Cartas de lectores

30 Dic 2017
1

Factura de luz

En noviembre pasado la prensa local informó que “La electricidad subirá un 40% en Tucumán”, debido a incrementos dispuestos por el Gobierno nacional. Por otro lado, en septiembre de 2017, el gobernador Manzur anunciaba que había dispuesto “no aceptar la suba de costos propuestos por EDET en un 16,74%”. Analicemos ambos casos. La factura eléctrica tucumana actual, exceptuando los impuestos que la graven, está compuesta por dos ítems: la energía y el transporte, cuya incidencia promedio es del 30% del costo-servicio, y por el “Valor Agregado de la Distribuidora” (VAD), cuya incidencia promedio es del 70% del costo cobrado. La resolución del Gobierno nacional para el incremento del 40% se aplica exclusivamente a la energía y el transporte, y está fraccionada en un 25% aplicable en diciembre de 2017 y un 15% aplicable en febrero de 2018. En consecuencia, el 25% sobre el 30% significa el 7,5% sobre la factura para el consumo de diciembre de 2017-enero de 2018, y el 15% sobre el 40% significa el 6% para el consumo de febrero de 2018. En realidad, el aumento total correspondiente al Gobierno nacional (Energía y Transporte) será del 13,5%. Respecto del pedido de EDET de aumentar el valor de sus costos (VAD), el Ersept en su resolución 1.093 del 15/12/2017 manifiesta que el cálculo del 16,74% de incremento está equivocado por unas pocas décimas, y que por este motivo rechaza la solicitud y no otorga la suba de precios solicitada a partir de diciembre de 2017. No obstante, en la misma resolución 1.093, en otro artículo, aprueba con “vigencia y aplicación a partir del 1 de febrero de 2018” la suba correcta del VAD (casi igual a la solicitada) del costo de EDET para ser facturado a los usuarios el año próximo. Conclusión final: hasta febrero de 2018 la electricidad no subirá el 40% en Tucumán, solo aproximadamente el 13,5%, ni tampoco seguirá costando igual por mucho tiempo, pues EDET la subirá más adelante. Como puede observarse, los números y las argucias políticas ocultan realidades que el ciudadano común no puede ver y deforman su opinión según el manejo dado.

Raúl Santiago J. Giménez Lascano


La realidad de la educación

Lamento ser irónico con mi siguiente relato, obviamente exagerado, pero, a través de él quiero desnudar una realidad lacerante en la educación argentina. Se trata de la falta de unidad, cooperación y compromiso que reina en las escuelas entre el personal docente, donde divisiones y sectarismos internos de distintos tipos, afectan la concreción de los objetivos que anualmente se proponen con las mejores intenciones. El mencionado relato, dice: “Y el día del acto de fin de clases, una señora tomó imprevistamente el micrófono y comenzó a agradecer a todas las maestras y a la directora, el hecho de haberle brindado durante todo el año un clima familiar a su hijo. Decía esto la pobre mujer, sin advertir que una de las maestras tenía un ojo morado; otra, la boca hinchada; una rengueaba por un palazo recibido; otra tenía todavía un mechón de cabellos de su compañera en la mano; y la directora tenía en la espalda un cuchillo clavado” (Libro “Haciendo jueguitos”). De más está decir que, si en cada escuela no se conforma un grupo de trabajo sólido y hermanado, con las mismas ganas e intenciones de alcanzar los fines propuestos, inútil será aportar hasta las más brillantes ideas para el necesario perfeccionamiento de la educación.

Daniel E. Chávez

Pasaje Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucumán


Falta “instrucción cívica”

Tiempo atrás, cuando la educación era otra, existía una asignatura denominada Instrucción Cívica; con una carga semanal de tres horas, se la dictaba en 5º año en el bachillerato y en 3º año del perito mercantil. Esta materia brindaba una formación integral sobre la organización política y jurídica del país. Casi todos los textos sobre la materia ilustraban honrosamente sus tapas con la foto del Congreso de la Nación, institución magna de la vida democrática. Hasta en 1986 una banda de rock nacional adoptó por nombre “Instrucción Cívica”, conocida ella por su clásico tema musical (Obediencia Debida); todo ello en el contexto del retorno a la democracia. Este año 2017 finalizó teniendo al Congreso como triste protagonista de una realidad política penosa, para nosotros; decadente para el mundo. Las últimas sesiones en Diputados lo convirtieron en un circo romano; un varieté que permitió por ejemplo, al diputado Iglesias burlarse del Frente Renovador llamándolo Frente Reciclador. Pero la Cámara Baja evidenció también violencia interna con las agresiones físicas entre su presidente y un diputado de la oposición. Violencia que también se generó en las afueras del recinto, convirtiendo a la calle en un campo de batalla entre manifestantes enojados y uniformados, pero al fin compatriotas. En este marco de agresividad, cobardemente dos diputadas fueron agredidas por fuerzas de seguridad nacional. Cuestión aparte fue la actuación de Carrió, otrora líder mística del país, devenida ahora en apóstata del plan económico de Cambiemos contra los haberes jubilatorios. Fuimos contemporáneos de un Congreso que sesionó en un clima de caos y malestar social; pero a sabiendas que la caprichosa ley de reforma previsional debía sancionarse, sí o sí; en una atmósfera de sospechas de aprietes a gobernadores y falta de sentido social. Por su parte, en Senadores se adoptó la modalidad de sancionar en forma súper exprés paquetes de leyes de gran importancia como la reforma tributaria o la ley de presupuesto. La teoría de la representación política, que se enseñó en Instrucción Cívica, y citada por la ex presidenta, está en crisis. Se naturalizó la mentira en campaña electoral o el “desguazar” ideológicamente un partido político. Sino, cómo se entiende que existan radicales que no tutelen a la clase media, o que haya peronistas que voten normas neoliberales contrarias a toda justicia social. Creo que resultaría sano para la República que los diputados y senadores antes de jurar por Dios y la Patria, tuvieran la obligación de leer con convicción un libro de Instrucción Cívica, para luego representar dignamente al electorado que los votó.

Mario A. Villafañe

Avenida Silvano Bores 100

San Miguel de Tucumán


La desatención en El Cadillal

Nuevamente acudo a este espacio para decir lo cansado que me tiene la poca importancia que le dan algunos encargados de turismo o el delegado comunal a las necesidades en la Villa de El Cadillal. Ya comenzó el verano y este lugar sigue igual como hace 10 años, que son los que vivo acá. Hace más de un año que la plaza que se encuentra a menos de media cuadra de la comuna esta sin luz. Esto posibilita que a la noche se junte gente del lugar a tomar bebidas alcohólicas y quizá a drogarse. Al ver la inacción en cuanto a la reparación de las farolas, compré por iniciativa propia todos los elementos para poder ponerlas en funcionamiento. Y una vez más, le aporté a la comuna esos elementos a cambio de la mano de obra para la reparación. Esto último nunca ocurrió. Este es uno de los ejemplos de la manera que se trata a este lugar. Hay abundante maleza, basura, descuido, luces prendidas hace más de un año, y otras desatenciones más. Espero que algún día me escuchen y sirva ,i pequeño aporte para este hermoso lugar, casi abandonado por las autoridades.

Norberto E. Sicardi

[email protected]


Las medidas del gobierno de Macri

Con mucho respeto me quiero referir a las últimas medidas del gobierno del presidente Macri. Trato de hacer una síntesis de lo que viene pasando a los argentinos en los últimos dos años. Con este Gobierno tenemos el caso del nuevo régimen previsional, que es un saqueo al pueblo. Lo que más duele es que Macri compró voluntades para afectar a los jubilados y trabajadores. Pero lo que hicieron los senadores nacionales, levantar la mano sin debatir el proyecto de reforma laboral, fue una traición al pueblo que los votó. Y al respecto, el pueblo tiene que madurar con este hecho. La Constitución es sagrada y fue violada. No les importó la opinión del pueblo. Ah, y murió Griesa. El juez que puso a nuestro país de rodillas con el tema de la deuda a los fondos buitre, el que violó nuestra soberanía y gracias a esa deuda armaron el presupuesto que también aprobó el Congreso, en base a las pautas del capitalismo mundial y del FMI. Pregunto: ¿en otros países hubieran permitido a los buitres violar sus soberanías, a través de sus parlamentos? Cambiemos nos mintió en campaña y ahora.

Antonio Galíndez

Santa Fe 1.718

San Miguel de Tucumán


“Los 80” de los legisladores

LA GACETA, a raíz de una afirmación del Presidente Macri, publicó recientemente un editorial sobre el “misterio” del número de empleados designados en la Legislatura, conteniendo sensatas reflexiones sobre las que quiero ahondar. El vicegobernador y varios legisladores públicamente desmintieron la afirmación presidencial sobre la existencia de “unos 80 empleados por legislador” en Tucumán, pero ninguno de ellos dio precisiones sobre este tema tan delicado. Los tucumanos soportamos una presión impositiva récord a nivel nacional y tenemos todo el derecho de saber cómo se utilizan y aplican los dineros públicos. Conforme a la reforma constitucional de 1990, convalidada y profundizada en esta temática por la reforma alperovichista del 2006, la Legislatura unicameral es presidida, gobernada y administrada por el vicegobernador, el “compañero de fórmula” del gobernador de turno, electo conjuntamente con el titular del Ejecutivo. Entre sus facultades constitucionales exclusivas, está la de “nombrar los empleados que sean necesarios, fijar sus remuneraciones y proveer a las necesidades funcionales del Poder Legislativo”. El derecho de acceso a la información publica no está regulado en Tucumán. El oficialismo se niega sistemáticamente a reglamentarlo por ley como ocurre a nivel nacional. Sin embargo, está vigente y es directamente operativo el “Derecho de Petición”, configurado en el artículo XXIV de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre”, que ostenta jerarquía constitucional en el artículo 75, inciso 22 de la Constitución, por el cual “toda persona tiene derecho de presentar peticiones respetuosas a cualquier autoridad competente, por motivos de interés general o particular, y el de obtener pronta resolución”. Por su parte, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que vale como la Constitución, establece en su artículo 13 el derecho a la libertad de expresión, integrando el mismo el derecho de acceso a la información pública. La Corte IDH sentó claros precedentes jurisprudenciales sobre la vigencia del derecho de acceso a la información pública en los casos “Claude Reyes, Marcel y otros c.Chile” y “Gomes Lund y otros c.Brasil”. Pueden invocarse estos precedentes y mecanismos de petición e información, a fines de que el vicegobernador informe por Internet los datos personales y remuneraciones de los empleados temporarios nombrados para cada bloque legislativo, por el período 1991 hasta el presente. Será una información sustancial para evaluar nuestra opción político-electoral en 2019.

Luis Iriarte

[email protected]

Comentarios