Cartas de lectores

20 Ene 2018

Ausencia del estado

La muerte reciente en un natatorio de un niño nos ha conmovido a todos. O, al menos debería ser así, especialmente en aquellos que tienen responsabilidades particulares al ocupar cargos públicos con injerencia directa en la legislación, prevención y control de este tipo de situaciones. Esto, al solo efecto que nunca vuelva a repetirse una muerte tan absurda. Lo que queda muy claro nuevamente, es la ausencia total del Estado. El mismo que recibe a los padres con cámaras y gran difusión para “el chamullo”, como decimos vulgarmente, cuando lo ocurrido es consecuencia de dicho desamparo para los ciudadanos comunes. Políticos y funcionarios tanto provinciales como municipales: ¡trabajen! ¡Sean honestos! Basta de politiquería barata y de jugar a eternizarse en el poder. Que nunca más muera un niño por negligencia o dolo de la polítiquería.

Guillermo E. Bórquez

[email protected]

El “Gordo” Carlos Gardel

Nos acostumbramos al Carlos Gardel de las últimas fotografías, el apolíneo cantante de 76 kilogramos vestido de smoking. Pero no siempre fue así. Más o menos hasta 1921 los retratos lo muestran invariablemente gordo, con sombrero “rancho de paja” o con peinado con raya al medio, como Florencio Sánchez. Gardel luchaba contra la gordura. Cuando el autor teatral Antonio Botta se encontraba en París cubriendo para un diario porteño un campeonato de tenis, fue a saludar a Gardel que actuaba con notable éxito en un cabaret y allí se encontró con un tenista inglés amigo. Botta y Gardel fueron invitados a pasar unos días en la residencia de la madre del inglés, donde se observaba la etiqueta hasta para ir al baño. Ocuparon unas fastuosas habitaciones. La dama de aquel palacete anunció que recibiría a tan ilustres invitados a la hora de la cena, con británica puntualidad y traje de gala. Gardel llegó tarde, vestido así nomás; y con aire campechano se acercó a la dama, omnipotente en la cabecera de la larga mesa, para decirle: “mi simpática señora, le hago una aclaración; yo acepto que el frac es una prenda muy elegante y distinguida, pero la uso solamente cuando canto tangos. Permiso y buen provecho... Acto seguido, se sentó y comió a dos carrillos -con mucho apetito y rápidamente- (H. A. Benedetti, “Las mejores anécdotas del tango”).

Luis Salvador Gallucci

[email protected]

Registro civil de villa luján

En San Miguel de Tucumán, donde se está proyectando realizar una mega obra ideada y dirigida por el mundialmente conocido César Pelli, donde hace pocos años fue inaugurado un nuevo edificio en el que trabajan y descansan nuestros legisladores -sentados en poltronas compradas en España-, el trámite para hacer el DNI de un recién nacido es realmente penoso y lamentable. No se puede comprender que esas criaturas, madres y padres tengan que pasar por tamaño periplo para hacer algo tan simple como reconocer a sus hijos y transformarlos en ciudadanos argentinos de manera oficial. No se si será así en todas las dependencias o sucursales del Registro Civil de Tucumán pero, en el que corresponde a Villa Luján, se puede calificar de vergonzoso. Desde muy temprano, diría que a la madrugada, hay que hacer la “cola” para conseguir uno de los 10 números que se entregan por día. Una vez que se tuvo la suerte de conseguirlo, se debe esperar que comiencen a atender a las 8 de la mañana, todo esto a la intemperie o sea bajo las inclemencias del tiempo. Cuando se logra el ingreso el trámite puede demorar aproximadamente dos horas, hasta que se entrega el papel correspondiente que aún no está completo; falta una firma que se deberá conseguir en otra dirección. Como el periplo dura varias horas, si alguna de las personas allí presentes necesitan un sanitario, simplemente no hay (el existente es para uso del personal) por lo que te indican que debes ir hasta la comisaría. Resulta increíble y provoca una gran impotencia hablar con algún empleado o policía del lugar quienes, ante la queja, responden que cuentan con sólo dos computadoras y no pueden hacer nada más. Hay que agregar que el lugar físico es pequeño e incómodo, lo que empeora la situación. Es muy triste ver tantas personas con niños en sus brazos que deben retirarse por no haber conseguido un número para la atención después de haber llegado desde puntos distantes, algunos quizá por falta de tiempo, otros en la ignorancia y también algunos por fallas ajenas. Quisiera expresarle a las autoridades que se debe dar prioridad a obras urgentes para el bienestar y comodidad del pueblo y de los más desvalidos (niños y ancianos) y dejar lo majestuoso para mejores épocas.

Noemí Barrenechea

[email protected]

Servicio de la SAT

La semana pasada inicié un reclamo por una fuga de agua potable en el caño de plomo conectado a la red principal en la vereda de mi propiedad. Reitero el mismo con el N° 271613, ya que no recibí la atención técnica solicitada. Advertí que tal fuga ha erosionado el contrapiso, con riesgo de derrumbe al peso de una persona. Hoy las veredas son también vía de circulación para las numerosas motos, (desaprensivos y antisociales), que aumenta la posibilidad de tal riesgo. El mal trato personal que sufro hace años por parte de la citada empresa, no se ha modificado. El cambio de nombre/s en su jefatura, no fue significativo. Apréciase ante la queja, un trato displicente y sin compromiso para solucionar problemas como el narrado, pese a que el contribuyente cumple con su cuota, manteniendo un mal servicio de un personal que no siente tal vocación por sus comprovincianos y un sistema cuyo tratamiento vil y crónico, precisa urgentemente un verdadero cambio.

Roberto A. Ahmad

Congreso 320, San Miguel de Tucumán

La calidad de los nuevos billetes

Luego de escuchar diferentes opiniones sobre los nuevos billetes de papel moneda, puedo coincidir en criticar la falta de creatividad en el diseño gráfico y la baja calidad en la impresión, especialmente en los de $10 y $ 20, con excepción del billete de $ 500 cuyo diseño resulta más agradable. De todos modos, no deja de llamar la atención el interés del Gobierno por hacer desaparecer figuras de próceres, cuyo protagonismo en la historia del país no puede negarse. Esta política de desfigurar la historia con relatos inventados para denostar a importantes personajes que fueron protagonistas en los primeros intentos por formar una república, ha sido un objetivo persistente también del anterior gobierno. Otra prueba de esa aberrante complicidad se extendió a cada ciudad o localidad, donde muchas calles, plazas y centros cívicos cambiaron el nombre de los próceres por el del ex presidente Kirchner. Este es un tema grosero pendiente de resolver. Volviendo al tema de los billetes, considero que aun mejorando la calidad de la impresión, el hecho de cambiar próceres por animales continúa con el objetivo de que en el corto plazo, perdamos toda referencia con nuestro pasado histórico. Hoy está de moda denostar a Sarmiento, Roca, Urquiza, Alberdi, Belgrano, San Martín y algunos otros. Por lo tanto, si esta política persiste, con el correr del tiempo no sabremos ni quienes somos ni de dónde venimos. Ante lo que sería una gran insensatez, y con el objeto de mejorar mi humor para bajar el nivel de estrés, se me ocurre pensar en C. G. Jung, y suponer que el diseño de estos billetes con figuras de animales, “son irrupciones del inconsciente colectivo” que, con este acto fallido, trata de advertirnos sobre el evidente deterioro del estado político de la sociedad actual.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]

Los túneles no se transfirieron

En varias oportunidades la ciudadanía se pregunta por qué están en este estado los túneles que cruzan por calles Mendoza y Córdoba y que comunican con Marco Avellaneda y Suipacha. Para evitar equívocos, cabe señalar que los túneles no fueron aún transferidos a la órbita municipal, más allá de intentos de ambas partes para lograr este fin. Es decir que la responsabilidad de esa obra, como así todo lo que acontece en ese sector -salvo los semáforos- están a cargo del Gobierno provincial. En cuanto al parquizado exterior, por disposición de la intendencia se está trasladando y volcando volúmenes de tierra para nivelar la zona adyacente para poder parquizarlo. La aclaración es para eximir de responsabilidades al municipio ante cualquier accidente tanto interior como externo. En los últimos tres meses del año pasado, se le hizo notar a la Secretaría de Obras Públicas de la Provincia que debían solicitar la colaboración policial para evitar el avance de los robos de las instalaciones eléctricas externas, y también que debían realizar tareas de prevención con presencia de agentes en ambos extremos de los túneles, para evitar que en la noche los delincuentes detengan los rodados en medio del cruce subterráneo.

José Luis Avignone

Secretaría de Relaciones Institucionales, Municipalidad de San Miguel de Tucumán

Trámite del carnet de manejo

El día 12 de este mes me publicaron una carta referida al trámite para lograr la renovación de mi carnet de manejo en la Dirección de Tránsito Municipal. En ella manifestaba mi desacuerdo ante la exigencia del médico que me atendió, de un certificado médico dado que en la Declaración Jurada había declarado que “tomo Corbis 2,5”, un remedio para prevenir cualquier eventualidad en el sistema vascular. La cardióloga que me atiende por PAMI está de vacaciones. Tuve que requerir al médico de cabecera para lograr ese instrumento. Inconvenientes tras inconvenientes. Traslados, esperas, etcétera. Hoy, 19 de Enero, regresé a la Dirección de Tránsito munido de ese certificado que me expidió diligentemente el médico de cabecera del PAMI, que es quien conoce verdaderamente el estado de salud de sus pacientes. Me atendió el mismo profesional (no recuerdo su doble apellido), me explicó acerca del tema de la seguridad vial que pretende nuestra Municipalidad, para mejorar y asegurar el tránsito vehicular en la provincia y las implicancias que puede tener un deterioro en el sistema vascular de una persona. Este profesional me atendió en forma muy caballeresca, cosa que deseo reconocer públicamente. Me expresó que si el próximo año necesito una nueva renovación del carnet, vaya provisto de dicho certificado, situación esta que servirá para muchos que tienen un problema de salud similar al mío. Le expresé que el tema de la Declaración Jurada es relativa, pero ahí quedó la cosa. Hice hincapié en el desastre vehicular que producen los motociclistas, con víctimas fatales todos los días. A ellos no se les exige que usen lo que llevan puesto bajo el casco, para trasladarse en sus vehículos por la ciudad. Todo lo demás en la Dirección de Tránsito, impecable. Agradezco a mi médico de cabecera, al profesional antes citado y al diario por la publicación.

Hugo César Navarro

Avenida Francisco de Aguirre 1.582, San Miguel de Tucumán

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios