El Papa rogó por los niños y por la paz en Oriente Medio

El jefe de la Iglesia católica condenó los “vientos de guerra” que recorren el mundo. Pidió una salida “con fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional” en Tierra Santa. “Modelo caduco”

26 Dic 2017
1

LEYENDA. dfasdf asdfasdas fasdf asdf asdfasdfasdfasdfasdfa sdfasdfafa reuters

ROMA, Italia.- El Papa Francisco aprovechó su mensaje navideño para condenar “los vientos de guerra” en todo el mundo y pedir una solución negociada en el conflicto entre palestinos e israelíes.

“El mundo se ve azotado por vientos de guerra y un modelo de desarrollo caduco sigue provocando degradación humana, social y ambiental”, dijo el Papa desde el balcón central de la Basílica de San Pedro en Roma.

“Recemos para que entre las partes implicadas (en el conflicto en Tierra Santa) prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”, añadió Francisco.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ahondó el conflicto al reconocer el 6 de diciembre a Jerusalén como capital de Israel, lo que desató enfrentamientos violentos en la región.

El jueves, en una votación no vinculante, la Asamblea General de la ONU se pronunció mayoritariamente contra esta decisión. Hasta ahora, Guatemala es el único país que se sumó a Estados Unidos y anunció el domingo que trasladará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Tras su discurso, el Papa impartió la bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo) ante los 50.000 fieles que estaban reunidos en la plaza. Con esta bendición el Papa otorga la indulgencia a los creyentes.

En su mensaje navideño, el Pontífice hizo especial hincapié en el sufrimiento de los niños en conflictos como los de Siria, Irak, Yemen, Sudán del Sur, Venezuela o Ucrania. También instó a dar la bienvenida a los menores migrantes. “Que nuestros corazones no estén cerrados como las casas de Belén”, dijo en alusión a la historia bíblica de María y José. “La Navidad nos invita a recordar la señal del Niño y a que lo reconozcamos en los rostros de los niños, especialmente de aquellos para los que, como Jesús, ‘no hay sitio en la posada’”, subrayó.

También la Misa de Gallo del domingo por la noche estuvo dedicada a los migrantes y los refugiados, y el Papa trazó un paralelismo entre María y José a su llegada a Belén, una tierra “que no los esperaba, una tierra en la que para ellos no había lugar”.

“En los pasos de José y María se esconden tantos pasos. Vemos las huellas de familias enteras que hoy se ven obligadas a marchar. Vemos las huellas de millones de personas que no eligen irse sino que son obligados a separarse de los suyos, que son expulsados de su tierra”, subrayó.

“En muchos casos esa marcha está cargada de esperanza, de futuro; en muchos otros, esa marcha tiene solo un nombre: sobrevivencia. Sobrevivir a los Herodes de turno que para imponer su poder y acrecentar sus riquezas no tienen problema en cobrar sangre inocente”, añadió.

La “Navidad es tiempo para transformar la fuerza del miedo en fuerza de la caridad” para que nadie tenga que sentir que no tiene lugar en esta tierra, indicó el religioso. (DPA)

Comentarios