Azucareros no aceptan los cambios que se proponen en el esquema de impuestos a las bebidas

"El hecho de la diferenciación de las alícuotas entre bebidas con y sin azúcar es totalmente distorsivo", dijo el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Fernando Nebbia.

12 Dic 2017
1

FOTO TOMADA DE VIX

El sector azucarero argentino rechazó la modificación que la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados introdujo hoy al proyecto de reforma tributaria, en el punto que establece un nuevo sistema impositivo para las bebidas que contienen azúcar. 

El esquema que se aprobó hoy no contempla la postura de la industria sucroalcoholera ni de los gobernadores y parlamentarios nacionales de las provincias del NOA, que exigen alícuotas de un 0% para las bebidas azucaradas. 

Si bien la iniciativa aprobada hoy no avanza en el proyecto inicial del Gobierno nacional de aplicar un impuesto del 17% a las bebidas con azúcar natural, ahora plantea que no se gravarán las bebidas azucaradas que contengan hasta 40 gramos de cualquier endulzante por litro. Una vez que el contenido supere los 40 gramos, se comenzará a pagar 3,4 centavos por gramo. El problema es que cualquier gaseosa contiene 110 gramos de azúcar por litro, de manera que el impuesto recaerá en 70 gramos, o sea que las bebidas azucaradas ahora pagarán $ 2,4 por litro de impuestos, que antes no tributaban. 

El proyecto con las modificaciones surgidas de Hacienda y presupuesto debe ser tratado en el recinto de Diputados, donde históricamente el sector sucroalcoholero argentino logró frenar iniciativas oficiales en contra. 

"Es un impuesto nuevo, que antes no se pagaba y que será trasladado al precio de las bebidas no de manera directa, sino que el aumento será mayor", dijo a LA GACETA el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Fernando Nebbia. Dejó en claro, sin embargo, que el sector sucroalcoholero debe analizar en detalle el dictamen para tomar una posición firme al respecto. 

"Ni en la Coca Cola saben qué significa esto de los 3,4 centavos por gramo de azúcar, pero desde ya nos parece un valor muy elevado", remarcó el directivo. 

Los empresarios sucroalcoholeros piden que se les brinde el mismo tratamiento impositivo a las bebidas con azúcar y a las que usan edulcorantes artificiales. "El hecho de la diferenciación de las alícuotas entre bebidas con y sin azúcar es totalmente distorsivo. No sólo se afectará a nuestra actividad, sino a toda la economía de la región", resaltó Nebbia. 

"Lo bueno es que las autoridades de las provincias de la región están muy comprometidas con nuestra causa", observó el titular del CAA, y ponderó el hecho de que "están muy movilizados en defensa de la actividad" los gobernadores de Tucumán, Juan Manzur; de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Jujuy, Gerardo Morales, así como los legisladores nacionales de las tres provincias.

El objetivo: bebidas más caras 

El Ministerio de Salud trabaja junto al Ministerio de Hacienda para que la medida impacte en el precio y también para garantizar su sostenibilidad a largo plazo. Y que la mayor carga impositiva en las bebidas azucaradas es sólo una de las políticas para combatir la obesidad de un conjunto que van a implementar, como prohibir la publicidad de alimentos no saludables, un sistema de etiquetado frontal, entornos escolares saludables y planes de asistencia alimentaria que garanticen una nutrición adecuada.

Comentarios