Alberto Lebbos tuvo que retirarse de la audiencia preparatoria por pedido de uno de los defensores

“Lo que menos quiero son interrupciones”. Los jueces de la Sala III convocaron a las partes para definir días y horarios en los que se realizará el debate que comienza el 6 de febrero. Hay 270 testigos.

27 Dic 2017
1

PUERTAS CERRADAS. El tribunal permitió que la prensa tomara imágenes, pero no que permanecieran en la sala.

El Tribunal no quiere dejar ningún detalle al azar. Por eso, convocó ayer a todas las partes que participarán del juicio por el encubrimiento y crimen de Paulina Alejandra Lebbos a una audiencia para definir los criterios a seguir en los aspectos relacionados con la organización del proceso. Por ejemplo, cuáles serán los días de la semana y los horarios en los que se desarrollarán las audiencias, además de la modalidad que se usará para que declaren los testigos. La convocatoria se concretó a las 9, en una de las salas de juicio del primer piso de los tribunales penales de avenida Sarmiento al 400.

“Todos los colegas compartimos que no será materialmente posible estar abocados de lunes a viernes a jornada completa. Eso nos estaría coartando nuestro derecho profesional”, explicó a LA GACETA Gustavo Carlino, representante legal del ex comisario Nicolás Barrera, quien era subjefe de la Policía cuando se produjo el asesinato de la estudiante de Ciencias de la Comunicación.

La Sala III está compuesta por los camaristas Dante Ibáñez, Carlos Caramuti y Rafael Macoritto. Fuentes judiciales señalaron que Ibáñez no pudo asistir a la audiencia de ayer, por lo que no se pudieron definir los días ni los horario en los que se desarrollará el debate que comenzará el 6 de febrero próximo. Una de las opciones planteadas por los abogados fue que se desarrolle todos los martes y miércoles, desde las 8 hasta las 20.

Se trató de una audiencia que estaba destinada exclusivamente para los profesionales. Con respecto a los imputados, solamente participó Eduardo Di Lella (era secretario de Seguridad cuando ocurrió el caso), quien se presentó ante la ausencia de su representante legal.

Alberto Lebbos, padre de Paulina, concurrió a la audiencia, pero tuvo que retirarse por un planteo de oposición presentado por Carlino. “Es un proceso que ya lleva 12 años, lo que menos quiero son más interrupciones”, manifestó al ser consultado por este medio.

Lebbos también se refirió a la negativa del ex gobernador José Alperovich de presentarse en la sala de juicio a declarar como testigo, amparándose en su condición de senador. “Es una muestra contundente de su responsabilidad como autor ideológico del encubrimiento del crimen de Paulina”, manifestó Lebbos.

Alperovich le respondió a la Sala III de la Cámara Penal provincial que no va a comparecer en persona, en carácter de testigo, en el juicio oral.

El parlamentario planteó que el artículo 230 del Código Procesal Penal de la provincia (CPP) lo habilita a no presentarse, pero sí a responder por escrito las respuestas que le sean requeridas respecto del caso.

“Quiere seguir interfiriendo en la investigación, por eso quería ampararse en los fueros. Yo me voy a encargar de denunciar esta situación, él no quiere dar explicaciones de quién es el asesino de Paulina y quiere proteger a los encubridores”, expresó Lebbos.

El caso

Paulina tenía 23 años y una hija de cinco cuando desapareció el 26 de febrero de 2006, a la salida de un boliche en el ex Abasto. Su cadáver fue encontrado 13 días después al costado de la ruta 341, cerca de Tapia. El cuerpo tenía rasgos de estrangulamiento, quemaduras de cigarrillo y estaba en un avanzado estado de descomposición.

La Justicia confirmó que la escena del crimen fue adulterada, al igual que las actas policiales donde se informaba del hallazgo del cuerpo de la joven. Por ese último hecho fueron condenados en 2013 los policías Enrique García y Manuel Yapura.

Menos testigos

Durante la audiencia también fue analizado el modo en el que se desarrollará la mecánica del juicio respecto a los 270 testigos presentados por las diferentes partes. Los jueces habrían recomendado a los abogados que hagan el esfuerzo de desistir, en la medida de lo posible, de la presentación de aquellos que consideren menos relevantes.

Con el mismo criterio, los jueces recomendaron que los testigos sean agrupados de acuerdo con los temas por los que fueron convocados para atestiguar.

En el banquillo de los acusados se sentarán cuatro ex funcionarios de los gobiernos de Alperovich. Además de Di Lella, estarán el ex jefe de Policía, Hugo Sánchez, el ex subjefe de la fuerza, Barrera y el ex titular de la Unidad Regional Norte, Héctor Brito, quienes junto al ex policía Hugo Waldino Rodríguez están acusados de haber encubierto el asesinato de Paulina.

También será juzgado Roberto Luis Gómez, el único imputado que cumplió con la prisión preventiva, sindicado como el autor material del crimen. Quedó implicado luego de comprobarse que utilizó el celular de la víctima después de su desaparición.

Comentarios