Atlético vuelve a visitar al “Pincha” tras un polémico antecedente

Abal, un enemigo público. Casos similares en la última década.

26 Nov 2017

Diego Abal, Andrés Merlos, Ariel Suárez, Luis Álvarez y Fernando Espinoza son nombres que le son muy familiares al oído “decano”. No se trata de una delantera histórica superpoblada. Tampoco de una defensa de los años ‘60 que haya sobresalido tanto como para que salga de memoria. Se trata de cinco árbitros que protagonizaron los partidos más polémicos de Atlético en la última década.

¿Por qué recordarlos justo ahora? Es que en el anterior encuentro que el “Decano” visitó a Estudiantes -tal como sucederá esta tarde- se jugó el último partido en el que Atlético se sintió “estafado” en un campo de juego y puede que esto no haya sido casual.

Aquel duelo en abril del año pasado transcurría con normalidad -pese a algunos fallos localistas- hasta que estando 2-2 (Cristian Menéndez había empatado cerca del final) y ya en tiempo de descuento, Espinoza sancionó penal. En sí, la decisión fue correcta pero lo que siguió después fue lo que desató la bronca en los “Decanos”. Cristian Lucchetti atajó y el árbitro, a instancias de su asistente, lo hizo repetir por un supuesto adelantamiento. Jonathan Schunke, esta vez, no falló.

“Si no te enojás, es porque no tenés sangre”, dijo ese día el “Laucha”, visiblemente molesto. Y vaya que Atlético tuvo “sangre” en este partido y en el resto de los del listado.

“Estamos comenzando a pagar el derecho de piso en Primera. Uno escucha que en la calle te roban o te matan... ¡Acá te roban en las canchas!”, dijo Mario Leito tras el partido.

Más de un año y medio ha pasado de ese duelo y la factura de ese “derecho de piso” parece estar abonada. De hecho, a partir de ahí, Leito empezó a posicionar a Atlético en un lugar fuera de los “recién ascendidos”.

Luego, el presidente fue nombrado entre los siete miembros titulares de la mesa directiva de la Superliga y peleó exitosamente con Independiente el sexto cupo para la Copa Libertadores de este año.

Quizás por eso sea que los peores recuerdos arbitrales estén antes de ese partido. Álvarez fue el apuntado en 2014 cuando Atlético visitó a Crucero; todos insultaron a Suárez contra Sarmiento (Junín), en 2012; lo mismo contra Merlos ante Boca Unidos, en 2012 y Abal, ante Independiente en 2009.

Un equipo en contra de un árbitro y su asistente

Lucchetti atajó el penal sin saber lo que se ve al fondo: bandera arriba por adelantamiento. Schunke repitió el disparo y puso el 3-2. En ese momento, los dos peleaban por la Copa.

Comentarios