Juntos, pero separados

28 Dic 2017 Por Juan Manuel Asis

Anoche, en Trancas, sorpresivamente, se vio caminando juntos a Jaldo y a Alperovich, visitando a vecinos y a dirigentes peronistas de la zona ... que la inocencia les valga. Esa foto, por ahora, es imposible, porque existe tensión y distancia política entre ellos, aunque hay alguien que los arrima y los ubica en la misma órbita de poder: Manzur, el equidistante. O el equilibrista. El gobernador se mantiene fiel a su estilo; no muestra las cartas, ni siquiera un guiño de truco.

Por eso, el agudizado oído político de algunos dirigentes peronistas está presto a cualquier mínima palabra o a un concepto del mandatario para descifrar hasta las posibles entrelíneas de eventuales mensajes codificados. Como, por ejemplo, su discurso de ayer en el Salón Blanco: no tengo dudas de que lo que queda de mandato vamos a seguir estando juntos, a la par. Manzur se refería Jaldo. ¿Sólo hasta el final de este mandato?, ¿y después qué, entonces? Preguntas que asaltaron los cerebros de muchos. Hubo varias respuestas a una rápida consulta de salón: puso tope; dijo que seguirán trabajando juntos; fueron dos de las reacciones. Siempre mirando el vaso medio vacío, achicá el vaso; fue la más ingeniosa, entre segundos de desconcierto.

Este tipo de descodificaciones en el oficialismo tiene un sentido: saber si la sociedad Manzur-Jaldo está sólida o lo no suficientemente consolidada como para que Alperovich la quiebre. Parece una ironía: van juntos, pero separados (¿quién con quién?). En el peronismo escuchan a unos, pero siguen los movimientos del senador, que se muestra activo en Twitter mostrando fotos con quienes sí puede sacárselas: Scioli, Massa o Pichetto. Es una forma de decir que sigue vivo, y que lo miren. Otros, en cambio, observan nerviosismo en Alperovich, cierta inquietud por no quedar afuera del cuadro. Su disputa es únicamente con Jaldo. La foto de ambos, por ahora, no es posible.

Esto último dependerá en gran parte de Manzur, el equidistante, o el equilibrista. El gobernador no quedó al margen de nuestra rápida consulta sobre qué quiso decir con “lo que queda de mandato”: es lo que nos autorizó la gente, después veremos cómo sigue; contestó sonriendo. Hábil; o fiel a su estilo.

To be continued ...

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios