A modo de queja, el alfarismo falta a las comisiones

La oposición se quedó con los grupos clave

27 Dic 2017

La pelea política en el Concejo de San Miguel de Tucumán se trasladó a las comisiones: los ocho concejales del interbloque Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos, aliados al intendente Germán Alfaro, dejaron de asistir a los grupos de trabajo y aseguraron que mantendrán la postura hasta que no se modifique la integración de las comisiones. La protesta fue duramente criticada desde el peronismo y el bussismo, las bancadas opositoras a la Intendencia.

“Tomamos la decisión política de no legitimar la conformación de las comisiones, realizada de una manera totalmente autoritaria. No sólo por el número de integrantes de nuestro espacio, sino porque ignoraron las definiciones de bloque sobre qué concejal ocuparía cada grupo”, cuestionó Agustín Romano Norri, presidente del interbloque Acuerdo para el Bicentenario (ApB)-Cambiemos.

El Concejo está integrado por 18 concejales, que trabajan en ocho comisiones permanentes. El reparto de escaños beneficia con la mayoría a la oposición, que suma 10 votos: Tucumán Crece-PJ tiene siete concejales, Fuerza Republicana dos y Restauración Peronista, uno. El alfarismo suma ocho voluntades en el interbloque ApB-Cambiemos.

La disputa comenzó con el recambio presidencial: con la asunción de Armando Cortalezzi (PJ), los opositores le arrebataron la conducción el cuerpo vecinal a los aliados de Alfaro. A las dos semanas, este modificó la integración de todas las comisiones. El ApB-Cambiemos presidió cinco comisiones entre 2015 y 2017: Hacienda, Peticiones, Obras Públicas, Transporte y Planeamiento Urbano. Tucumán Crece presidía tres: Moralidad, Salud y Hotelería y Turismo. Con la asunción de Cortalezzi, el peronismo preside Hacienda, Obras Públicas, Transporte y Planeamiento. El bussismo tiene la presidencia de Peticiones y el macrismo pasó a encabezar Moralidad, Hotelería y Turismo y Salud.

“Nadie nos va a llevar de prepo. Volveremos a las comisiones cuando veamos que esté representada la voluntad popular. Ya demostramos una vez que no nos lleva nadie de las narices”, continuó Romano Norri.

“La semana pasada fue la segunda vez consecutiva que los concejales de Cambiemos no asistieron a las comisiones de trabajo. Si a eso le sumamos que no asistieron a las últimas dos sesiones, todo hace pensar que estarían por donar sus sueldos. Lo contrario significaría cobrar sin haber prestado colaboración alguna a la sociedad que los sostiene con sus impuestos”, cruzó Ricardo Bussi. Recordó que fue una votación del cuerpo la que definió que el presidente Cortalezzi conformaría las comisiones. “Que no busquen excusas absurdas. El caso paradigmático de esto lo corporiza la concejal Sandra Manzone. Luego de reclamar como adolescente integrar Peticiones y Poderes, provocando una resolución rectificatoria para ocupar el lugar del radical Roque Mendía, faltó a la comisión de modo injustificado”, chicaneó el ex legislador.

“Tenemos la responsabilidad de gobierno, somos ocho concejales y no presidimos ninguna comisión de peso. Al menos deberíamos tener dos: Peticiones y Hacienda. Lo que no me cierra es a quién responde Bussi, a sus votantes o a Tucumán Crece. Porque con dos concejales tienen la presidencia de Peticiones y nosotros con ocho no. ¿Será parte del arreglo por haber votado a Cortalezzi en la presidencia?”, ironizó Romano Norri.

David Mizrahi, presidente de la bancada Tucumán Crece, defendió la conformación de las comisiones y recordó que, cuando no tenían la presidencia, también reclamaron por la integración de los grupos pero que nunca dejaron de asistir.

Comentarios