El absurdo y el humor derivados de la muerte

El libro por el que sus parientes le quitaron el saludo a la autora

10 Dic 2017
1

NOVELA

SOMBRA VANA

JANE HERVEY

(La bestia equilátera - Buenos Aires) 

El hilo argumental de esta comedia negra es muy tenue, gira en torno a la muerte de un aristócrata autoritario y a lo acontecido durante los cuatro días posteriores al fallecimiento, cuando su viuda, hijos y nieta preparan las exequias y planifican los detalles del funeral, y lectura del testamento. Cada día ocupa un capítulo. Como tema, nada prometedor, sin embargo, la novela es cautivadora. Está construida con agudeza e ironía, en la voz de un narrador omnisciente, selectivo, con abundantes aunque reticentes diálogos que oscilan entre lo que se da por sobreentendido, lo absurdo y malicioso.

Después de penosos años bajo el influjo de una autoridad asfixiante, la viuda y los hijos no pueden evitar sentirse aliviados. El vacío demanda un reacomodamiento en la estructura del poder familiar. En circunstancias que exigen la mayor dignidad, acuden recuerdos y pensamientos “no tan dignos”. La situación es ambigua, los sentimientos, contradictorios: “Miró a su abuela, que nunca había logrado recuperar la fuerza y nunca lo haría. Su rostro estaba lleno de dolor, y sabía que no era por lo que había perdido, sino por lo que nunca había tenido la fuerza de buscar” (pág. 172).

Escrita a principios de los años 1950, período de florecimiento de la escritura femenina en inglés, sin embargo, el manuscrito esperó casi una década para su publicación. Los editores le cuestionaron a Jane Hervey, pseudónimo de Naomi Blanche Thoburn McGaw, la morbosidad del tema. Sin embargo, es justamente allí donde reside la seducción de la novela, en el estudio de personajes frente a la muerte, y cómo dentro de lo culturalmente trágico pueden dibujarse ribetes cómicos y absurdos. La pintura de subjetividades es vívida y convincente. Se comenta que muchos parientes de la autora dejaron de saludarla, creyendo reconocerse en las páginas.

La autora tiene hoy 95 años y sigue escribiendo, aunque éste es su único libro publicado. La versión en español ha sido traducida con corrección por Laura Wittner.

© LA GACETA

María Eugenia Bestani

Comentarios