En el futuro se podrá tocar lo que no existe

La tecnología háptica, de incipiente desarrollo, permitirá la interacción con máquinas sin verlas.

05 Dic 2017
1

SENTIDO DEL TACTO. No ha sido muy usado en la tecnología, hasta ahora. bbc.com

El sentido del tacto no ha tenido -hasta ahora- un papel estelar en la interacción con las máquinas. Sin embargo, esto va a cambiar pronto, según muchos laboratorios de todo el mundo, y las primeras aplicaciones comerciales están llegando al mercado.

Hasta ahora hemos interactuado con un entorno virtual usando una pluralidad de dispositivos portátiles. En el futuro cercano -aseguran los conocedores- no será necesario cargar notebooks, tablets ni celulares. Se aplicará la tecnología háptica, que nos llevará a una nueva era: el mundo virtual estará con nosotros aunque no lo veamos. Es más, hasta podremos sentirlo, anticipa la BBC en su portal.

¿Qué significa háptico? Esta palabra proviene del griego, y significa perteneciente al sentido del tacto, contactar o tocar.

“Háptico es para el sentido del tacto lo que la óptica es para el sentido de la vista”, dijo Will Provancher, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad de Utah, en EE.UU.

Cuando se manipulan los videojuegos se usa tecnología háptica en el joystick. Cuando el teléfono celular vibra, eso también es tecnología háptica.

Una experiencia única

Claro que la propuesta para el futuro es muy superior. Para darte una idea imaginate en tu casa, sentado en el sofá o acostado en la cama mirando televisión. Cuando termina el programa querés cambiar de canal y no sabés dónde dejaste el control remoto.

En ese momento te acordás de que, en realidad, no necesitás un control remoto porque tenés un artilugio con tecnología háptica.

Así como estás, sin necesidad de tener ningún aparato en ninguna parte de tu cuerpo, levantás la mano y, aunque no veás nada flotando en el aire, podés sentir los controles y apretar el “botón”. Eso es la tecnología háptica.

Avances

En Bristol, Inglaterra, la compañía Ultrahaptics usa ultrasonido para producir “puntos focales” -ondas de sonido concentradas suspendidas en el aire- que crean un “botón” flotante e invisible que responde a la retroalimentación táctil. El usuario puede “sentir” esos puntos y hasta diferencias entre ellos.

Esta tecnología aún está en pañales pero, por ejemplo, en la Universidad Simon Fraser desarrollaron un guante que ayuda a transmitir el toque de una mano.

Comentarios