Falleció un joven motociclista después de tres días de agonía

El accidente ocurrió el jueves. Ayer la víctima murió. Hoy declararía el automovilista. El jueves a la mañana fue embestido por una camioneta en Suipacha y Córdoba.

18 Dic 2017

A las 6.45 del jueves pasado, Jonás Exequiel Escobar, de 25 años, detuvo su motocicleta en el semáforo de la esquina de las calles Suipacha y Córdoba. Minutos antes había salido de su casa, ubicada a dos cuadras, en Suipacha al 400. Se dirigía al colegio San Fernando, en Yerba Buena, donde trabajaba como ordenanza. De acuerdo a la denuncia radicada por su familia en la Fiscalía X, imprevistamente fue embestido desde atrás por una camioneta VW Cross Fox.

La violencia del impacto habría sido tal que el motociclista salió despedido unos 70 metros y golpeó su cabeza contra el pavimento. Ayer por la mañana, el joven falleció en el hospital Padilla, a donde había sido trasladado tras ser embestido

Por la tarde, fue velado en una sala de San Martín primera cuadra. En diálogo con LA GACETA, su padre, Mario Escobar, explicó: “Aparentemente, esta persona habría estado alcoholizada y volvía con sus amigos de una fiesta de egresados. Este chico nunca estuvo detenido”, expresó entre lágrimas.

El conductor de la camioneta fue identificado como Lucas Martín Acevedo Ibáñez, quien habría estado con un grupo de amigos al momento de la colisión. De acuerdo a las fuentes judiciales consultadas, tiene 19 años y sería familiar del ministro del Interior, Miguel Acevedo.

“Lo único que puedo pedir es Justicia, porque el daño es irreparable, nada cubre el precio de la vida de mi hijo. Jonás era la única ayuda que yo tenía en la familia, porque mis otros hijos estudian. Ahora, mi nieto Jeremías quedó sin padre”, agregó mientras era contenido por sus familiares, todos conmovidos por el difícil momento.

El joven fallecido vivía con sus padres y sus cuatro hermanos y tenía un hijo de cuatro años. También trabajaba en una pizzería de avenida Mitre y calle Corrientes. “Lo poco que sé de la investigación es que, en mi opinión, trataron de borrar todas las evidencias”, concluyó Escobar. La familia Escobar adelantó que no descarta realizar una marcha reclamando el esclarecimiento del caso.


DESTROZADA. La motocicleta en la que circulaba el joven fallecido.  

La investigación

Con respecto a la causa, la abogada Clara Suárez Amado, representante de la familia Escobar, señaló que asumieron la querella el jueves pasado. “Nos presentamos en la fiscalía de turno para asumir la asunción la querella, porque en la comisaría 1ª no nos dieron información. Nos sorprende que les hayan permitido retirar la camioneta y por eso dudamos si se hicieron las pericias correspondientes. También es fundamental saber si le practicaron el dosaje al conductor, porque creemos que estaba ebrio”, informó la abogada.

La letrada señaló que presentarán en Tribunales a un testigo directo del hecho. Se trataría de otro motociclista que observó toda la escena. También solicitarán que se analicen las cámaras de seguridad de la zona.

Según fuentes judiciales, el conductor fue citado para declarar esta mañana ante la fiscala subrogante Carmen Reuter. También deberían llegar los informes de las pericias. “La Policía no actuó según el protocolo, ni se protegieron las pruebas en la escena, lo cual es fundamental”, remarcó Suárez Amado.

Con el fallecimiento de Escobar, la carátula de la causa cambió de lesiones gravísimas a homicidio culposo.

Ayer, LA GACETA intentó infructuosamente contactarse con las autoridades de la comisaría 1ª, para consultar a sus autoridades sobre los detalles del luctuoso suceso.

Comentarios