerdo con el voto electrónico ya que “no tiene la seguridad que debería tener, según la experiencia de otras provincias”. Desde su espacio político prefieren la boleta única más que el voto electrónico. “Incluso desde la Multisectorial de Mujeres Políticas exigimos también la reforma política”, finalizó.

Fernando Juri

"Bienvenida sea la transparencia”

El ex vicegobernador afirmó que la reforma política es una “prioridad legislativa” para este año, pero tiene “algunas dudas” respecto del voto electrónico. “Todo lo que tienda a transparentar más las elecciones, bienvenido sea. No nos olvidemos que en grandes países del mundo ha fracasado”, advirtió. Tampoco está de acuerdo con la boleta única. Según expresó, el voto electrónico es “tema de análisis y de debate”.

Regino amado

“Sus pro y sus contras"

“Eso va a ser parte del análisis que debe existir en el seno de la Legislatura que es en donde se va a definir cuál va a ser el sistema que se va a llevar adelante”, afirmó el ministro de Gobierno y Justicia. Tiene puntos a favor, como asegurar un conteo más veloz; pero también puntos en contra, como los “ciberdelitos”. Amado considera que hay tener en cuenta las experiencias de otros países y de algunas provincias, en donde se aplica el voto electrónico.

Punto de vista

Cuestiones más trascendentes

Luis Karamaneff / Politólogo - Máster en Políticas Públicas

En Tucumán, la dirigencia local mantiene una posición defensiva y dependiente de lo que sucede a nivel nacional, por lo que la discusión ahora es si el mecanismo de votación debe ser electrónico o en papel. Lo que parece dado por seguro es que, en cualquiera de los casos, nos dirigimos a un régimen de Boleta Única.

El Tribunal Constitucional Alemán terminó derribando el voto electrónico, en ese país, con este argumento: el ciudadano debe poder controlar los pasos esenciales del acto electoral y la determinación del resultado de manera fiable y sin conocimientos técnicos especiales. En persecución de una supuesta modernidad, muchos parecen olvidarse de tres pilares del sistema democrático, que el voto electrónico pone en duda: 

• Integridad: preservar la integridad del voto significa garantizar que se respeta la voluntad de cada votante, es decir que el sistema no permita cambiar el voto una vez que el votante lo emitió. 

• Auditable: el paso entre la acción del votante y el registro en la base lo hace un programa. El programa lo diseña gente. Muy pocos tienen los conocimientos necesarios para evaluar lo que hace esa gente, por lo que se le quita control al votante sobre su voto. 

• Secreto: el voto electrónico no permite al ciudadano asegurarse, por sus propios medios, de que nadie sabe cómo votó. Como dice Javier Smaldone, el voto electrónico no brinda confianza, la requiere.

En este sentido, cuando una parte importante de los votantes descree de los resultados que producen las elecciones, los dirigentes se ven obligados a dotar de confianza al proceso electoral y promover cambios en sus reglas. Como equilibristas, son los principales interesados en que las modificaciones brinden certidumbre sin que su permanencia se vea amenazada. Por ello, además de discutir sobre si nos “enchufamos” o no, queda avanzar sobre asuntos de mayor importancia para el régimen electoral tucumano: eliminar (o, limitar) el acople y sancionar una ley de paridad. Lo primero porque el acople favorece la atomización del electorado, incrementa la personalización del voto y, como consecuencia, eleva los conflictos por el control del territorio. Lo segundo porque el régimen actual excluye o provoca la autoexclusión de más de la mitad de los habitantes de la provincia (las mujeres), que ven limitadas sus posibilidades de participación en política.

Una vez más, la verdadera disyuntiva a la que nos enfrentamos -los tucumanos- es si nos pensamos a nosotros mismos o solo vamos a reaccionar a señales del puerto.  

Comentarios