La industria del biodiésel repudió el bloqueo de EEUU

Esta nueva protección se suma a los derechos antidumping ya vigentes. Hoy, el biodiésel tiene un arancel mayor al 130%. El Departamento de Comercio de ese país no deja entrar el combustible argentino.

10 Nov 2017
1

CONSECUENCIA. Las plantas de biodiésel, que procesan soja, deberán tener una menor producción. energiaestrategica.com

BUENOS AIRES.- La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) repudió enfáticamente el bloqueo definitivo a las exportaciones argentinas de biodiésel de soja, adoptado ayer por el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

En un comunicado, Carbio explicó que “la decisión de establecer derechos compensatorios definitivos, en un rango de 71,45% a 72,28%, se basó únicamente en los diferenciales de derechos de exportación entre el biodiésel y el aceite de soja, su insumo principal, práctica que no se considera subsidio en el marco normativo de la Organización Mundial de Comercio (OMC)”. La entidad remarcó que “esta nueva protección se suma a los derechos antidumping provisorios, por lo que actualmente la barrera arancelaria de Estados Unidos contra el biodiésel argentino es más del 130%”.

“Esta decisión desmesurada, adoptada arbitrariamente y sin sustento técnico ni comercial, confirma el cierre del mercado norteamericano para los envíos de biodiésel argentino,“ afirmó Luis Zubizarreta, presidente de Carbio. La acción se produce pocos días después de que la agencia norteamericana anunciara su optimismo de que la disputa comercial podría resolverse a través de un acuerdo negociado. “Sin embargo, la medida de Estados Unidos complicará las recientes reformas económicas en la Argentina, al cortar exportaciones que representan aproximadamente el 25% de las exportaciones totales a los Estados Unidos”, señaló la entidad.

Zubizarreta sostuvo que “la competitividad del biodiésel nacional a nivel mundial no se debe ni a subsidios ni a prácticas de dumping y lamentamos que la industria norteamericana lleve a cabo investigaciones que no se ajustan a los compromisos comerciales multilaterales vinculantes entre ambos países”. Carbio sostuvo que “con la medida adoptada, la poco competitiva industria del biodiésel de Estados Unidos restringió fuertemente el mercado en su exclusivo beneficio, cuyos mayores costos serán afrontados por los transportistas de ese país; eso, en definitiva, podría ocasionar el incremento de los precios de los bienes”. Por otro lado, La producción de biodiésel de Brasil crecería un 31% en 2018, dijo la Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales, después de que el Gobierno adelantó que habrá una suba en la cantidad de biocombustible requerido en la mezcla con diésel. (DyN-Reuters)

Comentarios