El científico Stephen Hawking le puso fecha al fin del mundo

El físico británico expuso que el crecimiento de la población y el gasto de energía llevarán al planeta a la destrucción.

09 Nov 2017
1

EN LA “WEB SUMMIT”. El cosmólogo entrega un mensaje de video durante la conferencia de tecnología más grande de Europa, en Lisboa. reuters

PEKÍN / LISBOA.- El crecimiento exponencial de la población mundial y el aumento descontrolado del gasto de energía convertirán a la Tierra en una bola de fuego, que obligará a la humanidad a buscar nuevos rumbos. Todo eso ocurrirá en 600 años, según el renombrado físico Stephen Hawking durante la cumbre Tencent WE, en China. También formuló severas advertencias sobre el futuro, en una videoconferencia, en la “Web Summit”, en Portugal.

El físico explicó su teoría en la combinación de dos factores: un incremento desproporcionado de la población y una elevada demanda de energía, que llevarán a ese escenario apocalíptico.

Para 2600, Hawking considera que la Tierra ya no será un planeta habitable y la humanidad deberá buscarse otro lugar donde vivir.

Hawking consideró que -si la humanidad desea sobrevivir a ese apocalipsis- deberá buscar alguna estrella cercana habitable, por lo que instó a posibles patrocinadores financieros a respaldar el proyecto que algún día podría dirigir vuelos tripulados a ese sistema estelar.

La apuesta, dijo, está en el proyecto Breakthrough Starshot, iniciativa respaldada por el CEO de Facebook, Mark Zuckenberg, dirigida a enviar misiones de exploración al sistema estelar más cercano, Alfa Centauri.

Alfa Centauri se encuentra a 4,3 años luz y si una nave puede llegar a Marte en una hora, tardaría solo 20 años hasta ese sistema, donde se halló un planeta alrededor de Proxima Centauri.

El pesimismo de Hawking sobre el futuro de la humanidad debido al abuso ambiental es compartido por el empresario Elon Musk, desarrollador de la empresa SpaceX que proyecta crear una comunidad humana en Marte la próxima década.

Inteligencia peligrosa

El pesimismo del físico británico acerca de las capacidades de la humanidad para controlar sus propias creaciones es conocido. Otro aspecto central de sus críticas es el uso de la Inteligencia Artificial (IA), término usado para describir las máquinas con un código que aprende a medida que hace determinadas cosas.

Sus advertencias volvieron a escucharse, en medio de un creciente debate sobre los pros y los contras de esta tecnología, en la Web Summit en Lisboa.

Con la presencia del secretario general de la ONU, António Guterres, la Web Summit se inauguró con un llamamiento general a prever y prevenir los efectos perniciosos del imparable avance de la tecnología.

“Las computadoras pueden, en teoría, emular la inteligencia humana e incluso excederla”, advirtió el cosmólogo británico. “La creación exitosa de una IA efectiva podría ser el evento más grande en la historia de nuestra civilización. O el peor. Simplemente no lo sabemos. No podemos saber si seremos infinitamente asistidos por la IA, o si seremos ignorados, marginados o destruidos por ella”.

La IA podría reparar el daño ambiental, curar enfermedades y poner fin a la pobreza -admitió-, pero también tiene el potencial de crear poderosas armas autónomas, que terminen siendo usadas por unos pocos para oprimir a la mayoría. (Reuters)

Comentarios