Antes de fin de año se elevaría a juicio la causa por la desaparición de Milagros y de Benicio

Hoy se cumple un año de la última vez que se vio a la muchacha y a su hijo de dos años, en compañía del único detenido del caso En tres semanas estaría lista la última pericia del caso ordenada por la fiscalía. La defensa presentó dos recusaciones.

28 Oct 2017
1

MARCHARON AYER. Amalia Ojeda, madre y abuela de las personas desaparecidas, se puso una remera con los rostros de ellas y lideró la manifestación. la gaceta / foto de héctor peralta

Antes de que se termine el 2017, e incluso quizás antes de diciembre, la causa por la desaparición de Milagros Avellaneda y su hijo Benicio Coronel -ocurrida exactamente hace un año- tendrá novedades cuando la fiscalía solicite la elevación a juicio. Si bien la muchacha y el pequeño siguen siendo buscados, de no aparecer hasta ese momento la causa estará caratulada como doble homicidio agravado, por femicidio en el caso de ella, y por el vínculo en el caso del niño: es que algunos meses después de la investigación, se supo que el único acusado, el guardiacárcel Roberto Carlos Rejas, es su papá.

Durante la noche del 28 de octubre del año pasado, Milagros y Benicio se subieron al auto de Rejas -a quien Milagros le adjudicaba la paternidad del niño, aún sin un análisis- y fueron a la zona del parque 9 de Julio. Esto incluso fue admitido por el acusado durante las dos declaraciones que realizó ante la fiscala María del Carmen Reuter. Durante esa noche, la joven le envió un mensaje a su amiga Flavia Mamaní para decirle que Rejas la había agredido. Cerca de la medianoche, desde su celular salió un mensaje de texto en el que le informaba a la misma amiga que esa noche no saldrían. Luego, su teléfono se apagó para siempre.

La búsqueda

Rejas indicó que esa noche dejó a la muchacha y al pequeño cerca de su barrio, el Lola Mora, y salió a bailar. Luego, señaló que condujo hacia Monteros para encontrarse con una chica. Sin embargo, Milagros y Benicio no volvieron a ser vistos y los investigadores sospechan desde el primer minuto que el acusado lo asesinó.

Rejas fue detenido algunos días después. En el pedido de prisión preventiva, los investigadores lo acusan de haber buscado en su celular sobre descomposición de cadáveres y limpieza de tapizados durante esos días. Además, señalan que se reunió con un amigo de la Policía para que este le indicara cuáles eran las cámaras del parque 9 de Julio que podrían haber grabado su paso durante esa noche. Para los acusadores, se trató de un intento de interferir en la investigación; para la defensa, “fue un acto lógico de una persona que se quiere defender de un delito que no cometió”.

Entre las pericias que se realizaron al auto y a diversas prendas que se secuestraron en la casa de Rejas y de su familia, la prueba de luminol dio positivo, pero no se pudo encontrar ADN de las personas desaparecidas en ellos. Otro estudio demostró que Rejas era el padre de Benicio, el segundo hijo de la muchacha.

La pericia que resta

Durante el último año las pericias avanzaron a ritmo veloz, por lo que las fuentes judiciales indicaron que sólo resta una última parte de la investigación para llegar al fin: la autopsia psicológica.

Se trata de una medida que se está realizando en Córdoba y que podría concluir en unas tres semanas, según los cálculos más optimistas que se barajan en Tribunales. En este estudio se realizan numerosas entrevistas con las personas que tuvieron vínculos con la muchacha para determinar si tenía una personalidad de tipo depresiva. Según la familia de la muchacha, ella siempre estaba de buen humor y se desvivía por sus dos hijos, por lo que para ellos es imposible que ella huyera sin el niño mayor. “Los quiero vivos o muertos”, explicó la madre de la joven, Amalia Ojeda, quien hace algunas semanas explicó que teme lo peor, pero que la incertidumbre es un infierno.

En cuanto a la defensa del acusado, el abogado Carlos Picón declaró que está seguro de que ambos están con vida. En los últimos días, el letrado intentó un golpe de gracia al pedir la recusación de Reuter y del juez Marcelo Rougés, planteo que aún no fue respondido.

"Creo que no están muertos"

“Yo creo que no están muertos. En el expediente nada indica eso. La familia recurrió a partidos políticos y ese tipo de presiones, pero no tengo constancia de que hayan hecho trámites en missing children. Tienen influencias políticas y judiciales. En el expediente, por ejemplo, surgen mensajes de Flavia Mamaní en que dice que la auditora general de la Corte iba a armar todo esto. Sin influencias, esta causa no habría llegado a ninguna pericia. No hay pruebas que acrediten el hecho que acusan a mi cliente”, bramó el defensor de Roberto Rejas, Carlos Picón. Cuando se le consultó a qué políticos hacía referencia, respondió: “no importa, lo vamos a decir en el juicio oral. Es una persona importante”.

Picón además explicó que denunció a Mamaní, amiga de Milagro Avellaneda, por falso testimonio. Sobre el mensaje en que la joven decía que Rejas le pegaba, argumentó: “el día en que llegue a sus oídos, cambiarán los titulares. Yo lo escuché, Milagros hablaba mientras caminaba, ironizaba y escuchaba cumbia de fondo”. Picón además señaló que, en su opinión, Milagro “se fue”. “Ella puso en Facebook una semana antes que era su última salida. Yo no saldría a festejar mi muerte”.

También pidió que investiguen a Mamaní y a la pareja de Milagros, a quienes acusó de tener un romance. Por último, afirmó que Rejas buscó en su celular cómo descomponer cadáveres para ayudar a su padre, perito criminalístico, y que buscó saber si las cámaras andaban para probar su inocencia, “como lo haría cualquiera. Es un perejil”, cerró.

"Van a tener prisión perpetua"

“Hay indicios gravísimos, como las búsquedas en Google sobre cadáveres. Primero dijo que no lo había buscado y luego admitió que sí, pero que era para ayudar a su padre en una materia de criminología. El representante legal del instituto dijo que eso es imposible, porque el padre de Roberto Rejas da esa materia hace años y no hay nada nuevo en ese sentido. Además, buscó sobre limpieza profunda del vehículo y dijo que lo había lavado en septiembre. El del lavadero dijo que fue el 4 de noviembre”, acusó la querellante del caso, Silvia Furque. Cuando se le preguntó sobre los presuntos nexos políticos y judiciales que acusaba la defensa, la abogada respondió con una pregunta: “¿Quién es Rejas para que la Justicia lo persiga? Es una farsa, aquí no hay nada político.

Siguiendo con las acusaciones, Furque señaló que cuando Milagros Avellaneda dijo que Rejas le estaba pegando, efectivamente se escuchaba música “porque estaban afuera de un bar, pero no se estaba riendo, ¿y por qué se apagaron los celulares de ambos al mismo tiempo?”

“Si cree que, porque no hay cadáver no va a haber condena, está muy equivocado. Va a tener prisión perpetua. Hubo maniobras para destruir pruebas. Hay una grabación en que su padre le pregunta a un perito por qué salía positivo el luminol si ellos habían lavado el auto con vapor. Hicieron todo incluso para destruir al hijo que le quedaba, porque hicieron que se dejara de depositar el sueldo de Milagros, para que se le corte la subsistencia al niñito. Es algo muy bajo”, atacó.

En Esta Nota

Milagros Avellaneda
Comentarios