Disney ya tiene estudios de cine y TV de Fox y espera destronar a Netflix

17 Dic 2017
1

EN WALL STREET. El día después de la operación, las acciones de Disney subieron un 2,75% y las de Fox, un 6,5%.

The Walt Disney Company concretó la compra de varios de los más importantes activos de la 21st Century Fox, entre los que se encuentran los estudios de cine y TV, en un acuerdo por 54.200 millones de dólares que reconfigurará el mapa de las grandes empresas de entretenimiento y pondrá a la compañía del ratón Mickey en inmejorable posición para captar espectadores para el servicio de streaming con el que espera destronar a Netflix.

Según informaron medios especializados estadounidenses como Hollywood Reporter, el acuerdo implicará también la extensión hasta 2021 de la estadía de Bob Iger como presidente y CEO de Disney y la adquisición de los dueños del grupo Fox, Rupert Murdoch y sus hijos James y Lachlan, de importantes porciones del volumen accionario de Disney. Iger, de 66 años, extenderá su mandato hasta el final de 2021 para supervisar la integración de los negocios de Fox. Él ya ha pospuesto su retiro de Disney tres veces y en marzo dijo que estaba comprometido a dejar la compañía en julio de 2019.Los accionistas de Fox recibirán 0,2745 acciones de Disney por cada papel que posean. Esto se traduce en 29,50 dólares por acción por los activos que Disney está comprando, según cálculos de Reuters basados en el precio de cierre del mercado de las acciones de Disney el miércoles pasado.

El acuerdo pone fin a más de medio siglo de expansión por parte de Murdoch, un magnate de 86 años que transformó un periódico australiano heredado de su padre a los 21 años en uno de los conglomerados mundiales de noticias y cine más importantes del mundo. Disney también asumirá 13.700 millones de dólares en deuda neta de 21st Century Fox.

Las negociaciones entre los gigantes del entretenimiento llevaban semanas de desarrollo, pero fue el martes pasado cuando el otro principal interesado en comprar los activos, Comcast, hizo oficial su retirada de la carrera. Justamente, Comcast primero y Disney en segundo lugar son los dos conglomerados de medios y empresas de entretenimiento más grandes del mundo, en un escenario cada vez más concentrado; ahora restará conocer si el Departamento de Justicia de los Estados Unidos autoriza la operación o pone condiciones por considerar que existen riesgos de que el mercado tienda a la monopolización.

En el convenio dado a conocer se incluye el traspaso a Disney de los estudios de cine y TV, todo su catálogo y licencias, los canales de cable National Geographic y FX, las cadenas deportivas regionales, el 30% de la plataforma Hulu y el 39% del gigante de la televisión satelital europea Sky. En tanto, el grupo Fox conservará el canal de aire que integra la grilla de la TV estadounidense y los canales de noticias. La movida de Iger, quien en la última década se encargó de supervisar la adquisición de Pixar, Marvel y Lucasfilm, se enmarca en el lanzamiento en 2019, para el Hemisferio Norte, de la plataforma de streaming de Disney. El streaming está considerado el negocio del futuro. Cada vez más clientes estadounidenses, sobre todo los más jóvenes, están cancelando sus suscripciones a la televisión por cable y ven TV por Internet. Es con la adquisición de todas las películas y series de Fox, National Geographic y FX que Disney puede nutrir ahora sí mucho mejor un catálogo con el que querrán disputar los suscriptores del líder indiscutido de la televisión por internet, Netflix. Otra consecuencia posible del desembarco de Fox en Disney es el traspaso de las licencias de las franquicias de Marvel que aún quedaban fuera del alcance de Disney: las de las películas de superhéroes X-Men y Los 4 Fantásticos. Tal como ocurre desde siempre en los cómics, se presume que la integración de las diferentes franquicias de superhéroes y mutantes será el siguiente paso obvio que, de seguro, garantizará miles de millones de dólares en la taquilla. (Télam-Reuters)

Comentarios