Lagomarsino está dispuesto a responder todo ante Ercolini

El técnico informático declará mañana en la investigación como “sospechoso necesario”. La defensa de quien fuera asesor del fiscal insiste, al igual que los peritos de parte, con la hipótesis de que Nisman se suicidó

13 Nov 2017
1

DÍA CLAVE. El técnico comparecerá por primera vez como imputado. dyn

BUENOS AIRES.- El técnico informático Diego Lagomarsino será indagado mañana, por primera vez en calidad de imputado, como supuesto partícipe necesario en el homicidio del fiscal federal Alberto Nisman.

La indagatoria se realizará tras una acusación del fiscal en la que se dio por probado que el investigador del atentado a la AMIA fue asesinado entre el 17 y el 18 de enero de 2015 y que para ello se usó el arma registrada a nombre del acusado, como parte de un plan orquestado para simular un suicidio.

A casi tres años de la aparición de Nisman con un balazo en la cabeza en el baño de su departamento de la Torre Boulevard, piso 13, en Azucena Villaflor 450 del complejo Le Parc, el juez federal Julián Ercolini y el fiscal del caso Eduardo Taiano interrogarán por primera vez a Lagomarsino, quien ya declaró en la causa pero como testigo bajo juramento de decir la verdad, en el inicio de la investigación cuando la causa tramitaba en el fuero criminal ordinario.

Lagomarsino llegará a los tribunales federales de Retiro en libertad, pero con sus movimientos supervisados a través de una tobillera electrónica con GPS, que se activa si se aleja más de 100 km de su vivienda en la localidad bonaerense de Martínez.

Un colaborador

Según anticiparon fuentes de su defensa, ejercida por el abogado Gabriel Palmeiro, el acusado hablará ante los investigadores y responderá todas las preguntas en la indagatoria prevista para las 10 en el cuarto piso de Comodoro Py 2002.

En el dictamen de más de 1.000 carillas firmado por Taiano y que derivó en la citación a indagatoria de Lagomarsino y de los cuatro ex custodios del fallecido fiscal el mismo día en que fue presentado, se lo acusó de haber prestado una “colaboración necesaria” para lo que ya se da por probado que fue un homicidio cometido entre las 20, del sábado 17 de enero de 2015, y las 10, del domingo 18.

El homicidio habría sido llevado adelante por uno o más desconocidos que lograron entrar al departamento, lo atacaron y lo llevaron al baño que estaba en suite con su dormitorio para matarlo de un disparo en la cabeza con el arma que, según dijo luego Lagomarsino a la Justicia, él le había prestado la tarde anterior porque Nisman tenía miedo.

El fiscal acababa de denunciar a la entonces presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, y a varios de sus principales funcionarios, además de los dirigentes Luis D’Elía y Fernando Esteche, por supuesto e”ncubrimiento del atentado a la AMIA” a raíz de la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán. Según el ex titular de la UFI AMIA, el memorándum tenía como finalidad lograr la impunidad de los ciudadanos iraníes buscados a cambio de favores comerciales.

El arma Bersa calibre 22, serie 35.099, estaba a nombre de Lagomarsino y, según el fiscal, habría sido prestada como parte de un plan previo, porque se pensaba que con un “arma amiga” podía disimularse un suicidio.

De hecho, la defensa de Lagomarsino y los peritos de parte que presentó sostienen esta hipótesis, la del suicidio, ya descartada por Taiano y también por el juez del caso, Ercolini. (Télam)

"Se podría conocer al autor intelectual"

BUENOS AIRES.- El abogado Manuel Romero Victorica, representante de las hijas del fiscal fallecido Alberto Nisman, sugirió que para la Justicia “no es tan difícil” descubrir al “autor intelectual” del homicidio del jefe de la unidad fiscal AMIA, aunque podría dificultarse dar con quien “disparó” la pistola Bersa.

A la espera de la indagatoria que prestará mañana Diego Lagomarsino, el técnico informático que era dueño del arma que dio muerte a Nisman, Romero Victorica celebró que “después de casi tres años un juez (Julián Ercolini) ha llamado a una persona a declaración por el homicidio” del fiscal, que había denunciado a la entonces presidenta, Cristina Fernández, por encubrir a Irán en el ataque a la AMIA.

“Hubo un plan criminal para asesinar a Nisman, que había hecho una denuncia gravísima contra la mandataria por el encubrimiento del atentado, el más grave que hubo en la historia argentina. Empezamos a hablar de homicidio, se acaba la idea de suicidio”, afirmó.

Pero cuando le preguntaron si creía que se iba a poder identificar a los autores materiales, Romero Victorica afirmó: “no, no estoy convencido; sí que se trabaja con un esfuerzo muy grande, pero se perdió mucho tiempo” y “se embarró la cancha”.

El abogado llamó a buscar al que dio la orden para ejecutar a Nisman y señaló que “por ahí es más difícil saber quién fue el que disparó esa pistola Bersa, pero no es tan difícil encontrar al autor intelectual”. “La verdad es difícil de callar: Acá mataron a un fiscal de la República. No es un tema menor. La vida de todos vale lo mismo, pero Nisman estaba investigando un atentado y hace una denuncia contra autoridades del más alto nivel del Poder Ejecutivo, y a los cuatro días aparece con un tiro en la cabeza”, advirtió. Esto, añadió. “no es solo un tema judicial, es de gravedad política. No puede quedar impune”. (DyN)

Comentarios