La insólita defensa de la izquierda al militante del mortero casero: "pretenden presentarlo como un violento"

En un artículo, aseguran que el ex candidato es víctima de una campaña del Gobierno.

20 Dic 2017

Su imagen se convirtió en una especie de símbolo de la violencia que se produjo el lunes en las inmediaciones del Congreso, mientras se debatía la reforma previsional. El ex precandidato a diputado del FIT, Sebastián Romero, quedó registrado en las cámaras de televisión mientras disparaba una especie de “mortero casero” contra los policías.

El juez Sergio Torres ordenó su detención por intimidación pública, daño, lesiones, resistencia a la autoridad y perturbación de una sesión del Congreso.

Pero hoy el Partido Obrero, movimiento al que pertenece, salió a defenderlo. En un artículo titulado “Abajo la persecución a Sebastián Romero” sostiene que se trata de una "operación burda en el gobierno y sus alcahuetes pretenden presentarlo como un violento".

“Lo que ocurrió en la Plaza de los Dos Congresos fue una verdadera rebelión popular contra el saqueo jubilatorio. Los cacerolazos que se reprodujeron en todos los barrios de la Ciudad de Buenos Aires y en varias ciudades del interior al caer la tarde convalidaron esa rebelión”, sostiene el artículo.

“Se valen de una fotografía en la que se lo ve lanzando un fuego de artificio de venta libre, apuntado a 45 grados. Sebastián fue uno de los miles de trabajadores que se movilizaron este lunes para repudiar el saqueo jubilatorio pactado con los gobernadores y que rechazaron, con los medios a su alcance, la represión de la Policía de la Ciudad. Cuatro días antes, la Gendarmería había protagonizado una verdadera cacería en los alrededores del Congreso. La respuesta fue la manifestación de 200 mil trabajadores de este lunes, a pesar de la abierta capitulación de la CGT”, continúa.


“Rechazamos la criminalización de Sebastián Romero y de todos los luchadores. Exigimos respuesta por todos y cada uno de los atropellos cometidos por la policía”, concluye.


Comentarios