Según expertos, el PEN se endeuda a tasas bajas

Aunque son tasas más altas que las conseguidas por otros países de la región, economistas creen que marcan un avance para la Argentina. Títulos a cinco, a 10 y a 30 años. El Gobierno nacional logró colocar en el mercado tres bonos por 9.000 millones de dólares, con intereses que van desde el 4,6% al 6,95%.

06 Ene 2018

BUENOS AIRES.- Distintos economistas elogiaron las tasas conseguidas por el Gobierno de la Nación en la emisión de tres bonos por 9.000 millones de dólares, y estimaron que el impacto en la evolución del dólar será que la divisa estadounidense tenga una tendencia descendente.

Fausto Spotorno, del estudio Orlando Ferreres y Asociados, dijo que el nivel de tasas obtenido, de entre 4,6% y 6,95% por títulos a cinco, 10 y 30 años, “es bastante bueno, sobre todo las cortas”.

“Si bien son tasas más altas que las del resto de la región, para nosotros es un buen dato”, opinó Spotorno.

Respecto del impacto en la cotización del dólar, dijo que la divisa estadounidense “tiende a bajar. Si se colocan pesos van a ingresar divisas. El mercado va a tender a corregir el dólar a la baja”.

En cuanto al mercado de bonos, Spotorno consideró dijo que “el mercado secundario se va a ajustar a estas tasas”.

Por su parte, Gabriel Zelpo, director de la consultora Elypsis, precisó que las tasas conseguidas fueron “considerablemente buenas, en relación a lo que se puede esperar en un momento de suba a nivel global”.

Sobre el impacto en los mercados, explicó que esta colocación de deuda “marca que el Gobierno puede seguir financiándose afuera en forma relativamente exitosa, y su programa de financiamiento es probable que sea cumplido de forma exitosa”.

Además, Zelpo estimó que “el dólar subirá menos que la inflación, por la liquidez a nivel global que quiere financiar al déficit argentino”.

En tanto, la economista jefe de la Fundación Capital, Irina Moroni, consideró que “las autoridades mostraron buen timing (el momento adecuado). Continúa el interés en los títulos argentinos, consiguiendo una destacada baja en las tasas”.

Agregó que “las necesidades de financiamiento nacional y provincial, más las emisiones de deuda de privados, presionan sobre el tipo de cambio hacia una apreciación real gradual. Habrá que ver cómo influye también esta colocación luego en la emisión monetaria, y los esfuerzos de absorción que deberá hacer el Banco Central”.

A su turno, Alfredo Gutiérrez Girault, economista jefe del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) sostuvo que el nivel de tasas alcanzado es “razonable” si se lo vincula con “el rendimiento de bonos del Tesoro de los EEUU y la prima de riesgo país de la Argentina”.

Sobre el impacto del lanzamiento de deuda realizado el jueves por el Ministerio de Finanzas, Gutiérrez Girault estimó que el ministro Luis Caputo “copió la estrategia del año 2016, de asegurarse parte importante del financiamiento del año”.

“El impacto será bueno ya que se asegura fondos con tiempo de anticipación, en un contexto de posible alza de tasas de referencia en los EE.UU”, concluyó el economista jefe del IAEF.

Del total de bonos colocados el jueves, 1.750 millones de dólares correspondieron a los títulos a cinco años de vencimiento con una tasa de 4,625% anual.

En tanto, con el bono a 10 años se obtuvieron 4.250 millones de dólares, con un rendimiento de 6% anual. Por último, a través del título a 30 año de plazo se tomaron 3.000 millones de dólares, con un rendimiento de 6,95%.

“Estas tasas son las más bajas de la historia para Argentina para emisiones en dólares en el mercado internacional, y representan una baja de 100 puntos básicos en relación a las tasas pagadas en la emisión de bonos similares concretada en enero 2017”, había destacado el Ministerio de Finanzas a través de un comunicado de prensa difundido el jueves.

La demanda por los bonos argentinos totalizó 21.400 millones de dólares, lo que superó en 2,4 veces el monto final colocado. Las ofertas fueron realizadas por más de 450 inversores de Estados Unidos (46% del total), Europa (35%), Asia (11%) y otras regiones (8%).

La colocación estuvo a cargo del Citigroup, Deutsche Bank Securities, HSBC, BBVA y Santander.

La decisión de concretar el endeudamiento buscó aprovechar la quietud en el mercado luego de las fiestas de Navidad y Año Nuevo y aprovechando que la Reserva Federal de los Estados Unidos no volvió a retocar sus tasas, lo que afectaría a países emergentes como la Argentina.

El ministro Caputo dijo: “estamos muy satisfechos con esta nueva emisión, ya que logramos, una vez más, bajar significativamente nuestro costo de financiamiento”. “Esto demuestra que los inversores ven con mayor entusiasmo y confianza la situación económica y política del país”, subrayó el ministro. Este financiamiento cubre aproximadamente una tercera parte de las necesidades previstas para el 2018 por el Estado nacional, de U$S 30.000 millones. En 2019, bajará a U$S 26.100 millones, en base a las proyecciones de financiamiento relacionadas con la necesidad de cubrir el déficit fiscal. (Télam/Especial)

En Esta Nota

Luis Caputo
Comentarios