Viaje en tiempos de guerra al “país del milagro”

Impresiones de viaje de Alfredo Coviello por América del Norte

12 Nov 2017
1

EN 1943. Coviello ponderaba el desarrollo industrial y el nivel de vida de los obreros de EEUU, pero también condenaba las muestras de racismo. 2.bp.blogspot.com

CRÓNICA

LO QUE VI EN ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

ALFREDO COVIELLO

(EDUNT - Tucumán) 

A fines de 1942, Alfredo Coviello –entonces codirector de LA GACETA y figura central de la vida cultural tucumana– es invitado por el National Press Club a recorrer los Estados Unidos junto a una decena de periodistas argentinos, representantes de La Nación, La Prensa, La Razón, Los Andes, Los Principios. Se trataba, según permite conocer la correspondencia inédita de Coviello, de un “viaje de inspección” del funcionamiento de algunas industrias bélicas y centros militares, abierto también a la oportunidad de entrevistar editores y escritores norteamericanos. Una invitación a observar el “esfuerzo bélico” de los Estados Unidos que resultaba sin duda estratégica en ese momento en que la Argentina demoraba en salir de su posición neutral frente a la segunda guerra mundial.

El libro recoge las impresiones del periplo, que transcurre entre marzo y abril de 1943 y abarca un apretado itinerario por Miami, Nueva Orleans, Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Detroit, Washington, Nueva York, Boston, así como Toronto, Montreal y Ottawa (Canadá se suma más tarde al recorrido). En trazos ágiles y precisos, Coviello relata visitas a plantas industriales, fábricas, universidades, bibliotecas, academias militares, sets cinematográficos, edificios emblemáticos, grandes diarios; visitas salpicadas por banquetes y agasajos a la comitiva argentina y por la aparición de personajes célebres (de Nelson Rockefeller a Walt Disney).

El texto revela la mirada curiosa y atenta al detalle del cronista, a quien todo parece interesarle: costumbres, modos de vestir, peinados, pequeñas conductas como el comportamiento frente a las señales de tránsito o la manera respetuosa de dirigirse a un camarero.

Crítica y admiración

La narración se tensa en ocasiones entre la condena a las “penosas” muestras de racismo y, por otra parte, la franca admiración por el poderío industrial, el elevado estándar de vida de los obreros, las magníficas obras de ingeniería, el permanente “espíritu de superación” del hombre del norte, la “tendencia hacia la igualdad de los sexos” y la posición alcanzada por la mujer: “la mujer es el héroe que yo he visto en los Estados Unidos”, afirma Coviello. Dice en otro momento: “la organización maravillosa y el esfuerzo colosal que el país estaba cumpliendo nos decía que si para ganar la guerra era necesario realizar maravillas, Estados Unidos las convertiría en realidad. Estábamos en el país del milagro”.

El interés del tema, la vivacidad del relato y la significación de su autor convierten en un acierto la apuesta de la Editorial de la Universidad Nacional de Tucumán por la reedición de este libro, publicado por primera vez en 1945. La impecable edición incluye un iluminador prefacio de Guillermo Gasió y un apéndice fotográfico que da a conocer imágenes hasta ahora poco difundidas.

© LA GACETA

Soledad Martínez Zuccardi

Comentarios