En medio del festejo, Rajoy destituyó a Puigdemont

El Parlamento catalán declaró la independencia y el Gobierno español resolvió intervenir a la administración y llamar a elecciones

28 Oct 2017

MADRID/BARCELONA.- Miles de personas se volcaron ayer a las calles de Barcelona para celebrar la declaración de la República de Cataluña en un clima de euforia, pero en alerta ante las consecuencias que tendrá la respuesta del Ejecutivo español, que tras la aprobación de la intervención de la norteña región cesó al gobierno catalán y convocó elecciones.

Tras los festejos iniciales en los alrededores del Parlamento, donde los militantes independentistas recibieron entre gritos, aplausos y ondeando banderas la llegada de la “República”, la fiesta se trasladó a la emblemática plaza Sant Jaume, donde está situado el Palacio de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.

Unas 17.000 personas, según cifras de la Guardia Urbana, se concentraron ante el edificio gubernamental donde aún se puede ver la bandera de España junto a la catalana y europea, al grito de “Fora, fora, fora la bandera española”, y pidieron a viva voz que el presidente catalán, Carles Puigdemont saliera al balcón. Los manifestantes formaron una cadena humana simbólica en “protección de las instituciones” ante la puesta en marcha de las medidas del artículo 155 de la Constitución español, aprobadas en el Senado español casi en simultáneo con la declaración del parlamento catalán.

Algunos festejaron el momento histórico en familia y brindando con cava catalana, como Ferran Orriols, quien destacó que “costó mucho llegar hasta aquí” y “hay que disfrutarlo porque parecía imposible”. “La ruptura unilateral era la última opción, pero no nos quedó otro camino, si me hubieses preguntado hace cinco años seguramente no hubiese estado a favor de la independencia, pero parece bastante claro que no se puede cambiar España”, remarcó este joven emprendedor.

“Ahora falta que nos reconozca alguien a nivel internacional, si no será ir al suicidio. Pero creo que está todo controlado, el que más se la juega es Puigdemont y compañía, si les sale mal la jugada se van a la prisión”, apuntó su padre, que, no obstante, dijo que la gente tendrá que “ayudar” si la situación se complica, como se prevé.

Reacción inmediata

En reacción, el gobierno español destituyó a todo el Ejecutivo regional de Cataluña, disolvió el Parlamento catalán y convocó elecciones anticipadas en la norteña región española para el 21 de diciembre, en un intento de poner freno a la peor crisis política que vive el país en 40 años.

“Es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos, para que puedan decidir su futuro y nadie pueda cometer ilegalidades en su nombre”, dijo el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en un discurso televisado junto a todo su gabinete tras un Consejo de Ministros extraordinario en Madrid.

“Son estas horas de ánimos exaltados en las que importa mucho la prudencia y serenidad”, afirmó Rajoy al anunciar esa batería de medidas, al tiempo que garantizó que el Estado dispone de medios suficientes para recuperar la normalidad y disolver cualquier tipo de amenaza sobre la convivencia “de forma pacífica y moderada”.

La tensión acumulada desde hace semanas en España por el desafío soberanista en Cataluña estalló en una crisis sin precedentes luego de que el Parlament de Cataluña declarara República catalana como Estado independiente en un plazo no estipulado y posteriormente el Senado votara en Madrid la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la norteña región.

Sobre el final del día, el gobierno de Rajoy cesó a todo el gobierno regional y convocó a elecciones anticipadas “para restablecer la legalidad constitucional”. Según Rajoy, las autoridades de Cataluña “pretenden imponer un secuestro a la mayoría de los catalanes y un hurto territorial al resto de los españoles”. “Los españoles estamos viviendo una jornada triste en la que la sinrazón se ha impuesto a la ley y ha derribado la democracia en Cataluña”, aseguró el jefe del gobierno en su intervención, en la que reprochó a los independentistas su falta de respeto a los derechos de la mayoría.

En respuesta a ese desafío secesionista, el Ejecutivo español ordenó la destitución del presidente regional de Cataluña, Puigdemont, su vicepresidente, Oriol Junqueras, y de los 12 consejeros y ministros del gobierno catalán, como así también el del director general de los Mossos (policía regional), Pere Soler, y el cierre de las Embajadas Catalanas en el extranjero, excepto la de Bruselas ante la Unión Europea (UE), aunque su delegado sí fue destituido. (Télam)

rechazo argentin0 
Espera que se restablezca la legalidad
“Argentina hace votos para que a través de los mecanismos constitucionales se restablezca la legalidad en el marco de una convivencia pacífica del pueblo español, garantizando la unidad e integridad territorial de España”, expresó el Gobierno en un comunicado difundido por Cancillería. Además, expresó que “no reconoce y rechaza la declaración de independencia proclamada por el Parlamento de Cataluña” y resaltó: “España es un país referente para toda Iberoamérica y para nuestro país en particular, con quien mantenemos una alianza estratégica y con la que, unida, seguiremos trabajando para el bienestar y prosperidad de ambos pueblos”.
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11890951)============
los posibles escenarios
ELECCIONES
No está claro si la convocatoria a elecciones anticipadas servirá para resolver la crisis. Una encuesta publicada por el diario El Periódico mostró que unas elecciones probablemente arrojarían resultados similares a los de la que se llevó a cabo en 2015, cuando una coalición de partidos proindependentistas formó un gobierno en minoría. Otras encuestas han mostrado que Cataluña está dividida prácticamente al 50%  entre partidarios y detractores de la independencia.
DESOBEDIENCIA CIVIL
Los principales grupos secesionistas han instado a la desobediencia civil y han dado instrucciones a los funcionarios para que desobedezcan las órdenes de Madrid y respondan con una resistencia pacífica. No está claro si tales peticiones se cumplirán o no.
USO DE LA FUERZA
El Gobierno de Rajoy dijo que no tenía previsto arrestar a nadie, pero no está claro cómo procederá si la actual administración regional se niega a abandonar sus despachos. Un número creciente de analistas temen que eso podría llevar a altercados si la policía nacional, que usó la fuerza para impedir el referendo de independencia del 1 de octubre, interviene.
POLICÍA
Uno de los principales problemas para la aplicación del control directo será el relativo a la policía catalana, los Mossos d’Esquadra. Rajoy dijo que el director general de la fuerza sería cesado. Pero un grupo de Mossos que está a favor de la independencia ha dicho ya que no cumplirá órdenes de los cuerpos de seguridad del Estado español y no empleará la fuerza para retirar de sus puestos a ministros y diputados. Varios agentes dijeron que creen que los 17.000 mossos están divididos entre quienes quieren la independencia y los que se oponen a esta decisión. Los Mossos, cuyo jefe operativo está siendo investigado por sedición, tendrá que actuar bajo las órdenes directas de sus nuevos jefes. Si lo consideran necesario, los altos cargos de la policía autonómica podrían ser sustituidos por policías nacionales.
FINANZAS
El Ministerio de Economía ya ha incrementado su control sobre las finanzas regionales, con el bloqueo al uso de fondos estatales para organizar el referendo y el pago directo de servicios esenciales. Según las nuevas medidas, Madrid toma el control financiero pleno. Muchas compañías han dicho de forma anónima que temían que un nuevo Gobierno catalán empezara a elevar impuestos y miles de ellas han ido cambiando su sede social desde Cataluña. También es posible que alguno catalanes proindependentistas dejen de pagar impuestos a las arcas públicas españolas.
PRENSA PÚBLICA
El Gobierno español había dicho inicialmente que controlaría la televisión pública regional TV3, de amplio seguimiento en Cataluña, pero finalmente ha renunciado a ese plan. Los medios jugarán un papel importante hasta la celebración de las elecciones adelantadas en Cataluña.

Rechazo argentino 
Espera que se restablezca la legalidad

“Argentina hace votos para que a través de los mecanismos constitucionales se restablezca la legalidad en el marco de una convivencia pacífica del pueblo español, garantizando la unidad e integridad territorial de España”, expresó el Gobierno en un comunicado difundido por Cancillería. Además, expresó que “no reconoce y rechaza la declaración de independencia proclamada por el Parlamento de Cataluña” y resaltó: “España es un país referente para toda Iberoamérica y para nuestro país en particular, con quien mantenemos una alianza estratégica y con la que, unida, seguiremos trabajando para el bienestar y prosperidad de ambos pueblos”.

En Esta Nota

Mariano RajoyCataluña
Comentarios