Los numerosos beneficios que brinda la bicicleta

04 Ene 2018

En varios lugares del mundo, les viene ganando desde hace mucho tiempo la pulseada a los automóviles por los múltiples beneficios que proporciona no solo a la salud sino también en lo que hace a la calidad vial de las ciudades. “Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera, sin pensar en nada más”, afirmaba Arthur Conan Doyle.

Pedalear 60 kilómetros por semana ayuda a mantenerse saludable; quien va al trabajo en bicicleta tiene un riesgo inferior al 45% de padecer un tumor y del 46% de tener una enfermedad cardíaca, en relación con aquel que emplea el automóvil o medios de transporte públicos. Para quien, en cambio, se moviliza a pie se observó un riesgo menor al 27% de tener un problema cardíaco, en relación con quienes circulan en vehículo. Estas observaciones pueden leerse en el informe de la Universidad de Glasgow, publicado por el British Medical Journal el año pasado.

“No me asombró el hecho de que una buena parte de los japoneses se muevan en bicicleta, sino que lo hizo el ver que todos llegaban a su lugar de destino, estacionaban su bicicleta y se marchaban tranquilamente, sin asegurarla de ninguna manera. Uno encuentra miles de bicicletas protegidas simplemente por la confianza puesta en los otros”, escribió el politólogo Leonardo Núñez González en el diario La Razón de México.

Desde la década de 1990, se viene proponiendo en Tucumán el uso de la bicicleta. Casi 20 años después, en diciembre de 2015, la Municipalidad capitalina inauguró la primera ciclovía, de casi dos kilómetros de extensión, que recorre la avenida América, entre Belgrano e Isabel La Católica. Pero no hubo otro intento se continuar con la saludable iniciativa. En octubre pasado, un empresario local echó a rodar el proyecto “El prestario”: puso a disposición de los interesados bicicletas para que pudieran desplazarse para realizar diversas actividades, desde hacer trámites a pasear. El objetivo era concientizar a los tucumanos sobre los beneficios de usar este rodado.

El tránsito es cada vez más caótico en San Miguel de Tucumán, especialmente en el centro, y si se efectuara el tan esperado y anunciado reordenamiento debería pensarse en promover la práctica de este rodado y desalentar la circulación de los automóviles. Pero para ello, la ciudad debe crear las condiciones necesarias, por ejemplo, diseñando ciclovías. Debería elaborarse una legislación específica. Hace unas décadas, existía un registro municipal de propietarios de bicicletas y se patentaba el vehículo. En otras ciudades, el empleo del casco en los ciclistas es obligatorio, claro que en nuestro caso podría ser una broma, porque en tantos años no se ha podido conseguir que los motociclistas lo usaran, pese a que la norma así lo establece. Debería diseñarse una política al respecto que conjugue el tránsito con la salud y la seguridad.

Cuando no se puede cambiar un mal hábito de la sociedad, la clase dirigente se justifica diciendo que es una “cuestión cultural” y todo sigue igual. Esta actitud cómoda desnuda una incapacidad para pensar en nuevas estrategias relacionadas con la educación y el control para transformar la realidad. Alguien afirmaba que la bicicleta es una solución sencilla para algunos de los problemas más complicados que tiene el mundo.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios