“Cagna no tenía la cabeza en San Martín y eso generó desunión”

30 Dic 2017
1

OTROS TIEMPOS. El ex DT y Sagra. la gaceta / foto de Antonio Ferroni (archivo)

A pocos días de la salida de Diego Cagna, la “bomba” de que el ex entrenador “santo” quería llevarse a Claudio Bieler a Bucaramanga, sacudió los cimientos en La Ciudadela.

Eso fue un cimbronazo para directiva, teniendo en cuenta que la partida del entrenador había sido en buenos términos. Sin embargo, esa “jugada” no cayó nada bien en Bolívar y Pellegrini.

Con el equipo en la mitad del camino en lo que a torneo se refiere y con el objetivo de luchar por uno de los ascensos, la actitud de Cagna de querer desarmar el plantel pegó fuerte en la directiva.

Para colmo, en las últimas horas, Cagna y Bucaramanga vinieron a la carga por otro jugador de San Martín. Si bien no trascendió el nombre, se supo que el propio futbolista se lo comunicó al presidente Roberto Sagra.

Esa fue la gota que colmó la paciencia del mandamás “santo”, que ante la consulta de LG Deportiva, decidió salir a aclarar todos los puntos. “En la última parte del torneo, Cagna ya no tenía la cabeza puesta en San Martín. Eso nos generó una desunión en el grupo, que a mi criterio se vio plasmada en la cancha. Cómo puede ser que previo al partido con Gimnasia de Jujuy, ya anunciaban su llegada al Bucamaranga”, se preguntó Sagra dejando en claro su enojo. “En su momento no quise decir nada respetando su partida y su trayectoria en el club, pero cuando me dijo que se quería llevar otro jugador que tiene contrato con San Martín, se terminó mi paciencia. Esta misma situación ya la había generado mientras estaba acá; lo cual nos trajo problemas en el plantel”, agregó.

La idea de Sagra y de sus compañeros de directiva es no desarmar el plantel de cara la última parte del torneo. Por el contrario, sumaron a Damián Arce y están tras los pasos del otro jugador que pidió el nuevo entrenador, Rubén Forestello, antes de irse de vacaciones, con la intención que el “Santo” sea protagonista del certamen hasta las últimas jornadas. “A Cagna le respondí en forma negativa, ya que la prioridad, para todos los que integramos la directiva, no es económica, sino deportiva. No tengo problemas en que se me responsabilice de situaciones. Siempre me hago cargo de los errores, pero siempre busco lo mejor para el club”, remató el presidente. Y fue más allá: “no voy a permitir ninguna situación que considere una falta de respeto hacia la institución, a los socios y a los hinchas. Les garantizo mi máximo esfuerzo para conseguir el ansiado ascenso a Primera, que merece nuestra hinchada”, concluyó.

Comentarios