Lo detuvieron al descubrir que operaba con las tarjetas de débito de unas 83 personas

Los investigadores creen que el sospechoso podría ser integrante de una banda que se dedica a prestar dinero de manera ilegal. En una bolsa de plástico encontraron más de $ 60.000 en efectivo. Buscan a una pareja. Existen antecedentes.

09 Dic 2017
1

MANIOBRA. Efectivos de la Policía observaron a una pareja que realizaba varias operaciones en un banco. la gaceta / foto de diego araoz

La Justicia está tras los pasos de una supuesta organización que utilizaba tarjetas de débitos de terceros para extraer dinero de cajeros automáticos. Por este hecho, una persona quedó aprehendida.

Esta historia comenzó a escribirse el jueves por la noche. Policías observaron a una pareja realizando varias operaciones en el banco ubicado en Maipú 22. Policías y personal de seguridad de la entidad, le preguntaron que estaban haciendo y les respondieron que estaban manejando las cuentas de sus parientes. Alterados, abandonaron el lugar y los uniformados observaron que abrieron la puerta de un Toyota Etios que estaba en el lugar para dejar una bolsa de supermercado y se marcharon del lugar en un taxi.

Al sospechar que se podría tratar de una maniobra irregular, los efectivos emitieron un alerta general. Minutos después, según confirmaron fuentes judiciales, por la zona apareció un hombre que intentó marcharse con el auto que habían dejado estacionado los sospechosos. Con el respaldo de sus superiores decidieron detenerlo e identificarlo. Como el sospechoso se puso nervioso, lo requisaron a él y después el interior del vehículo.

En la bolsa de plástico, de acuerdo a la información brindada por voceros de Tribunales, encontraron por lo menos $ 68.500 en efectivo, unos 60 comprobantes de extracciones por distintos montos y unas 83 tarjetas de débito con un listado de nombres y números de documentos. Luego informaron al fiscal Washignton Navarro Dávila, quien confirmó el procedimiento y ordenó que el hombre que intentó escapar en el vehículo fuera aprehendido.

Los investigadores creen que se trata de otra organización que se dedica a la usura tomando como garantía el plástico de sus clientes. La operatoria consiste en que una persona se presenta ante un prestamista para solicitarle dinero. El supuesto empresario le presta el dinero, pero se queda con la tarjeta del cliente para cobrarse su deuda y entregarle el excedente al titular del plástico.

Los pesquisas aseguraron a LA GACETA que esta modalidad también está siendo adoptada por los transas que operan en los barrios de la periferia de la ciudad. A los adictos les venden la droga y después se cobran la deuda sacando el dinero de sus cuentas. “El problema es que se quedan con todo lo que cobra esa pobre gente”, indicó una fuente.

Paralelamente, el fiscal ordenó a la Policía que tratara de identificar a la pareja que escapó luego de que despertara sospechas con la cantidad de extracciones que estaba realizando.

Esta no es la primera vez que se detecta una organización que se dedica a prestar dinero de manera ilegal a través de este sistema. Navarro Dávila investigó un caso similar que se lo giró a la Justicia Federal porque las víctimas eran beneficiarios de planes sociales. No trascendieron los resultados de esos trabajos.

El fiscal Diego López Ávila también desarticuló una banda que actuaba en Banda del Río Salí, Alderetes, Lules, Yerba Buena, Tafí Viejo, Las Talitas y San Miguel de Tucumán. En total pidió la detención de seis personas a las que acusó de prestar dinero ilegalmente, amenazas y de quedarse con los bienes de sus víctimas. Ahora no se descartan que los investigados sean los mismos que esperan ser enjuiciado.

Comentarios